Medio Ambiente

Para mantener el planeta floreciente, el 30% de la Tierra necesita protección para el 2030

El movimiento protegería la biodiversidad, ralentizaría las extinciones y ayudaría a mantener un clima estable, tal como explica un grupo líder de conservacionistas. Jueves, 31 Enero

Por Emma Marris

Esta nota fue producida con la colaboración de National Geographic Society.

En un informe conjunto publicado online  en diciembre, algunas de las organizaciones de conservación más grandes del mundo pidieron que el 30 por ciento del planeta sea administrado para la naturaleza para el 2030 y que la mitad del planeta esté protegido para el 2050. Y esta semana, un grupo de trabajo de las Naciones Unidas respondió publicando un resumen de esta idea (descarga directa). Pero exactamente lo que cuenta como "protegido", y cómo los países pueden alcanzar esos objetivos, aún está pendiente de debate.

Los conservacionistas dicen que estos altos niveles de protección son necesarios para salvaguardar los beneficios que los humanos derivan de la naturaleza, como la filtración de agua potable y el almacenamiento de carbono que de otra manera aumentarían el calentamiento global. Las áreas también son necesarias para prevenir la pérdida masiva de especies.

Los seres humanos y sus animales domésticos están exprimiendo el resto de la vida en la Tierra al máximo. Hoy en día, sólo el cuatro por ciento de los mamíferos del mundo son salvajes. El otro 96 por ciento pertenece a nuestro ganado y a nosotros mismos. Desde 1970, las poblaciones de mamíferos silvestres, aves, peces y anfibios han disminuido, en promedio, en un 60 por ciento.

La pérdida de hábitat es ampliamente considerada como la principal causa de extinción de especies en todo el mundo y estas dramáticas disminuciones de la población son una señal de alerta de que muchas especies están en al límite, pero la buena noticia es que todavía hay tiempo para salvar a la mayoría de las especies. La Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza enumera 872 especies como extintas, pero 26.500 especies en peligro de extinción. Para salvar a esas especies, a sus hogares y a las otras especies de las que dependen deben ser protegidos y debe hacerse rápidamente.

"Tenemos un reloj muy apretado", dice Brian O'Donnell, director de la Campaña para la Naturaleza de Wyss, con sede en Durango, CO, quien aboga a nivel mundial por más áreas de conservación. "Cada año que esperamos, ponemos más especies en peligro".

La convocatoria forma parte de un proceso de establecimiento de objetivos ambientales globales organizado por la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica. Las negociaciones sobre los detalles específicos del objetivo continuarán hasta la reunión en Beijing en octubre de 2020.

Los objetivos reemplazarán e irán más allá de las "Metas de Aichi para la Diversidad Biológica", que se establecieron en el 2011 y se espera que se alcancen en el 2020. Entre ellos se encuentra el objetivo de proteger el 17 por ciento de las aguas terrestres y continentales y el 10 por ciento de las áreas costeras y marinas.

Estos objetivos todavía están a nuestro alcance. A partir del 2018, el 14,9 por ciento de la superficie terrestre de la Tierra y el 7,3 por ciento de los océanos del mundo están formalmente protegidos.

Los firmantes de la convocatoria del 30 por ciento para el 2030 publicada esta semana incluyen BirdLife International, Conservation International, National Geographic Society , el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales, Nature Conservancy y otras nueve organizaciones no gubernamentales. La mayoría ve el objetivo del 2030 como un trampolín en el camino hacia una meta aún más ambiciosa: conservar la mitad del planeta para el 2050.

Las convocatorias para proteger a la mitad de la Tierra se remontan a los años 70, pero el concepto ha cobrado impulso en los últimos años gracias a la fundación del movimiento Nature Needs Half en 2009 y a la publicación en el 2016 de la eminente EO naturalista. El libro de Wilson, Half Earth..

"Ha habido una gran convergencia de pensamiento en términos de personas que piensan en una escala más grande", dice Jonathan Baillie, vicepresidente ejecutivo y científico principal de la National Geographic Society, con sede en Washington DC. "Es muy raro que todas las principales organizaciones de conservación se pongan de acuerdo en una cosa”.

Los partidarios dicen que tener un objetivo ambicioso y claro puede ayudar a la crisis de pérdida de biodiversidad a obtener la atención que merece de los gobiernos y de las instituciones privadas. En los últimos años, la preocupación por el cambio climático ha captado más atención.

O'Donnell dice que en la última reunión de la Convención sobre Biodiversidad, los ministros de medio ambiente del país fueron los funcionarios de mayor rango que asistieron, y muchos de ellos solo se quedaron en una parte de la reunión. En cambio, a las reuniones del Acuerdo Climático de París asisten presidentes y primeros ministros. Al mismo tiempo, las conversaciones sobre el clima reciben mucha más atención de los medios y del público. Pero el problema de salvar la biodiversidad "debe ser elevado entre los líderes mundiales", dice O'Donnell.

Incluyendo indígenas

Algunos observadores esperan escuchar más detalles antes de apoyar la idea.

La convocatoria para proteger al 30 por ciento de la Tierra "alarmó" a Victoria Tauli-Corpuz, Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, con sede en la ciudad de Baguio, Filipinas. Tauli-Corpuz fue uno de los autores de un informe del 2018 que criticaba a las organizaciones conservacionistas por expulsar a los indígenas de sus tierras tradicionales para crear áreas protegidas, evitando que los desplazados anteriormente por los parques reclamaran sus tierras, o vigilando agresivamente su comportamiento y perjudicando sus medios de vida mediante la prohibición de la agricultura o de la caza.

