THE HOT ZONE

Conoce a la científica que se enfrentó a la primera aparición del Ébola en los Estados Unidos

La patóloga veterinaria del ejército Nancy Jaax comparte cómo fue su experiencia ante la aparición alarmante del virus en un laboratorio de Virginia hace treinta años. Martes, 7 Mayo

Por Catherine Zuckerman

Hace treinta años, los científicos que trabajaban en las instalaciones de un laboratorio en Reston, Virginia, lucharon por contener un virus mortal: el Ébola. Los monos que habían sido enviados al laboratorio desde Filipinas estaban dando positivo con la enfermedad, que nunca antes se había detectado en los Estados Unidos. Cuando los monos se enfermaron y comenzaron a morir, los funcionarios establecieron un protocolo para tratar de prevenir un brote. Si el virus se propagara, creían los científicos, sería una seria amenaza para la salud pública. (Descubre el segundo brote más grande del mundo de Ébola, que se está propagando en la República Democrática del Congo).

Nancy Jaax, patóloga veterinaria del Ejército de EE. UU., desempeñó un papel clave en el manejo de la situación, que inspiró el libro de 1994 The Hot Zone y ahora ha sido adaptado a una mini serie de seis temporadas que se estrenará en National Geographic en mayo. Hablamos con Jaax sobre su carrera militar, lo que sucedió en Reston y sobre las lecciones que la gente puede tomar del incidente.

Esta entrevista ha sido editada por su extensión y claridad.

¿Cómo llegaste a ser veterinaria del ejército? ¿Qué te llevó a esta línea de trabajo?

[Mi esposo] Jerry y yo crecimos en pequeñas comunidades rurales, y fui a la escuela de veterinaria probablemente por la misma razón por la que todos los niños van a la escuela veterinaria: quieres ayudar a los animales. Entras y aprendes sobre cosas y vas a salvar animales. No sos realmente consciente de todas las otras cosas que puedes hacer con un título de veterinario.

Manhattan, Kansas, donde vivíamos, es una ciudad bastante pequeña, en lo que respecta a las prácticas veterinarias. Este fue el final de la guerra de Vietnam, y Ft. Reilly estaba muy cerca, por lo que Jerry llamó al oficial de personal y dijo: mi esposa tiene un año de la escuela veterinaria y creo que me gustaría unirme al Ejército. Así lo hizo, y un año más tarde estábamos en la misma posición invertida: estaba lista para buscar trabajo, así que conversamos al respecto, y él llamó al oficial de personal nuevamente y dijo: mi esposa está realmente interesada en unirse al Ejército. Si hay algún lugar al que nos puede enviar que queramos ir y podamos estar juntos, lo haremos.

Así que nos fuimos a Seattle y luego a Alemania, donde trabajamos mucho con perros guardianes. De hecho, diagnosticamos el primer coronavirus que se diagnosticó en perros y lo publicamos. Descubrí a través de ese proceso que lo que realmente me interesaba en la medicina era descubrir cómo funcionan las cosas, por qué suceden y por qué ocurren de la manera en que lo hacen. Y como habíamos hecho algunas publicaciones, nuestro cuerpo general sugirió que fuéramos al área de Washington y observáramos los programas de residencia del Ejército, porque el Ejército es realmente grande en la educación continua. Cuando fuimos al Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de los Estados Unidos (USAMRIID), realmente nos gustó. Tenemos diferentes especialidades, pero son muy compatibles. Jerry estaba en medicina animal de laboratorio y yo estaba en el programa de patología veterinaria, por lo que realmente nos permitieron hacer una carrera completa.

La parte del Ébola apareció un poco más tarde. A principios de los años 80, no sabíamos nada sobre la enfermedad, y mi jefe me llamó y me dijo: "Creo que tengo el proyecto perfecto para ti". Me gustaba la medicina, me gustaba descubrir cómo funcionaban las cosas y, por lo tanto, me ofrecí para el proyecto. No se sabía nada acerca de este agente, aparte de que tenía más de un 90 por ciento de letalidad, por lo que resultó ser un tipo de investigación muy satisfactoria para participar. Si me hubieras preguntado en la escuela de veterinarios si iba a ser una patóloga veterinaria haciendo ese tipo de trabajo, nunca hubiera sabido que existía.

¿Cuál fue exactamente tu papel en el laboratorio de Reston?

No éramos muchos los que sabíamos sobre el Ébola. Trabajé mucho con él, y cuando los monos se enfermaron, las personas que trabajaban con ellos pensaron que era la fiebre hemorrágica de los simios y nos enviaron algunas muestras. Lo que hago como patóloga veterinaria es observar la patología de los tejidos reales con un microscopio, y así es como se buscan las pruebas del virus. Fui al laboratorio y pedí ver las diapositivas de los monos que se estaban muriendo, y estaba muy claro que contenían señales de identidad compatibles con el virus del Ébola.

