Las plantas ayudan a absorber nuestro carbono, pero ¿por cuánto tiempo más?

Desde la era industrial, las plantas han estado absorbiendo carbono, pero a los científicos les preocupa que tan pronto pueden saturarse.Wednesday, May 22, 2019

Por Sarah Gibbens
Bosques como el Hall of Mosses en el Parque Nacional Olympic de Washington son sumideros críticos de carbono, regiones que absorben más carbono del que emiten.

Todos los arbustos, las vides y los árboles que te rodean desempeñan un papel fundamental en la extracción del exceso de carbono de la atmósfera, y un nuevo estudio sostiene que, hasta la fecha, las plantas están ayudando a absorber el exceso de emisiones de carbono.

Pero en algún momento, las plantas se saturarán de carbono y el cambio climático que las ayudó a extenderse comenzará a reducirlas. Exactamente cuándo sucederá eso es una pregunta que los científicos están intentando responder.

Desde que comenzó la Revolución Industrial a principios del siglo XX, la cantidad de carbono en la atmósfera causada por la actividad humana ha aumentado rápidamente. Usando modelos informáticos, los autores del estudio concluyeron que la fotosíntesis ha aumentado en un 30 por ciento.

"Es una especie de revestimiento de plata en un cielo tormentoso", dice Lucas Cernusak, autor del estudio y ecofisiólogo de la Universidad James Cook en Australia.

El estudio se publicó en la revista Trends in Plant Science.

¿Cómo pueden determinarlo?

Cernusak y sus colegas utilizaron datos de un estudio de Nature de 2017 que midió el sulfuro de carbonilo encontrado en muestras de hielo y en muestras de aire. Además del dióxido de carbono, las plantas absorben sulfuro de carbonilo durante su ciclo natural del carbono y se usa frecuentemente para medir la fotosíntesis a escala global.

“Las plantas terrestres están eliminando aproximadamente el 29 por ciento de nuestras emisiones que de otro modo contribuirían al crecimiento de la concentración de CO 2 en la atmósfera. Lo que demostró nuestro análisis de modelos es que el papel de la fotosíntesis terrestre en la conducción de este sumidero de carbono en la tierra es mayor que el estimado en la mayoría de los otros modelos”, dice Cernusak.

El sumidero de carbono se refiere a la cantidad de carbono absorbido por las plantas frente a la cantidad que podrían emitir naturalmente a través de la deforestación o de la respiración.

Algunos científicos confían menos en el uso del sulfuro de carbonilo como método para medir la fotosíntesis.

Kerrie Sendall es bióloga de la Georgia Southern University y estudia cómo crecen las plantas en diferentes escenarios de cambio climático.

Debido a que la absorción del sulfuro de carbonilo en las plantas puede variar según la cantidad de luz que reciben, Sendall dice que las estimaciones del estudio "podrían estar sobreestimadas", pero señala que la mayoría de los métodos para medir la fotosíntesis global tienen un grado de incertidumbre.

Más verdes y más frondosos

Independientemente de la velocidad en la que ha aumentado la fotosíntesis, los científicos están de acuerdo en que el exceso de carbono actúa como un fertilizante para las plantas, lo que fomenta su crecimiento.

"Hay evidencia de que los árboles son más frondosos y que hay más madera", dice Cernusak. "La madera es realmente donde la mayor parte del carbono se absorbe en la masa de la planta".

Los científicos del Laboratorio Nacional Oak Ride han observado que cuando las plantas están expuestas a niveles crecientes de CO 2 , aumenta el tamaño de los poros de una hoja.

En la investigación experimental de Sendall, ella expuso las plantas para duplicar la cantidad de dióxido de carbono al que estaban acostumbradas.

En esas condiciones de CO 2 que aumentó drásticamente, "la composición de los tejidos de sus hojas es un poco diferente", dice ella. "Hace que sea más difícil comer para los herbívoros y resulta más difícil que crezcan las larvas".

Punto de inflexión

Los niveles de CO 2 en la atmósfera están aumentando y se supone que, finalmente, las plantas no podrán mantenerse al día.

"La respuesta del sumidero de carbono de la tierra frente al aumento del CO 2  en la atmósfera sigue siendo la mayor incertidumbre en el modelado del ciclo global del carbono hasta la fecha, y esto es un gran contribuyente a la incertidumbre en las proyecciones del cambio climático", señala el Laboratorio Nacional Oak Ride en su sitio web.

La limpieza de tierras para la ganadería o para la agricultura y las emisiones de combustibles fósiles son las mayores influencias en el ciclo del carbono. Sin esas dos cosas, los científicos dicen que  un punto de inflexión es inevitable.

"La mayor parte del CO 2 que emitimos permanecerá en el aire, las concentraciones de CO 2 aumentarán rápidamente y el cambio climático se producirá más rápidamente", dice Danielle Way, una ecofisióloga de la Western University.

¿Qué podemos hacer?

Científicos de la Universidad de Illinois y del Departamento de Agricultura han estado experimentando formas de modificar genéticamente las plantas para almacenar aún más carbono. Una enzima llamada rubisco es responsable de capturar el CO2 para la fotosíntesis, y los científicos quieren hacerla más eficiente.

Pruebas recientes de cultivos modificados han demostrado que el aumento del rubisco aumenta los rendimientos en aproximadamente un 40 por ciento, pero el uso de la enzima vegetal modificada a gran escala comercial podría tardar más de una década en implementarse. Hasta ahora, las pruebas solo se han realizado en cultivos comunes como el tabaco, y no está claro cómo el rubisco podría alterar los árboles, que capturan la mayor cantidad de carbono.


En septiembre de 2018, los grupos ambientalistas se reunieron en San Francisco para diseñar un plan para salvar bosques, un activo natural que dicen es la "solución climática olvidada".

"Creo que los responsables de las políticas deberían responder a nuestros hallazgos reconociendo que la biosfera terrestre está funcionando por el momento como un eficiente sumidero de carbono", dice Cernusak de la Universidad James Cook. "Toma medidas inmediatas para proteger los bosques para que puedan continuar funcionando de esta manera, y empieza a trabajar de inmediato para eliminar la carbonización de nuestra producción de energía".

Seguir leyendo