Elefantes atrapados por el campamento de refugiados más grande del mundo

Entre los refugiados rohinyá desplazados de Birmania a Bangladesh encontramos la difícil situación de un grupo desplazado que desplaza a otro involuntariamente. martes, 4 de diciembre de 2018

Por Natasha Daly
Fotografías de Ismail Ferdous
Un elefante asiático mira a través del ramaje en el bosque Inani de Bangladesh, en el borde del campamento de refugiados más grande del mundo. El elefante es uno de los 38 atrapados en el bosque adyacente al campamento, que bloquea las rutas de migración de los elefantes.
Un elefante asiático mira a través del ramaje en el bosque Inani de Bangladesh, en el borde del campamento de refugiados más grande del mundo. El elefante es uno de los 38 atrapados en el bosque adyacente al campamento, que bloquea las rutas de migración de los elefantes.
Foto de Ismail Ferdous

Durante miles de años, los elefantes asiáticos que recorren la ciudad de Bazar de Cox, en el sureste de Bangladesh, han atravesado los mismos caminos forestales una y otra vez en su migración hacia y desde Myanmar.

El año pasado, los refugiados comenzaron a llegar.

Entre agosto y diciembre de 2017, 600.000 refugiados musulmanes rohingyá salieron de Myanmar a través de la frontera con Bangladesh. Huyendo de la violación, el asesinato y lo que las Naciones Unidas han llamado "un ejemplo de limpieza étnica", los refugiados se establecieron en campamentos que están justo en ocho corredores vitales de migración de elefantes.

"No hubo tiempo para planificar adecuadamente", dice Raquibul Amin, el representante de Bangladesh de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la autoridad mundial sobre el estado de conservación de la vida silvestre, que tiene su sede en Dhaka.

Cuando los elefantes intentaron migrar en septiembre del año pasado, se encontraron con un mar de personas, la trágica ironía de un grupo desplazado que desplazó a otro involuntariamente.

El santuario de fauna silvestre de Teknaf, junto al campo de Kutupalong, es uno de los ecosistemas forestales más importantes de Bangladesh. Esta franja forestal ha permanecido intacta hasta ahora, pero la construcción ha arrasado partes del santuario.
El santuario de fauna silvestre de Teknaf, junto al campo de Kutupalong, es uno de los ecosistemas forestales más importantes de Bangladesh. Esta franja forestal ha permanecido intacta hasta ahora, pero la construcción ha arrasado partes del santuario.
Foto de Ismail Ferdous
Para dejar espacio a los refugiados rohinyá, Bangladesh ha talado 4.000 hectáreas de bosque y han despejado más de cien colinas, similares a estas del área forestal de Ukhiya, alrededor de Cox's Bazar.
Para dejar espacio a los refugiados rohinyá, Bangladesh ha talado 4.000 hectáreas de bosque y han despejado más de cien colinas, similares a estas del área forestal de Ukhiya, alrededor de Cox's Bazar.
Foto de Ismail Ferdous

Los elefantes y las personas por igual entraron en pánico. Los elefantes corrían al azar, en busca de una salida, mientras que la gente trataba desesperadamente de buscar refugio y evitar ser pisoteada. Algunos intentaron asustar a los elefantes arrojándoles basura, creando aún más pánico. La tragedia continuó.

Un niño rohingya arrastra un tronco desde el bosque hasta el campamento. La tala de árboles en esta región está técnicamente prohibida sin un permiso, pero la vasta red de campamentos requiere de 730 toneladas de leña por día para cocinar.
Un niño rohingya arrastra un tronco desde el bosque hasta el campamento. La tala de árboles en esta región está técnicamente prohibida sin un permiso, pero la vasta red de campamentos requiere de 730 toneladas de leña por día para cocinar.
Foto de Ismail Ferdous

Cuando Amin llegó al campamento principal, Kutupalong, a mediados de enero, encontró a una mujer llorando. "Descubrí que su esposo fue asesinado [por un elefante] esa mañana a la 1 o 2 de la madrugada". El elefante había vagado a 500 metros de la ubicación anterior de un corredor en busca de un escape, dice. "Muestra cuán desesperado estaba el elefante para encontrar su camino".

En total, los elefantes mataron a 13 personas entre septiembre de 2017 y febrero de 2018.

Durante los meses del año, el campamento es propenso a las inundaciones de la temporada de lluvias.Las excavadoras limpian y aplanan el bosque montañoso alrededor de Kutupalong en un esfuerzo por reubicar a las personas en terrenos más altos.
Durante los meses del año, el campamento es propenso a las inundaciones de la temporada de lluvias.Las excavadoras limpian y aplanan el bosque montañoso alrededor de Kutupalong en un esfuerzo por reubicar a las personas en terrenos más altos.
Foto de Ismail Ferdous

En marzo, las muertes cesaron, en gran parte gracias a los esfuerzos de la UICN y de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Estas organizaciones se unieron para enseñar a las personas que viven en y alrededor de los corredores cómo enfrentar los futuros encuentros con elefantes y cómo entender mejor a los elefantes.

