¿Por qué no se sabe cuántos leones viven en África realmente?

Contar leones es algo sorprendentemente complicado, pero según los científicos un nuevo método promete más precisión y detalle.

Fotografías de Alexander Braczkowski
Publicado 7 de sep. de 2020 11:14 GMT-3
Una leona descansa en la bifurcación de un árbol en el Parque Nacional Queen Elizabeth de ...

Una leona descansa en la bifurcación de un árbol en el Parque Nacional Queen Elizabeth de Uganda. Dado que el número de leones está disminuyendo rápidamente, los investigadores dicen que es crucial tener estimaciones de población claras y precisas para ayudar a guiar los esfuerzos de conservación.

Fotografía de Douglas

Los leones han experimentado un declive impactante y eso está claro. Ha desaparecido más del 90 por ciento de su rango histórico en África en los últimos 120 años. Y solo en el último cuarto de siglo, su población se ha reducido aproximadamente a la mitad.

Pero, ¿cuántos leones quedan en África? La respuesta es sorprendentemente confusa. La estimación más comúnmente citada es de 20.000, pero muchos investigadores de leones no están del todo seguros de ese número. Está "basado principalmente en conjeturas más que en la ciencia", dice Nic Elliot, un investigador de leones de la Universidad de Oxford. “Simplemente no sabemos cuántos hay en África”.

Los investigadores y los guardabosques le colocan a un león macho un nuevo collar con satélite en el Parque Nacional Queen Elizabeth. Los collares proporcionan datos sobre los lugares a los que van los leones, lo que puede ayudar a evitar conflictos con los ganaderos; dicha información también orienta la investigación adicional sobre el seguimiento de la población.

Fotografía de ALEXANDER BRACZKOWSKI

Los leones son difíciles de contar porque tienen una baja densidad de población, son principalmente activos durante la noche, se mezclan con su entorno y, a veces, se esconden de los seres humanos, especialmente donde la caza furtiva es común.

Pero contarlos con precisión es fundamental. La conservación eficaz requiere estimaciones de población fiables a lo largo del tiempo porque esas cifras dan una idea del alcance, la urgencia y las ubicaciones geográficas del declive de una especie y lo que puede estar causándolo.

Tienes que saber que hay un problema, y qué es, antes de poder resolverlo, dice Alexander Braczkowski, investigador del Laboratorio de Conservación Resiliente de la Universidad Griffith en Queensland, Australia.

Una técnica relativamente nueva podría detectar mejor las señales de advertencia y estimar las poblaciones de leones con mayor precisión, argumentan Elliot, Braczkowski y otros científicos en un artículo en Frontiers in Ecology and EvolutionLlamada captura-recaptura espacialmente explícita (SECR, por sus cifras en inglés), ya se usa de forma rutinaria para contar otras especies de grandes felinos. Esta técnica utiliza observaciones de campo para generar un retrato detallado del tamaño, la densidad y los patrones de movimiento estimados de una población, dice Braczkowski. Además, puede permitirle a los científicos rastrear las trayectorias de las poblaciones de leones con un nivel de detalle que a menudo no es posible con los métodos más antiguos.

Sin embargo, el enfoque ha tardado en hacerse popular entre los investigadores de leones. Requiere más tiempo y solo funciona con poblaciones discretas de leones que se pueden fotografiar, dicen los investigadores que lo critican.

Sin embargo, no usar SECR es una “oportunidad perdida”, argumentan Baczkowski, Elliot y sus colegas en su artículo. Los métodos más tradicionales "a menudo pueden producir tendencias falsas en la dinámica de la población de leones, que pueden... inducir a error a las inversiones en conservación".

Bandas sonoras y huellas

En las décadas de 1970 y 1980, los investigadores atraían a los leones con cebo antes de lanzarlos y marcarlos con una plancha caliente, para indicar que habían sido contados y realizar un seguimiento de ellos en el futuro.

"Esta técnica sigue siendo una de las mejores para estudiar un área relativamente finita, pero en la actualidad, tiende a estar mal vista", dice Paul Funston, quien dirige la investigación de leones para Panthera, una organización mundial de conservación de felinos salvajes.

Hoy en día, son más comunes las encuestas por llamada y los recuentos de seguimiento. El primero implica conducir hacia el monte y transmitir las llamadas de socorro de una especie de presa, como un búfalo del Cabo, por un altavoz, y luego observar cuántos leones aparecen. El segundo consiste en contar las huellas de los leones a lo largo de un conjunto de transectos.

