Animales

Estos peces cambian de sexo hasta 20 veces al día

El serrano pálido hermafrodita, una especie nativa del Caribe, muda de macho a hembra y de hembra a macho en distintos momentos de una misma jornada. Jueves, 21 Diciembre

Por Aaron Sidder

El mundo natural tiene muchas curiosidades, pero el hermafroditismo, la presencia de ambos órganos reproductivos (el masculino y el femenino), debe encontrarse entre las más peculiares.

Uno de estos casos es el del serrano pálido (Serranus tortugarum), por ejemplo. Una nueva investigación publicada en Behavioral Ecology sugiere que el pequeño pez de arrecifes, de no más de 8 cm de largo, puede cambiar de rol sexual con su pareja hasta 20 veces por día.

El serrano pálido usa una estrategia reproductiva conocida como “intercambio de huevos”, con la que subdivide la cantidad de huevos diaria en “paquetes” y alterna los roles sexuales con su pareja durante toda una secuencia de episodios de desove.

Los peces demostraron un notable compromiso para variar sus roles sexuales, explicó Mary Hart, ecologista evolutiva de la Universidad de Florida y principal autora del estudio.

Hart descubrió que los peces raramente producían más de dos paquetes de huevos en forma consecutiva antes de cambiar de roles para asegurar la reciprocidad de su pareja. Esta atención a la reciprocidad ayuda a mantener la cooperación entre las parejas y reduce la tentación de hacer trampa.

Hermafroditas simultáneos

La mayoría de las especies hermafroditas cambian de un sexo a otro en algún momento de su desarrollo, una estrategia conocida como hermafroditismo secuencial. La transformación en general se produce a través de un disparador social o de comportamiento, como la pérdida de un macho dominante del grupo social. El serrano pálido, sin embargo, puede producir gametos masculinos y femeninos (esperma o huevos) en forma simultánea.

Si bien el hermafroditismo simultáneo no es exclusivo del serrano pálido, es raro, en particular porque los peces no se fertilizan a sí mismos. La frecuencia con que los peces cambian de rol sexual es especialmente poco habitual. Hart dijo que todavía es un misterio por qué cambian tantas veces.

No obstante, planteó la hipótesis que en tanto sean más los beneficios que los costos, esta forma de reciprocidad puede generar una ventaja reproductiva para el serrano pálido. El cambio de sexo ofrece a cada pez un retorno sobre lo que invirtió en los huevos, al permitirle fertilizar los huevos de su pareja. Actuar como macho y hembra aumenta sus posibilidades de transmitir sus genes a la siguiente generación.

Se estima que aproximadamente 2 por ciento de las especies de peces son hermafroditas, pero las hermafroditas simultáneas son poco habituales y se limitan solo a un puñado de subfamilias, mencionó Eric Fischer, experto en ecología evolutiva, actualmente del Servicio de 

Investigación del Congreso. Además, muchos de los otros peces hermafroditas simultáneos son especies de aguas profundas difíciles de estudiar, agregó.

Este estudio es uno de los primeros en cuantificar los hábitos de apareamiento del serrano pálido y otros hermafroditas simultáneos, y también ofrece pruebas para corroborar algunas teorías de larga data sobre la cooperación sexual entre los peces.

Lazos fuertes

Hart destinó seis meses a investigar el serrano pálido en el Smithsonian Tropical Research Institute  de Panamá, observando el pez en sesiones diarias de buceo en los arrecifes de coral. Durante la investigación, también se sorprendió al enterarse de que el serrano pálido demostraba una devoción admirable por sus parejas.

“Todos los peces que marqué el primer mes estuvieron juntos durante los seis meses hasta que uno o ambos desaparecían del grupo social”, contó Hart.

Si bien no son completamente monógamos (el apareamiento con frecuencia se interrumpe por machos mirones que intentan disparar en medio de la pareja que se aparea), los peces vuelven a sus parejas día tras día, durante meses seguidos.

Artículo publicado el 6 de junio de 2016.

Siga a Aaron Sidder en Twitter.

Seguir leyendo