Stephen Hawking

Los momentos más provocadores de Stephen Hawking

El famoso físico fue una fuente de apuestas y predicciones científicas, desde la naturaleza de los agujeros negros hasta el fin de la humanidad. Miércoles, 14 Marzo

Por Michael Greshko

En la década del 70, Stephen Hawking -quien murió el miércoles 14 de marzo a la edad de 76 años-, sacudió al mundo de la física cuando anunció que los agujeros negros no eran tan negros después de todo, y que algo de luz se podía, de hecho, escapar del límite de la singularidad, conocido como el “horizonte de sucesos”.

Esa bomba, que inspiró una forma completamente nueva de mirar los agujeros negros a través de una lente cuántica, ciertamente no sería la última vez que Hawking hizo un pronunciamiento chocante sobre la naturaleza del cosmos.

Aquí, se recuerdan algunas de las más famosas apuestas y declaraciones del científico durante sus más de 40 años de vida pública.

Apuestas sobre agujeros negros

Para aquellos que les resulta familiar el trabajo de Hawking, el que se enfoca en el misterio de los agujeros negros, puede ser sorprendente que él alguna vez apostara en contra de su existencia. Pero el travieso cosmólogo tuvo una larga historia de apuestas científicas de alto perfil, muchas de las cuáles ha perdido.

El 10 de diciembre de 1974, Hawking hizo una apuesta con el físico teórico de Caltech Kip Thorne sobre si Cygnus X-1, una fuente masiva de rayos X en nuestra galaxia, era un agujero negro. Ambos estaban bastante seguros de que así era. Pero cuando llegó el momento decisivo, Hawking apostó contra Cygnus X-1.

"Esta fue una forma de póliza de seguro para mí. He trabajado mucho en los agujeros negros, y todo se desperdiciaría si resultara que los agujeros negros no existen ", escribió Hawking en su libro de 1988, “Una breve historia del tiempo”. "Pero en ese caso, tendría el consuelo de ganar mi apuesta, lo que me haría ganar cuatro años de la revista ‘Private Eye’", agregó.

Hoy en día, el objeto es ampliamente aceptado como un “agujero negro”. Además de eso, el descubrimiento de las ondas gravitacionales en 2016 confirmó todo sobre la existencia de los agujeros negros.

Años más tarde, Hawking se metió en otra apuesta sobre agujeros negros con Thorn y el físico teórico de Caltech, John Preskill. En 1997, el trío se desafiaba sobre si un agujero negro destruye la información codificada en los objetos que devora gravitacionalmente. Thorne y Hawking consideraban que sí, rompiendo un principio de la mecánica cuántica; mientras que Preskill no estuvo de acuerdo.

En 2004, Hawking concedió la apuesta y compró Preskill una enciclopedia de béisbol como premio. Luego, trató de descubrir cómo los agujeros negros preservan la información, logrando un progreso notable en un estudio de 2016 en Physical Review Letters. Pero la paradoja permanece sin resolver.

El bosón de Higgs

En 2012, los científicos del Gran Colisionador de Hadrones del CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) hicieron historia cuando descubrieron indicios del bosón de Higgs, la pieza faltante, buscada durante mucho tiempo, del modelo estándar de la física de partículas.

Teorizado en la década del 60, el bosón de Higgs es la partícula que interactúa con la mayoría de las otras partículas subatómicas para dotarlas de masa. Pero durante décadas, el Higgs demostró ser endiabladamente difícil de encontrar, tanto así que Hawking tuvo una apuesta con Gordon Kane de la Universidad de Michigan sobre si alguna vez se descubriría la partícula.

"Hace una década, yo estaba en una conferencia en Corea, y Stephen estaba allí", contó Kane en una entrevista de 2012 con NPR, "y dijo, te apuesto que no hay bosón de Higgs. Entonces, inmediatamente dije, tomaré esa apuesta”.

Cuando se supo la noticia del descubrimiento del bosón de Higgs, Hawking elogió a Higgs por su trabajo, y notó que había perdido la apuesta.

La vida alienígena

En sus últimos años, Hawking advirtió repetidamente sobre los peligros de la humanidad para enfrentar civilizaciones extraterrestres. En su serie documental de 2010 “Into the Universe with Stephen Hawking” (“En el universo con Stephen Hawking”), sugirió que las civilizaciones alienígenas lo suficientemente avanzadas para visitar la Tierra pueden ser hostiles.

"Tales extraterrestres avanzados tal vez se convertirían en nómadas, buscando conquistar y colonizar los planetas a los que pudieran llegar", aseguró. "¿Quién sabe cuáles serían los límites?", se preguntaba.

Y, en el documental de 2016 “Los lugares favoritos de Stephen Hawking”, él reiteró su punto de vista: "Conocer a una civilización avanzada podría ser como los nativos americanos que se encuentran con Columbus. Eso no salió tan bien ".

Los puntos de vista de Hawking no son compartidos en su totalidad por sus colegas científicos, muchos de los cuales enfatizan la gran dificultad del viaje espacial interestelar, y el hecho de que las transmisiones de radio humanas se han filtrado desde la Tierra, enviando un faro a cualquier persona.

"Es probable que cualquier sociedad con la capacidad de amenazar a la Tierra ya tenga el kit necesario para detectar la fuga que hemos estado arrastrando hacia el cielo durante siete décadas", escribió Seth Shostak, un astrónomo senior del Instituto SETI, para un artículo de opinión para The Guardian. "Y dado que hemos estado ocupados toda la vida llenando los mares del espacio con mensajes embotellados que marcan nuestra existencia y posición, es un poco tonto preocuparse por las botellas nuevas", adhirió.

Hawking también estaba maravillado ante la idea de la vida extraterrestre, y dijo que tal hallazgo sería "el descubrimiento más grande de la historia". En una línea similar, el científico apoyó el proyecto Breakthrough Starshot, una iniciativa destinada a enviar diminutas naves espaciales al sistema estelar Alpha Centauri, a 25 billones de millas de distancia.

Inteligencia artificial: ¿bendición o condena?

Hawking también expresó su alarma sobre el poder potencial y las desventajas de la inteligencia artificial extendida (AI), que temía pudiera representar una amenaza existencial para la humanidad.

"El desarrollo de la inteligencia artificial completa podría significar el fin de la raza humana", dijo en una entrevista con la BBC en 2014. "Comenzaría por sí solo y se rediseñaría a un ritmo cada vez mayor. Los humanos, que están limitados por la lenta evolución biológica, no podrían competir y serían reemplazados ", estimaba en ese momento.

Hawking no fue el único que transmitió inquietudes sobre la investigación de IA. Elon Musk, el famoso CEO de Tesla y SpaceX, ha considerado públicamente a AI una "amenaza existencial". Pero estos comentarios públicos apenas han quedado sin respuesta, y algunos los ridiculizaron como "tácticas de miedo".

En comentarios posteriores, Hawking enfatizó que la IA podría no ser necesariamente mala: "Los beneficios potenciales de crear inteligencia son enormes", aseguró en un discurso de 2016 publicado por The Guardian. "Todos los aspectos de nuestras vidas se verán transformados". Pero en su primer “Ask Me Anything on Reddit” (“Pregúntame cualquier cosa en Reddit”), expresó una advertencia sobre quién se beneficiaría con tales avances tecnológicos: "Si las máquinas producen todo lo que necesitamos, el resultado dependerá de cómo se distribuyan las cosas". Y sentenció: "Hasta ahora, la tendencia parece ser hacia ... la tecnología que conduce a una desigualdad cada vez mayor".

Seguir leyendo