Los conservacionistas reconocen cada vez más los derechos de los pueblos indígenas respecto a sus tierras, e incluso señalan el hecho de que las tierras controladas por los pueblos indígenas a menudo se cuidan mucho mejor que las tierras controladas por los colonos. Aunque los indígenas representan menos del cinco por ciento de la población mundial, poseen o administran alrededor del 25 por ciento de los terrenos de la Tierra, con mayor diversidad y manejada de manera sostenible que las tres cuartas partes restantes. Y a pesar de los desafíos de la pobreza y los derechos inseguros sobre la tierra, los pueblos indígenas y las comunidades locales gastan alrededor de cuatro mil millones de dólares al año en conservación, una parte significativa del gasto global total de alrededor de 21 mil millones.

Pero Tauli-Corpuz, que también es indígena, dice que las ideologías cambian lentamente, y para muchos, la presencia a tiempo completo de las personas que se ganan la vida parece incompatible con la conservación. "Creo que todavía están atrapados en la idea de que las personas no deberían intervenir en la naturaleza", dice ella. "Vine de una reunión en Nairobi hace unos días, y casi todos los oradores todavía estaban hablando sobre este tema".

Ella ha pedido que se establezca un mecanismo de reclamo, para que los pueblos indígenas puedan quejarse formalmente ante las Naciones Unidas si se ven perjudicados por los proyectos de conservación, pero esto aún no se ha hecho. La restitución de la tierra y los recursos tomados por los proyectos de conservación anteriores en general tampoco han ocurrido aún, agrega. "Pedir un aumento sin abordar los problemas planteados por los pueblos indígenas será problemático", dice ella.

Los que están detrás de la convocatoria del 2030 dicen que las tierras administradas y habitadas por indígenas y otras comunidades locales contarán para el objetivo. "Proteger la biodiversidad significa proteger los derechos indígenas", dice O'Donnell. "Eso va a estar en el centro del 30 por ciento para el planeta, en lugar de estar en conflicto con él".

Nuevos enfoques innovadores

Algunas áreas son manejadas por la población local tanto para la conservación como para el uso sostenible. O'Donnell y Baillie dieron el ejemplo de Northern Rangelands Trust, un consorcio de conservas en Kenia en el que pastores locales de 18 grupos étnicos diferentes administran sus tierras tanto para el pastoreo de ganado como para la conservación de animales salvajes, con el apoyo financiero y logístico de las ONG e instituciones gubernamentales.

El proyecto deja claro que no todas las "áreas protegidas" en el objetivo del 30 por ciento se verán como el tipo de parques y reservas con los que muchos estadounidenses están familiarizados. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha creado una tipología de categorías de áreas protegidas, que van desde el Tipo Ia, “Reservas Naturales Estrictas”, con acceso limitado para las personas, hasta el Tipo IV, “Área protegida con uso sostenible de los recursos naturales” - que más o menos describe muchos lugares donde los indígenas viven hoy.

Esto, junto con el historial superior de los pueblos indígenas en la protección de la biodiversidad, es la razón por la cual Erle Ellis, un científico ambiental de la Universidad de Maryland, en el condado de Baltimore, dice que, en lo que a él se refiere, "la aplicación de la soberanía indígena debería ser automáticamente parte de ese 30 por ciento".

Más allá de los diversos gustos de "área protegida", la convocatoria incluye espacio para "Otras medidas de conservación basadas en áreas efectivas". Como lo sugiere la capitalización, esta no es solo una frase imprecisa, sino una categoría cada vez más codificada de la gestión de la tierra, que se esbozó por primera vez en los objetivos de Aichi del 2011. Un informe lo define como "un espacio definido geográficamente, no reconocido como un área protegida, que se rige y se administra a largo plazo de manera que ofrezca la conservación efectiva in situ de la biodiversidad, con servicios ecosistémicos asociados y valores culturales y espirituales".

Los ejemplos potenciales incluyen los campos tradicionales de caza y recolección, áreas naturales sobre bases militares, áreas reservadas para la investigación científica, sitios sagrados y cementerios, pastizales de praderas nativas, o incluso diversos parques de la ciudad.

Evitar los “parques de papel”

De acuerdo con la declaración de la visión del grupo, el 30 por ciento que está protegido no solo será la parte más barata y fácil de proteger, sino que debe ser totalmente representativa de la diversidad de los ecosistemas del planeta. Sin embargo, eso puede ser difícil de lograr para el 2030, dice Ellis.

"La gran pregunta sobre llegar al 30 por ciento en poco más de diez años es si la velocidad va a sacrificar la calidad", dice. "Sería una pena que la gente tratara de llegar rápido preservando la tierra que no está realmente bajo presión".

Del mismo modo, dice, conservar la tierra sin asegurarse de que haya fondos a largo plazo para gestionarla y que haya planes para garantizar la estabilidad y la prosperidad de las comunidades aledañas corren el riesgo de crear "parques de papel" que son saqueados de forma rutinaria por aquellos que no tienen participación en la zona o que son impulsados por necesidad. "Al intentar avanzar demasiado, es posible que creen un gran reino de conservación fallida", advierte.

Por lo tanto, la visión emergente es más compleja de lo que puede sugerir el eslogan "30 por ciento para el 2030". Para el 2030, dicen los conservacionistas líderes, la Tierra debería dedicar el 30 por ciento de su tierra y mar a una combinación de áreas manejadas en beneficio de la naturaleza, financiadas localmente, con apoyo local y ecológicamente representativas.

Seguir leyendo