Millones de fragmentos de plástico no pueden ser recolectados en la limpieza de las playas

Un nuevo estudio revela el sucio secreto: gran parte del plástico de una playa es muy pequeño y está enterrado.lunes, 20 de mayo de 2019

Por Laura Parker
La basura plástica obstruye el norte de Direction Island, en Australia.

Este artículo fue creado con la colaboración de National Geographic Society.

En la última década, la limpieza de las playas se han convertido en un fenómeno global, con voluntarios que se reúnen en intervalos regulares para realizar el trabajo de Sísifo que consta en limpiar la basura plástica. Ahora, una nueva investigación realizada en una remota cadena de islas australianas sugiere que las limpiezas de las playas pueden esconder inadvertidamente gran parte de la contaminación plástica, ya que muchos de los plásticos se encuentran debajo de la superficie de la arena.

El aspecto de las islas aisladas también proporciona una visión perturbadora de cómo se verían las playas en lugares poblados si nunca se limpiaran y si el plástico simplemente se acumulara año tras año descomponiéndose finalmente en pedazos más y más pequeños: en microplásticos.

The Ocean Conservancy comenzó a realizar limpiezas de playas en una sola playa de Texas en 1986. Ahora dirige estas operaciones en más de 100 países que durante décadas han recolectado unos 136 millones de kilos de basura.

Lo que no puede rescatar esa recolección de basura, sin embargo, son los microplásticos que se encuentran en la arena debajo de la superficie. Nadie está seguro de cuánto está enterrado, a qué velocidad se acumula o qué efecto tiene.

"Lamentablemente, la situación en las Islas Cocos no es única", dice Jennifer Lavers, investigadora científica marina de la Universidad de Tasmania en Australia, en un documento publicado el 16 de mayo en Scientific Reports.

“Con 2.000 islas oceánicas en todo el mundo y miles de nuevos artículos de plástico que se lavan en las playas remotas todos los días, las limpiezas no pueden seguirles el ritmo. A falta de un cambio rápido y significativo... la mitigación de los plásticos marinos seguirá siendo un juego perpetuo por alcanzar", escribe.

La National Geographic Society y Sky Ocean Ventures lanzaron el Ocean Plastic Innovation Challenge, que pide a los solucionadores de problemas de todo el mundo que desarrollen soluciones novedosas para enfrentar la crisis mundial de desechos plásticos. ¿Tienes una idea? Presenta tu solución antes del 11 de junio en oceanplastic-challenge.org.

¿De quién es la basura?

Más del 80 por ciento de las 8 millones de toneladas de basura plástica que terminan en los océanos del mundo por año se originan en tierra. Pero las islas remotas, deshabitadas o escasamente pobladas ofrecen a los científicos una ventana única a las consecuencias del desperdicio global y su movimiento alrededor del mundo porque poco o nada de esto se genera localmente.

El grupo de Cocos (Keeling) Island, una cadena aislada de 27 atolones pequeños en el Océano Índico, a 2092 kilómetros al noroeste de Australia, alberga a menos de 600 personas. Casi todos viven en las dos islas más grandes. Esencialmente, toda la basura que termina en las playas de Cocos se transporta a través de las corrientes oceánicas y se lava en tierra.

Las islas se anuncian como "el último paraíso virgen de Australia". Lavers y su equipo llegaron en el 2017 para tomar muestras de basura de la playa de 25 playas en siete islas.  Recolectaron madera, vidrio, metal y plástico de las áreas superficiales de las playas y de las áreas crecidas directamente detrás de las playas donde también se acumulan los desechos que se lavan en la costa. También recolectaron micropartículas enterradas a unos diez centímetros debajo de la superficie. El noventa y cinco por ciento de los materiales eran plásticos.

Basándose en las muestras, Lavers estimó que la cadena de islas contenía 414 millones de piezas de escombros, que pesaban 238 toneladas. Las micropartículas enterradas en la arena representaron el 93 por ciento del conteo estimado.

 "Lo que se puede ver en la superficie es la punta absoluta del iceberg", dice Lavers. "Lo que en realidad hay allí está completamente oculto a simple vista".

Entre los artículos más grandes, el 25 por ciento incluía pajitas, bolsas de plástico, cepillos de dientes y zapatos. Sólo el 2 por ciento de la basura de la playa eran cosas de pesca, prueba de que la mayor parte de la pesca alrededor de las islas es a pequeña escala y no es industrial, dice Lavers.

Efectos del microplástico

El descubrimiento de que la mayoría de los plásticos de la playa de los Cocos son microplásticos enterrados en la arena es un resultado lógico, dado que los plásticos se descomponen en pedazos cada vez que se exponen a la luz solar y a la acción de las olas, dijo Kara Lavender Law, investigadora oceanógrafa del Asociación de Educación del Mar en Woods Hole, Massachusetts,

"Me alegra que la gente esté haciendo este tipo de trabajo de campo para ver con más detalle el tipo de escombros, incluyendo los tamaños encontrados en las playas y cómo", dice. "No sabemos el alcance total de la contaminación de las playas".

Hace casi una década, los científicos de Hawai descubrieron que los microplásticos enterrados en la arena de la playa hacían más fácil que el agua fluya a través del sedimento, lo que a su vez afectaba la rapidez con que se seca la arena. A medida que los microplásticos se acumulaban, actuaban como un aislante, impidiendo que el calor alcanzara las capas más profundas de la playa, afectando la temperatura de la arena. Eso a su vez había afectado el sexo de las crías de tortuga, que está determinado por la temperatura de los huevos durante la incubación.

"Las temperaturas más frías de los nidos significan tiempos de incubación más largos y pueden cambiar el ratio de sexos de las tortugas, con el nacimiento de más machos", dice Steven Colbert, un científico marino de la Universidad de Hawai, uno de los autores del estudio de 2011.

Lavers dice que la investigación de Cocos, junto con su estudio de 2017 sobre la basura plástica en la aislada isla Henderson en las Islas Pitcairn del Pacífico Sur, donde encontró la mayor densidad de contaminación plástica del mundo, ofrece una nueva plataforma para hacer avanzar este tipo de investigación en las playas.

"Esta es la pregunta del millón: ¿Qué hace el plástico a la funcionalidad de los sedimentos de playa? No puedes seguir agregando a la playa y no hacer que cambie ”, dice ella. “En algún momento, cambiará la temperatura de la playa, la química de la playa, cómo la playa absorbe o evapora el agua. Todas estas cosas se alterarán y todos los animales que viven en la playa se verán afectados".

Lavers, el último científico que visitó Henderson, planea un viaje de regreso de 16 días a la isla deshabitada para recopilar datos sobre la temperatura, la humedad y el contenido de agua. Ella se va el 1 de junio.

George Leonard, jefe científico de Ocean Conservancy, dijo que tiene dudas acerca de la idea de que las playas de California puedan parecer similares a las playas de los Cocos si se detienen las limpiezas de California.

"No puedes dar ese salto", dice. “Los hábitats son diferentes. La oceanografía es diferente. Pero el hecho de que el plástico vaya a lugares intactos, no tocados por los seres humanos, y deje una huella tan espantosa de nuestra obsesión por los plásticos es bastante aterrador. Es un llamado a un esfuerzo global".

National Geographic se compromete a reducir la contaminación de los plásticos. Obtén más información sobre nuestras actividades sin fines de lucro en natgeo.org/plastics. Aprende lo que puedes hacer para reducir tus propios plásticos de un solo uso y comprométete.

Seguir leyendo