Animales

Sumérgete en el mundo de los animales de agua dulce

El agua dulce representa menos del tres por ciento del suministro de agua de la Tierra, pero alberga a casi la mitad de todas las especies de peces.jueves, 10 de enero de 2019

Por Melissa Suran
Fotografías de David Herasimtschuk

A pesar de que los ambientes de agua dulce, desde arroyos hasta ríos, tienen más de 10.000 especies de peces, es posible que nunca tengamos la oportunidad de ver muchas de estas misteriosas criaturas, ya que sus poblaciones están disminuyendo. Actualmente, más del 20 por ciento de las especies conocidas están en peligro o ya se extinguieron. Es por eso que David Herasimtschuk no solo fotografía a los peces por diversión; sino que es un fotógrafo profesional dedicado a generar conciencia y valoración de los ambientes de agua dulce y la vida silvestre que habita allí.

Ver galería

“Existe toda esta vida que está desapareciendo, y nadie ni siquiera sabe que está allí”, menciona Herasimtschuk.
Herasimtschuk es el fotógrafo y cinematógrafo de Freshwaters Illustrated, una organización sin fines de lucro de Oregon que busca educar al público sobre los ecosistemas de agua dulce y motivar a las personas a protegerlos.

Durante casi una década, ha trabajado con Freshwaters Illustrated para documentar la vida en los arroyos y ríos en toda América del Norte, desde las montañas de Colorado hasta el Bosque Nacional El Yunque en Puerto Rico. Estos ambientes no solo son los hábitats de una variedad de animales y plantas acuáticas, sino que también sustentan toda una red de vida silvestre terrestre, desde aves que forman sus nidos en áreas ribereñas o paran en migraciones. hasta animales como los castores que usan ríos para trasladarse o depredadores que se alimentan de criaturas que viven en el río.

Los ríos también son las principales fuentes de agua potable para los seres humanos. Controlan las inundaciones; actúan como riego para los cultivos; y se utilizan para obtener energía hidráulica.

A pesar del papel fundamental que desempeñan para los seres humanos y en la naturaleza, suelen ser ignorados.
“Las personas saben más sobre un pez payaso en el arrecife de coral que sobre un piscardo que vive a 10 minutos de su casa”, explica Herasimtschuk.

“Básicamente, estás exponiendo a las personas a un mundo completamente nuevo, pero es un mundo que muchas veces está a la vuelta de la esquina”.


Comportamientos únicos

Varios lugares que Herasimtschuk ha fotografiado, como la región sur de Appalachia, albergan algunos de los ecosistemas de agua dulce más diversos del mundo. La región cuenta con aproximadamente desde 300 a 400 especies nativas de peces.

La región sur de Appalachia también alberga al anfibio favorito de Herasimtschuk: la salamandra americana, una salamandra acuática gigante nativa de América del Norte. Herasimtschuk explica que si te detienes pacientemente cerca de estas salamandras de sesenta centímetros, con el tiempo, interactuarán contigo y “te aceptarán en su mundo”. Así es cómo capturó lo que podría ser la única fotografía de una salamandra americana intentando comer una serpiente, que le permitió a Herasimtschuk ganar el premio de Fotógrafo de vida silvestre del año otorgado por el Museo de Historia Nacional de Londres. La situación fue inesperada, ya que las salamandras americanas suelen cazar presas más pequeñas. Cuando la serpiente apretó la cabeza de la salamandra, esta intentó reubicar su mordida, y le dio a la serpiente de agua del norte la oportunidad de escapar. 

Esta salamandra gigante, conocida como salamandra americana, espera cazar una serpiente de agua del norte para su próxima comida. Herasimtschuk menciona que esta fotografía podría ser la primera en que una salamandra americana intenta comerse una serpiente

A través de sus lentes, Herasimtschuk ha sido testigo de muchos comportamientos rara vez observados, como las sardinillas de quilla y los chrosomus tennesseensis que se transforman en un espectáculo de colores cuando desovan. Ha visto a un cacho de río pasar días buscando las rocas adecuadas para formar un criadero. Ha nadado entre pejelagartos narigudos que menciona que se parecen a “dinosaurios submarinos” y observó una pejelagarto hembra poner 30.000 huevos del tamaño de un chícharo: algunos de los cuales se atascaron en su cámara. Y le llevó ochos años y miles de intentos documentar adecuadamente tarichas granulosas que se congregaban para aparear en el río Willamette de Oregon.

Después de las tormentas de primavera, miles de peces búfalo migran del curso principal del río Tennessee hacia pequeños arroyos. A unos pocos días de su llegada, los peces búfalo inundan los arroyos con sus huevos. Muchas especies de peces, incluso los peces búfalo, necesitan agua libre de represas para navegar sus rutas de migración.

En la lluvia

Las condiciones climáticas pueden afectar significativamente cuánto tiempo demore en capturar el momento perfecto. Muchas especies de agua dulce desovan en áreas elevadas durante la primavera y el invierno, por eso, Herasimtschuk puede estar fácilmente de ocho a diez horas en agua helada mientras toma cientos de imágenes.

Menciona que puede manejar el frío en su traje seco, pero si llueve, la sesión de fotos se termina. En el mundo de la fotografía de agua dulce, la precipitación es amiga y enemiga. Por ejemplo, la lluvia atrae al salmón, porque lo ayuda a trasladarse contracorriente. Pero también transforma el agua en un abismo turbio. No es la lluvia en sí misma la que genera la turbiedad, sino la contaminación que se drena en el agua durante una tormenta.

“Cuando ves este agua que parece como una chocolatada que ingresa en un arroyo, en verdad, tienes una idea de cómo podría ahogar a las criaturas”, explica Herasimtschuk. De hecho, la Agencia de Protección Ambiental (Environmental Protection Agency, EPA) considera que el sedimento es el contaminante más común en ríos y lagos; alrededor de un tercio proviene de la erosión natural, pero la mayoría proviene de la erosión que se ha acelerado por la actividad de los seres humanos, como la construcción.

A pesar de la naturaleza demandante de su trabajo, Herasimtschuk persiste, porque es posible que un día no sea posible documentar a estos animales. Las represas dificultan que ciertas especies se trasladen por rutas de migración principales, y los problemas como la sedimentación y la contaminación destruyen sus hábitats. Herasimtschuk incluso ha visto baterías de autos desechadas descomponiéndose en un río y áreas protegidas por el gobierno federal contaminadas con basura.

El pez tímalo ártico macho eleva sus aletas dorsales parecidas a una mariposa para indicar que está dispuesto a competir por el derecho a desovar. El pez tímalo macho más grande finalmente vencerá a sus oponentes más pequeños y fertilizará los huevos del pez tímalo hembra que entre en su dominio.

Este no solo es un problema para la vida acuática; es una advertencia para los seres humanos también. Los animales como las salamandras americanas son barómetros de la salud de los ríos. Su presencia en un río es una buena señal de que el agua está limpia y es bebible. Pero las salamandras americanas están comenzando a desaparecer, al igual que varios animales que aparecen en las fotografías de Herasimtschuk. Sin embargo, espera que sus imágenes eduquen a las personas y que las obliguen a tener cuidado.

“Muchas de estas especies han existido por millones de años, y solo en los últimos cien años han comenzado a desaparecer”, señala Herasimtschuk.

Seguir leyendo