Animales

Sorprendentes y escalofriantes maneras en que los animales acechan a sus presas

Desde aves que pisan serpientes hasta arañas que comen arañas, los depredadores encuentran su alimento de manera creativa.miércoles, 24 de octubre de 2018

Por Liz Langley
Los pájaros secretario, como este en la Reserva nacional Masai Mara en Kenia, acechan a sus presas en el suelo.

Con Halloween prácticamente a la vuelta de la esquina, es momento de ver películas escalofriantes, y eso, en general, incluye algún tipo de depredador acechando a su presa, ya sea que dicho depredador sea un ser humano, un demonio o, incluso, un tiburón potenciado por un tornado.

En el mundo animal, los felinos son famosos por esperar silenciosamente para atacar, lo que los pone en la cima del grupo furtivo. Pero, sin duda, muchos otros animales se alimentan sin disfrutar de lo mismo.

Nos preguntamos: ¿qué otros depredadores tienen tácticas ultrasensacionales? Desde aves que pisan serpientes hasta serpientes sensibles al calor, el mundo animal está repleto de maneras creativas de encontrar y capturar el alimento.

Pájaros secretario

Te desafiamos a que le pidas a este pájaro secretario que deje de usar esas calzas para trabajar.

Los pájaros secretario, originarios de África subsahariana, son poco comunes porque, a diferencia de la mayoría de las aves de presa, cazan en el suelo.

Pueden tomar presas más pequeñas, como ratones, pero pisarán y patearán serpientes y otras presas grandes hasta matarlas. Pueden dar una patada en solo 15 milisegundos.

Arañas pelícano

Recientemente, se han descubierto dieciocho nuevas especies de arañas pelícano en Madagascar después de que se creyera que se habían extinguido. Pero esa no es la única sorpresa que tienen.

Las arañas pelícano encuentran otras arañas, que son su única presa, al rastrear las suaves líneas que dejan a su paso. Incluso se las conoce por tirar de la telaraña de una araña para acercarla.

Lo que parece ser el pico de un gran pelícano de costado es, en verdad, una poderosa quijada con colmillos en el fondo. Una vez que una araña pelícano pica a una víctima con esos colmillos, puede llevarla muy lejos en estas grandes quijadas hasta que la otra araña muere.

Pero no te preocupes y que tu cerebro no comience a entretejer pesadillas porque estas arañas miden solo un centímetro de largo, aproximadamente el tamaño de una grana para decorar un pastel.

Garcetas negras

Las garcetas negras, también denominadas garcetas azabaches o pájaros paraguas, son originarias de la región central y este de África. Tienen una brillante arma oculta que se abre al aire libre.

“Las garcetas negras acechan a sus presas en aguas poco profundas y abren reiteradamente sus alas como un paraguas para quitar el resplandor de la superficie del agua mientras pescan”, menciona Dan Roby, ecologista especializado en vida silvestre del Servicio Geológico de los Estados Unidos y de la Universidad Estatal de Oregon.

¿Es un sombrero? ¿Una extravagante ostra? No, es una garceta negra en modo de acecho supremo en el Delta del Okavango, Botsuana.

Al hacer una pequeña cúpula con sus alas sobre su objetivo también podría ayudarles a ocultar su silueta del pez que intentan cazar.

También las hace lucir como una especie de descontrolada peluca de los Beatles.

Crotalinos

Los crotalinos, un grupo de serpientes que incluyen a las serpientes bocas de algodón y cascabel, usan radiación infrarroja para cazar.

Estas serpientes tienen “hoyos en su cara que son sensibles al calor para detectar presas de sangre caliente con una sensibilidad de detección de alrededor de mil grados Celsius”, explica Robert Espinoza, biólogo de la Universidad Estatal de California, Northridge.

Una serpiente boca de algodón, también conocida como mocasín de agua, es un tipo de crotalino. Estas serpientes, que se encuentran en la región sureste de los Estados Unidos, tienen órganos en la cabeza que buscan el calor. Esta es una serpiente fotografiada en el Refugio nacional de vida silvestre de Cache River en Arkansas.

Es una habilidad que ayuda a estas serpientes nocturnas a cazar sus presas en la oscuridad.

La criatura de la película original Depredador , señala Espinoza, usó “el mismo sentido, la imagen térmica, para buscar a su presa preferida, Arnold Schwarzenegger”.

Aligátores y cocodrilos

Ya sabes que estos reptiles dentudos son excelentes a la hora de acechar a sus presas, pero existe una técnica que permite que algunos se destaquen, menciona Espinoza.

Los aligátores americanos y los cocodrilos de las marismas utilizan una táctica de señuelo y engaño para atraer a las aves prácticamente dentro de sus bocas.

Los reptiles “permanecen mayormente sumergidos cerca de las colonias de garzas o garcetas con palos en sus cabezas, con el conocimiento aparente de que las aves que anidan buscan los palos como materiales para los nidos”.

Parece bastante gracioso, pero es una trampa muy eficaz.

Seguir leyendo