También establecieron un equipo de respuesta de elefantes formado por 550 refugiados rohingya que viven cerca de los corredores. Ellos se turnan para manejar 98 torres de vigilancia alrededor de los campamentos, haciendo ruido y encendiendo luces intermitentes para alejar a los elefantes que se acercan. Las torres de vigilancia están atendidas las 24 horas del día, y se paga a los observadores por su tiempo.

Desde marzo, el programa ha logrado evitar que 28 elefantes ingresen a los campamentos.

Los refugiados hacen un camino de ladrillos en el campamento de Balukhali, parte del sistema ampliado del campamento de Kutupalong.
Los refugiados hacen un camino de ladrillos en el campamento de Balukhali, parte del sistema ampliado del campamento de Kutupalong.
Foto de Ismail Ferdous

Aún en situación de emergencia 

El enfoque actual no es más que una solución temporal, dice Ehsanul Hoque, un asistente de oficial de medio ambiente para el ACNUR en Bangladesh, que trabaja en el campamento. "Todavía los elefantes están tratando de venir al campamento. Hay escasez de alimentos y la migración está en sus genes".

Los problemas son dobles: no sólo los caminos de migración están llenos de refugiados e infraestructura, sino que a medida que los campamentos crecen, la gente está despejando más bosques tanto para hacer leña como para hacer espacio para vivir, reduciendo aún más el hábitat de los elefantes. Unos 38 elefantes ahora están varados en una parte de bosque cada vez más pequeño adyacente al campamento principal de Kutupalong.

"El campamento en sí está reduciendo el hábitat de los elefantes día a día", dice Amin de la UICN.
 

El área donde se encuentra Kutupalong fue una vez bosque. Ahora, es una red en expansión de infraestructura densamente comprimida. Hay aproximadamente 50.000 casas improvisadas en el campamento. Muchas albergan múltiples familias.
El área donde se encuentra Kutupalong fue una vez bosque. Ahora, es una red en expansión de infraestructura densamente comprimida. Hay aproximadamente 50.000 casas improvisadas en el campamento. Muchas albergan múltiples familias.
Foto de Ismail Ferdous
Anwara Begum, junto a su hijo Mohammad, perdió a su marido Yakub Ali cuando un elefante atravesó el campo, pisoteando su hogar mientras dormían.
Anwara Begum, junto a su hijo Mohammad, perdió a su marido Yakub Ali cuando un elefante atravesó el campo, pisoteando su hogar mientras dormían.
Foto de Ismail Ferdous
Una familia bangladesí rodea el contorno con tiza de Mohammed Alam, de 12 años, que falleció asesinado por un elefante en 2018 de camino al trabajo. El elefante había salido del bosque y los aldeanos lo estaban persiguiendo cuando Alam se cruzó por accidente en el camino del elefante alterado.
Una familia bangladesí rodea el contorno con tiza de Mohammed Alam, de 12 años, que falleció asesinado por un elefante en 2018 de camino al trabajo. El elefante había salido del bosque y los aldeanos lo estaban persiguiendo cuando Alam se cruzó por accidente en el camino del elefante alterado.
Foto de Ismail Ferdous

A corto plazo, es un problema de seguridad y bienestar tanto para los elefantes como para los humanos. Los elefantes varados corren el riesgo de quedarse sin comida. Y aunque el grupo de trabajo ha prevenido aún más muertes, existe un riesgo real de más enfrentamientos entre humanos y elefantes.

Las implicaciones a largo plazo son más complejas, dice Mohammed Abdul Aziz, profesor de zoología de la Universidad de Jahangirnagar en Bangladesh, que ha estado trabajando con la UICN para evaluar la situación. Sin poder migrar, dice, los elefantes pueden reproducirse, dañando el patrimonio genético de esta población. Aziz dice que puede llevar a la población a extinguirse localmente.

"Si permanecen en un bolsillo aislado", concuerda Amin, "no sucederá mañana o pasado mañana, pero perderán su diversidad genética".

El problema sólo se ve agravado por el hecho de que la población de elefantes de Bangladesh se encuentra en peligro crítico, y enfrenta amenazas como la pérdida de hábitat y la escasez de alimentos. Los 38 elefantes atrapados en el bosque se encuentran entre los 268 elefantes salvajes que permanecen en todo el país.

Esta torre de observación de elefantes es una de las 98 instaladas en todo el sistema de campamentos. Cada torre está atendida en todo momento por dos miembros del Equipo de Respuesta de Elefantes. Compuesto por 550 refugiados rohingya, el equipo de respuesta ha impedido hasta ahora que 28 elefantes ingresen a los campamentos, ahuyentándolos con la luz y el ruido.
Esta torre de observación de elefantes es una de las 98 instaladas en todo el sistema de campamentos. Cada torre está atendida en todo momento por dos miembros del Equipo de Respuesta de Elefantes. Compuesto por 550 refugiados rohingya, el equipo de respuesta ha impedido hasta ahora que 28 elefantes ingresen a los campamentos, ahuyentándolos con la luz y el ruido.
Foto de Ismail Ferdous

Una meta audaz

La meta: reabrir el camino. Eso puede sonar directo, pero la realidad es una pesadilla logística asombrosa.