Ambas técnicas económicas se pueden utilizar en un área amplia, pero son "muy imprecisas", dice Andrew Loveridge, un experto en leones de la Unidad de Investigación de Conservación de la Vida Silvestre de Oxford.

“Ambos métodos presentan serios defectos metodológicos y estadísticamente son bastante endebles”, dice Elliot. Pueden contar dos veces a los leones y hacer suposiciones, dice, sobre qué tan lejos viaja el sonido y qué tan probable es que los leones respondan, o sobre cómo se mueven los leones en su entorno.

Una cría de león se come un antílope acuático y activa una cámara trampa remota. Al recopilar fotografías de alta resolución de las caras de los leones, cada uno con marcas de bigotes únicas, los investigadores pueden crear una base de datos que les permite identificar a los leones individuales, algo crucial para que SECR funcione bien.

Fotografía de Brackzkowski

Pero Frans Radloff, ecologista de la Universidad Tecnológica de la Península del Cabo en Sudáfrica, defiende su uso en determinadas circunstancias, al igual que Funston. Cuando se hace correctamente, por ejemplo, en las áreas donde se sabe dónde encontrar las huellas de los leones, pueden proporcionar estimaciones razonables de la abundancia de los leones, dice Radloff.

Reconocimiento individual

Elliot y Braczkowski sostienen que SECR es mejor porque es más preciso, es menos propenso a sobrestimar o subestimar y le permite a los científicos construir una imagen fluida y en evolución de una población.

Sin embargo, para que funcione bien, los científicos necesitan una forma de reconocer a los animales individuales, dice Braczkowski, quien también es un explorador de National Geographic. Con los tigres, por ejemplo, cada uno tiene un patrón de rayas único, lo que le permite a los investigadores distinguirlos más fácilmente. Con los leones, los investigadores fotografían a los individuos, ya sea desde un vehículo o usando cámaras trampa y estudian sus rostros en busca de marcas distintivas.

Las crías de seis meses se relajan en un árbol. Si bien los científicos pueden estar en desacuerdo sobre los mejores métodos para contar leones, todos están de acuerdo en una sola cosa: están en declive y no podemos darnos el lujo de ser complacientes al respecto.

Fotografía de Alex

Después de que los investigadores reúnen un gran catálogo de imágenes etiquetadas con GPS a lo largo del tiempo, la técnica de modelado SECR utiliza esta información para estimar matemáticamente la densidad de la población, la población total y otros parámetros.

SECR se ha utilizado para contar leones con éxito varias veces. Por ejemplo, Braczkowski se asoció con Musta Nsubuga, un biólogo de la Wildlife Conservation Society y otros para estimar el número de leones en el Área de Conservación de Queen Elizabeth de Uganda en 2017 y 2018. Durante tres meses condujeron casi 8047 kilómetros por toda el área, tomando fotos de las caras de los leones.

Con un registro científico de la ubicación de cada individuo en un momento específico, la SECR les permitió determinar la población general: 71. Esa investigación, publicada en Ecological Solutions and Evidence, también proporciona nueva información sobre su rango. Los machos, por ejemplo, ahora deambulan por un área cinco veces más grande que una década antes, probablemente porque necesitan viajar más lejos para encontrar comida. Parece que la cantidad de animales de presas ha disminuido como resultado del aumento de la captura de carne de animales silvestres en el área, dice Braczkowski. Esa percepción probablemente no hubiera sido posible con técnicas más antiguas, dice.

Algunos investigadores dicen que las técnicas tradicionales siguen siendo útiles cuando se manejan correctamente y que las técnicas más nuevas no son apropiadas en todas partes. De hecho, la SECR es más fácil cuando se puede abordar a los animales individuales con cámaras o fotografiarlos con cámaras trampa.

“No es una cuestión de un solo zapato para todos. Los leones no se pueden contar de la misma manera en África, ya que cada área es única ”, dice Radloff. "La única forma de obtener una estimación del número restante de leones en África es adoptar todas las técnicas [científicamente válidas]".

En cuanto a cuál es la población total de leones, los investigadores coinciden en que un recuento de leones perfectamente exacto es menos importante que si el número de leones aumenta o disminuye. Y nadie cree que los números estén aumentando en general. “Con respecto a su pregunta sobre cuántos leones quedan en África, puedo simplemente concluir que no hay suficientes”, concluye Radloff.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados