Animales

Declaran la extinción de la primera especie de mamífero por el cambio climático

El roedor Melomys rubicola ha desaparecido de su isla, Bramble Cay, en la Gran Barrera de Coral. Jueves, 21 Febrero

Por Brian Clark Howard

Nota del editor: esta nota fue publicada originalmente el 14 de junio de 2016. Se actualizó el 20 de febrero de 2019, cuando el gobierno australiano reconoció oficialmente la especie como extinta. 

Según informaron los científicos en junio de 2016, un pequeño roedor que vivía en una sola isla de Australia era el primer mamífero del mundo que se convierte en una víctima del cambio climático. Ahora, el gobierno de Australia ha reconocido oficialmente que los melomys de Bramble Cay (Melomys rubicola) están extintos.

El animal parece haber desaparecido de su hogar en el estrecho oriental de Torres de la Gran Barrera de Coral, dicen los científicos. El animal fue visto por última vez por un pescador en el 2009, pero los intentos fallidos de atraparlo a finales del 2014 hicieron que los científicos dijeran que probablemente se haya extinguido.

También llamada rata cola de mosaico, el roedor lleva el nombre de su hogar en Bramble Cay, una pequeña isla que se encuentra a un máximo de 3 metros sobre el nivel del mar.

Las ratas fueron vistas por primera vez por los europeos en la isla en 1845, y había cientos allí en 1978. Pero desde 1998, la parte de la isla que se encuentra sobre la marea alta se ha reducido de 3,9 hectáreas a 2,5 hectáreas. Eso significa que la vegetación de la isla se ha ido reduciendo, y los roedores han perdido alrededor del 97 por ciento de su hábitat.

"El factor clave responsable de la extirpación de esta población fue casi con toda seguridad la inundación oceánica del cayo bajo, probablemente en múltiples ocasiones, durante la última década, causando una pérdida dramática del hábitat y quizás también la mortalidad directa de individuos", escribe el equipo, dirigido por Ian Gynther del Departamento de Medio Ambiente y Protección del Patrimonio de Queensland.

"Para las islas bajas como Bramble Cay, los efectos destructivos de los niveles extremos del agua que resultan de los eventos meteorológicos severos se ven agravados por los impactos del aumento antropogénico del nivel del mar impulsado por el cambio climático", añaden los autores.

En todo el mundo, el nivel del mar ha aumentado casi veinte centímetros entre 1901 y 2010, una tasa sin paralelo en los últimos 6.000 años. Y alrededor del estrecho de Torres, el nivel del mar ha aumentado casi al doble de la tasa promedio mundial entre 1993 y 2014. 

Este pequeño mamífero es, por lo tanto, sólo la primera de muchas especies que enfrentan un riesgo significativo debido al calentamiento del clima, advierten los autores.

"Sabíamos que alguno tenía que ser el primero, pero esta aún es una noticia sorprendente", dice Lee Hannah, científico principal de biología del cambio climático en Conservation International.

Hannah ha publicado trabajos que sugieren que una de cada cinco especies puede estar en riesgo por el cambio climático. Los que se encuentran en islas pequeñas y en  montañas se ven más amenazados, ya que tienen pocos lugares a dónde ir cuando las cosas cambian, señala.

"Ciertamente, algunas especies se beneficiarán del cambio climático, pero la mayoría verá rangos reducidos", agrega Hannah.

Aún así, las personas pueden trabajar para mitigar los peores impactos, dice, diseñando áreas protegidas que puedan adaptarse al cambio climático, reubicando la vida silvestre según sea necesario y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Esta especie podría haberse salvado", dice.

Seguir leyendo