Animales

Hallaron a más de 100 leones descuidados en un criadero de Sudáfrica

Los animales enfermos estaban siendo criados, sorprendentemente, por un miembro de una organización que propugna el cuidado responsable de leones.Monday, May 13, 2019

Por Rachel Fobar
De los 108 leones detenidos en Pienika Farm, un establecimiento de cría en cautividad en Sudáfrica, se encontró que 27 padecían sarna, una enfermedad de la piel causada por ácaros parásitos. Era tan grave que habían perdido su pelaje.

Los sudafricanos están demandando uno de los casos más impactantes de negligencia animal que hayan visto: más de 100 leones y otros animales se encuentran enfermos, hacinados y, en algunos casos, muy cerca de la muerte en un criadero en cautividad en el norte de Sudáfrica, Provincia del oeste.

La situación salió a la luz después de que un informante anónimo se acercó a un periodista que se contactó con el Consejo Nacional de Sociedades para la Prevención de la Crueldad a los Animales (NSPCA), que es responsable de hacer cumplir la legislación de bienestar animal de Sudáfrica.

Cuando los inspectores de NSPCA visitaron las instalaciones, en Pienika Farm, vieron a 27 leones afectados de sarna, una enfermedad de la piel causada por ácaros parásitos. Era tan grave que habían perdido casi todo su pelaje. Los inspectores informaron que los animales se mantuvieron en recintos sucios y hacinados, encontraron más de 30 en espacios destinados a dos. Al menos tres crías padecían de una afección neurológica llamada meningoencefalitis, una inflamación del cerebro que los dejaba incapacitados para caminar. Uno fue posteriormente sacrificado por un veterinario en la instalación.

"Es difícil de describir porque te deja con una sensación de vacío, sabiendo que tienes al rey de la jungla en esas condiciones", dice Douglas Wolhuter, gerente de la unidad de protección de vida silvestre de NSPCA que inspeccionó la granja. "Destruye el alma".

Múltiples informes sobre la industria del león cautivo de Sudáfrica han revelado que los animales frecuentemente se mantienen en condiciones de vida insatisfactorias.

Pienika Farm es propiedad de Jan Steinman, quien figura en la lista en línea como miembro del consejo de la Asociación de Predadores de Sudáfrica (SAPA). La organización favorece la cría en cautividad y afirma que la caza es "legítima y ecológicamente responsable". Requiere que los miembros "conserven altos estándares éticos". La NSPCA ha acusado a Steinman de violar la Ley de Protección de Animales de Sudáfrica de 1962, que podría resultar en una multa de hasta $2.700 dólares o un año de cárcel por cada cargo que conduzca a una condena.

Steinman no respondió a una solicitud de comentarios.

Deon Swart, el CEO de SAPA, niega que Steinman sea parte del liderazgo de SAPA. "Es sólo un miembro ordinario de la organización", dice.

En un comunicado de prensa, SAPA anunció hoy que habían "llevado a cabo una investigación en profundidad" y que "iniciarían de inmediato medidas disciplinarias contra el Sr. Steinman".

En su sitio web, SAPA enumera las normas y los estándares para el bienestar animal, incluyendo que "ningún animal sufre de hambre, sed, malestar, enfermedad o dolor indebido". Audrey Delsink, directora de vida silvestre de Humane Society International-Africa, dice que la palabra "indebido" es una escapatoria: "una pequeña ruta de escape" para los criadores cuando se trata de lo que constituye el sufrimiento.

"El término indebido pinta mucho gris en la terminología", dice Delsink. “Y no puede ser gris, tiene que ser blanco y negro. No podemos tener áreas grises cuando se trata de animales comprometiendo su salud y seguridad ".

El documental de 2015 Blood Lions estimó que entre 6.000 y 8.000 depredadores, en su mayoría leones, se encontraban en instalaciones de cría en cautividad en Sudáfrica. Ian Michler, el protagonista y narrador de la película, que ha trabajado como operador de safari, periodista y defensor de la conservación durante más de 25 años, estima que el número actual es de alrededor de 10.000.

En estos lugares, los turistas pagan por las mascotas, por los biberones, para tomar selfies con crías de león criados en cautividad, incluso para caminar junto a animales maduros. Al final de sus vidas, dice Michler, la mayoría de los leones en cautiverio son fusilados por cazadores de trofeos, con frecuencia de los Estados Unidos, en cazas "enlatadas" que se llevan a cabo en áreas cercadas de las que los leones no pueden escapar. Los cazadores de trofeos conservan las pieles y las cabezas y los huesos y otras partes se exportan a Asia, donde se utilizan para la medicina tradicional. Sudáfrica fija un cupo anual del número de esqueletos de leones que se pueden exportar legalmente.

Michler dice que lo más probable es que los leones de Pienika Farm fueron criados para el comercio del hueso de león, que sirve como una alternativa al comercio del hueso de tigre para la medicina tradicional en Asia. Los animales utilizados para el turismo o la caza de trofeos deben parecer saludables, dice Michler, pero es común que los leones que se dirigen al comercio de huesos sean los que están descuidados. "Si estás criando leones para el comercio de huesos de león, a ellos no les importa cómo se ven esos leones", dice. "Porque al final del día, todo lo que van a hacer es terminar en un bolsón, una bolsa de huesos que irá a Asia".

Michler duda que este caso logre un cambio sustancial para los depredadores criados en cautiverio en Sudáfrica. Piensa que el acusado probablemente contratará a un abogado poderoso, prolongará el caso el mayor tiempo posible y, en última instancia, recibirá una bofetada en la muñeca.

"Si los leones tuvieran una voz, por supuesto que estarían rugiendo para que los tribunales vinieran y decidieran, digamos que sí, en realidad necesitamos normas justas y del primer mundo para el bienestar de nuestra especie", dice. "Pero no puedo ver ningún resultado que ponga fin a las prácticas de reproducción o al comercio de huesos de león".

Por ahora, los leones de Pienika se mantienen en las misma instalación. Su destino depende de los resultados de la investigación y del caso judicial posterior. Delsink de Humane Society dice que las cosas son "muy inciertas". Ella dice que si los leones sobreviven, no pueden ser liberados porque han estado en cautiverio toda su vida, y no hay suficientes santuarios de buena reputación en Sudáfrica para llevar a tantos animales.

"El futuro para estos felinos es sombrío", dice Delsink, "porque hay muy pocas opciones disponibles para ellos".

Wildlife Watch es un proyecto de investigación entre National Geographic Society y National Geographic Partners que se centra en los delitos y en la explotación de la vida silvestre. 
Seguir leyendo