Realicé un examen postmortem de los tejidos y otros en los animales que estaban enfermos. Lo interesante de estos monos es que en realidad tenían una coinfección con dos agentes muy letales: tenían la fiebre hemorrágica de los simios, que no es contagiosa para las personas, y también tenían Ébola. Es importante reconocer que en ese momento, solo conocíamos dos cepas del Ébola y ambas eran extremadamente letales. Así que no sabíamos lo letal que iba a ser esto. Por lo que sabíamos y por lo que nuestros diagnósticos decían, este era el Zaire ebolavirus, que suele ser fatal. 

Contemplando hacia atrás esa situación, ¿qué es lo que más te asustó?

Lo que más te asusta es que iba a salir del edificio. El primer brote de un filovirus [el grupo de virus que incluye el Ébola] fue un virus llamado Marburg, y ocurrió en una instalación de vacunas donde se produjo la vacuna contra la polio. Muchas personas se infectaron con el virus y murieron, lo que engendró las regulaciones actuales de cuarentena, que establecen que cualquier primate no humano que ingresa al país está en cuarentena durante 30 días, ya que estos virus siempre se ponen en cuarentena. Los monos en Reston estaban en cuarentena, pero lo que te preocupa es si hubo una exposición humana: alguien que trabajó en el laboratorio y luego se enfermó y luego pasó a otra persona. Así que esa es tu gran preocupación.

Sabemos que el ébolavirus Reston, el nombre dado a la cepa descubierta en el laboratorio, no enfermó a ningún ser humano. ¿Por qué era tan letal para los monos pero no para las personas?

Cuatro o cinco de los cuidadores que trabajaban en la instalación realmente se infectaron y vieron el virus; simplemente no los enfermaron clínicamente. Cuando fuimos a despoblar la instalación, éramos unos 47 o 48 de nosotros, y nadie estaba seroconvertido, lo que significa que no se demostró que sus cuerpos estuvieran desarrollando anticuerpos, lo que es un indicio de una respuesta inmune. No sabemos exactamente por qué Reston no enfermó a las personas, pero el mensaje para llevar a casa fue que los procedimientos de seguridad que utilizamos y la forma en que lo manejamos funcionaron. Nadie había hecho esto antes, porque esto nunca había sucedido, y nuestros procedimientos se convirtieron en el modelo de qué hacer si realmente se presenta una de estas enfermedades.

¿Puede contarnos un poco más sobre los peligros que el Ébola representa para la vida silvestre?

El gran problema con el Ébola en este momento, creo, es que prácticamente ha eliminado a la población de gorilas. Debido a que los primates no humanos son muy susceptibles, y la cepa de Costa de Marfil mató a muchos chimpancés, es muy peligroso para esos animales, sin lugar a dudas. A través de la investigación, descubrimos que era transmisible [de los animales a los humanos] a través de la comida, y pensamos que así es como contagiaron a las especies originalmente, a través del consumo de carne de animales silvestres en África. Los animales se cazan en el bosque y luego se venden en los mercados.

¿Sabemos todavía cuáles son los orígenes del Ébola, cuál es el huésped?

No, pero creo que nos estamos acercando cada vez más. Al principio, muchos de los veteranos creían que el virus que causa el Ébola está muy relacionado con el virus de la rabia. Los murciélagos realmente pueden tener la rabia en sus glándulas salivales, así que sentimos que los murciélagos estaban involucrados en algún lugar, pero nunca pudimos encontrar a ningún murciélago que estuviera enfermo. Pero, por supuesto, ahora lo han hecho, así que está claro que los murciélagos son probablemente parte del reservorio.

¿Puedes hablar sobre lo que has visto con enfermedades zoonóticas desde la situación de Reston?

La fiebre del Nilo occidental es una enfermedad zoonótica que también fue diagnosticada por una patóloga veterinaria llamada Tracey McNamara. Ella trajo esos tejidos a USAMRIID y juntos determinamos que eso era lo que era. Lyme es otro. La gente solía pensar que ocurría sólo en los ciervos, y por supuesto que no, ahora está en un reservorio de ratones. Lyme es un problema mucho más grande de lo que muchas personas se dieron cuenta o admitieron originalmente. Ciertamente hay otros, como la gripe, que circula a través de las aves y de los cerdos, y el ántrax, que se asocia principalmente con el ganado. Es muy común en el Medio Oeste y, por supuesto, se ha identificado como el principal agente de guerra biológica.

La nota de The Hot Zone te destaca como mujer en un campo dominado por hombres. ¿Cuál fue tu experiencia en ese sentido?

Nunca fue realmente un problema para mí. Tuve mucha suerte de trabajar para jefes que apreciaban lo que podía hacer y era buena en mi trabajo. Pero en ese momento, mi clase de veterinaria tuvo a una de las mujeres más grandes que nunca había tenido, y sólo ocho de nosotros, de los 80. Hasta entonces, el promedio estándar era dos de 80. Ese no es el caso ahora, pero para superar la escuela veterinaria como mujer en esa era, simplemente no era tan común. Y luego entras en el ejército, ¡realmente no era común! Así que eres la única en el corral que está en esa categoría. Pero honestamente sentí que siempre recibí un trato justo. Nunca sentí que alguien fuera, bueno, ella es una mujer, no puede hacer esto.