¿Planeta o Plástico?

Dominica está prohibiendo el plástico

La nación insular planea convertirse en la primera nación del mundo resiliente al cambio climático; y prohibir los recipientes desechables es el primer paso que están realizando para lograrlo.Wednesday, August 8

Por Sarah Gibbens
El año pasado, en un discurso ante las Naciones Unidas, el primer ministro de Dominica afirmó que el país planeó convertirse en la primera nación del mundo resiliente al cambio climático.

Dominica, país del Caribe Oriental se enorgullece de su belleza.

Situado entre aguas celestes y repleto de selvas tropicales, este país apodado "Isla natural" atrae a los turistas. Hace poco, con el fin de proteger sus más grandes recursos, esta pequeña isla dio un ambicioso paso.

Para enero de 2019, Dominica, hogar de 70 mil personas, planea prohibir completamente todos los plásticos comunes y los recipientes desechables de comida hechos con poliestireno extruido.

El mes pasado, mediante un anuncio en el que detallaba la decisión, el gobierno explicó que la medida se basaba en una iniciativa previa para restringir las importaciones de recipientes no biodegradables, un intento por cortar su flujo en tiendas y restaurantes que los distribuyen.

“Dominica se enorgullece de su nombre 'Isla natural'", declaró el primer ministro Roosevelt Skerrit. "Debemos mostrar, de todos los modos posibles, que nos merecemos esa designación. La problemática del manejo de basura sólida afecta esa percepción y continuamos lidiando con ella", agregó.

Otras naciones ya han adoptado medidas para eliminar ciertos artículos plásticos, principalmente bolsas plásticas, pero Dominica ve su iniciativa como un paso hacia una meta mayor. En los próximos años, el país quiere convertirse en la primera nación resiliente al cambio climático. Además de proteger su valiosa industria turística, el gobierno espera que las políticas sustentables hagan que la isla se vuelva más resiliente a los huracanes, como por ejemplo a aquel que devastó la infraestructura de la isla en 2017.

“Tenemos una oportunidad única para convertirnos en ejemplo para el mundo, ejemplo de cómo una nación entera se recupera del desastre y de cómo una nación entera puede ser resiliente al cambio climático de cara al futuro", afirmó Sherrit en una conferencia de prensa en Dominica el año pasado.

A la vanguardia

Dominica no solo está a la vanguardia en lo que respecta a cambio climático. Las cálidas aguas de la isla también son uno de los más poblados hábitats veraniegos de los cachalotes migratorios. Proteger estas poblaciones hace aún más urgente el esfuerzo por eliminar los plásticos que, se sabe bien, son dañinos para los mamíferos marinos.

El explorador de National Geographic Shane Gero ha pasado 15 años trabajando en Dominica estudiando los cachalotes. Dice que, comparado con otras regiones, las aguas de Dominica todavía se ven impolutas, pero observar plástico flotando no es inusual.

"Los animales son curiosos, particularmente las crías", asegura. "A veces juegan con los recipientes de poliestireno que se utilizan para llevar comida".

Los cachalotes pueden vivir hasta 70 años. Muchos viven en grupos familiares. A lo largo de los años, Gero ha podido observar interacciones entre los grupos de ballenas. Sin embargo, en los últimos años, algunas crías no han sobrevivido.

No sabe exactamente por qué estas jóvenes crías de cachalotes murieron prematuramente y afirma que es una cuestión que todavía se sigue investigando, pero los científicos saben que la vida silvestre y el plástico no se mezclan. Las ballenas y otros mamíferos marinos han sido arrastrados hasta la playa en Tailandia y España con grandes cantidades de plástico en sus estómagos.

Según las estimaciones realizadas por un estudio de 2015 publicado en Science, ocho millones de toneladas de plástico terminan en el océano cada año. Pero Dominica espera que sus aguas impolutas continúen siendo un refugio para algunos de los animales más majestuosos del océano.

Una meta aún mayor

El anuncio de Dominica llega unas semanas después de haberse publicado la edición especial de National Geographic “¿Planeta o Plástico?” que informó sobre los problemas provocados por los plásticos no biodegradables, particularmente en los océanos del mundo.

El fotógrafo de National Geographic Brian Skerry ha fotografiado la vida marina de todo el mundo, y en muchos lugares ha visto los desafíos que el plástico presenta para los animales que intenta fotografiar.

"Estos son lugares a los que se tarda días en llegar desde lugares remotos como Fiyi, y, sin embargo, en estas islas despobladas que deberían ser impolutas te encuentras con crías rodeadas de basura plástica", cuenta. "Eso solo muestra cuánto plástico hay en el océano".