El equipo de la UICN de Amin acaba de completar un estudio que determinó la franja mínima de tierra necesaria para restablecer un corredor de migración funcional. Como mínimo, tendría que tener 0.8 kilómetros de ancho y 3,5 kilómetros de largo.

Ese espacio es actualmente el hogar de 100.000 personas en 24.000 hogares, así como una variedad de infraestructura, incluyendo oficinas de visas y depósitos de suministros. Y desplazar a todas esas personas significaría eliminar aún más bosques para albergarlos.

Mohammed Riaz, de 13 años, está parado junto a un dibujo de elefantes que hizo en la pared de su familia en el campamento. Su hermano Fayaz, de 12 años, fue asesinado por un elefante en febrero cuando caminaba hacia la escuela.
Mohammed Riaz, de 13 años, está parado junto a un dibujo de elefantes que hizo en la pared de su familia en el campamento. Su hermano Fayaz, de 12 años, fue asesinado por un elefante en febrero cuando caminaba hacia la escuela.
Foto de Ismail Ferdous

Entonces, está el hecho de que nadie sabe realmente mucho acerca de estos elefantes en particular: cómo viven, cuándo migran exactamente, o incluso por qué.

Antes de que ocurra algo más, dice Hoque del ACNUR, los grupos deben tratar de entender más sobre cómo viven estos elefantes. El ACNUR y la UICN planean trabajar junto con el Grupo de Especialistas en Elefantes Asiáticos, una red global de especialistas afiliada a la UICN centrada en el estudio, monitoreo, manejo y conservación de elefantes asiáticos, para equipar a algunos miembros de la población de elefantes con collares GPS para que puedan seguir sus movimientos y aprender más sobre sus comportamientos.

Pero incluso si todo va según lo planeado, el rastreo del collar GPS es un éxito; los grupos pueden mover de alguna manera a 100.000 personas y edificios y reubicarlos sin diezmar el bosque restante; y los elefantes realmente utilizan el corredor restablecido: la frontera entre Bangladesh y Myanmar sigue siendo un problema.

Según los informes de los medios de comunicación para evitar que las personas rohingya regresen a sus hogares, Myanmar ha erigido cercas fronterizas extensas y, aún más siniestras y ciertamente más invisibles, minas terrestres . Amin y su equipo han recibido informes de que dos elefantes en el lado de Myanmar ya han sido asesinados por minas terrestres. "Significa que si queremos abrir el corredor, debemos comenzar a discutir con el gobierno de Myanmar para abrir también la frontera internacional", dice Amin.

El destino de los elefantes depende en parte de la distensión de una situación geopolítica y humanitaria tan tensa, compleja y atrapada en una tragedia que requerirá una enorme cooperación gubernamental para superarla, dice Amin. Él y el equipo de ACNUR están trabajando para reunir a personas de ambos gobiernos para discutir opciones, pero es el primero en admitir que será un largo camino.

Dos elefantes caminan en el bosque Inani, que está rodeado por los campamentos de refugiados. A medida que los campamentos se expanden y el bosque se reduce, los elefantes corren el riesgo de quedarse sin alimentos y la endogamia potencial crece.
Dos elefantes caminan en el bosque Inani, que está rodeado por los campamentos de refugiados. A medida que los campamentos se expanden y el bosque se reduce, los elefantes corren el riesgo de quedarse sin alimentos y la endogamia potencial crece.
Foto de Ismail Ferdous

Un poco de esperanza 

Mientras tanto, Amin, Hoque y otros siguen comprometidos a hacer lo que puedan. Además del éxito observado con el grupo de vigilancia de elefantes, el ACNUR ha comenzado a dar combustible para cocinar a los refugiados, para evitar la tala de más bosques para leña. A principios del próximo año, pretenden suministrar combustible a todos los hogares de los campamentos.

Y aunque los riesgos a largo plazo siguen siendo graves y requerirán una gran cantidad de diplomacia, cooperación y apoyo financiero para ser resueltos, Amin está orgulloso del trabajo que todas las partes han hecho hasta ahora. Está particularmente orgulloso de la fuerza de tarea de elefantes.

"Los 550 hombres rohingya que han sido entrenados [para el grupo de trabajo] están bastante seguros de que el sistema está funcionando", dice. "Son una hermandad".

Y a través de sus esfuerzos para proteger tanto a las personas como a los elefantes, el grupo de trabajo también ha creado, sin darse cuenta, otro punto brillante. Se han convertido en los protectores colectivos de animales de los campos de refugiados de Cox's Bazar, informando docenas de casos de capturas ilegales de animales salvajes en los campos al departamento forestal y enseñando a otros refugiados sobre el bienestar de los animales. Han salvado a un grupo de estorninos cautivos, a un par de tortugas asiáticas de la hoja siendo tratadas por niños y a una gran variedad de monos, pitones y pequeños mamíferos.

Para Amin, es importante. "Se han convertido en la conciencia ambiental de facto de los campamentos", dice.

Seguir leyendo