catherine-parr

Renunció al amor de su vida, sobrevivió a Enrique VIII y se destacó como reina erudita

Catalina Parr hizo algo más que sobrevivir a su famoso marido. Desempeñó un papel decisivo en el futuro del reino y de sus futuras reinas.

Catalina Parr no fue simplemente la sexta (y última) esposa del rey Enrique VIII de Inglaterra. Fue una erudita dotada y una líder capaz que ayudó a cultivar las mismas cualidades en su hijastra, la futura reina Isabel I.

Fotografía de Ian Dagnall Computing Alamy Stock Photo
Por Parissa DJangi
Publicado 26 sept 2023, 12:58 GMT-3

"Divorciado, decapitado, muerto; divorciado, decapitado, sobrevivido": Esta rima ha ayudado a generaciones de estudiosos de la historia de la realeza británica a no confundir a las seis esposas del rey Enrique VIII.

Puede que la historia recuerde a Catalina Parr, la sexta esposa de Enrique, como alguien que simplemente "sobrevivió" a su matrimonio, pero su vida (ahora objeto del cine) ni empezó ni terminó con el rey inglés. Por el contrario, Catalina fue una erudita dotada y una reina capaz que desempeñó un papel importante en la configuración del futuro de su reino.

La reina reticente

Nacida en 1512, Catalina Parr aprendió desde muy joven a abrazar el poder de su propia mente. Su madre Maud, quien fue dama de compañía de la reina Catalina de Aragón (primera esposa de Enrique), comprendió la importancia del aprendizaje, especialmente para las niñas. Por eso diseñó una educación humanista para su hija, que probablemente incluía latín, francés, estudios religiosos y matemáticas.

A Catalina le esperaba el mismo destino que a la mayoría de las hijas de las clases altas: el matrimonio. A los 31 años, ya se había casado y enviudado dos veces. Su primer marido, Sir Edward Burgh, murió en 1533 tras cuatro años de matrimonio. John Neville, el segundo marido de Catalina, era 19 años mayor que ella y murió en 1543.

Catalina siguió los pasos de su madre en 1542, cuando se convirtió en dama de compañía de la princesa María, hija del rey Enrique VIII. Cuando Catalina llegó a la corte, un nuevo hombre llamó su atención: Thomas Seymour, hermano de la tercera esposa del rey, Jane Seymour, fallecida en 1537. Su atracción por el apuesto y carismático Seymour se convirtió en amor. Como ella le confesaría más tarde, "mi mente estaba totalmente decidida [...] a casarme contigo antes que con cualquier hombre que conociera".

Pero antes de que Catalina pudiera casarse con el amor de su vida, alguien más en la corte la persiguió: Enrique VIII. Aquejado de úlceras en las piernas y gota, Enrique era en 1542 una sombra de su antigua gloria como príncipe dorado de Inglaterra. También estaba soltero. Ese mismo año había ejecutado a su quinta esposa, Catalina Howard, de 18 años. Por eso, cuando Enrique, de 52 años, eligió a Catalina Parr, de 31, como su sexta esposa, muchos supusieron que no buscaba una esposa, sino una nodriza.

En un principio, Catalina rechazó sin problemas las insinuaciones de Enrique. Pero Enrique no cedió. Finalmente, Catalina vio en el matrimonio un deber divino que "me hizo renunciar por completo a mi propia voluntad", como escribió años más tarde. Se casaron el 12 de julio de 1543.

"Al casarse con el Rey y no [con Seymour]", escribió la historiadora Jane Dunn, "Catalina Parr había sacrificado su corazón en aras del deber".

Tomar las riendas

Catalina aprovechó al máximo su sacrificio y abrazó su papel real. Su mandato como reina consorte ejemplificó lo que la historiadora Sarah Gristwood denominó "un papel más allá de la función habitual de la consorte como máquina reproductora".

Cuando Enrique pasó tres meses en Francia en 1544, entregó a Catalina las llaves del reino. Como regente, Catalina revisaba el papeleo y trabajaba con los consejeros para supervisar los asuntos de Estado. Su papel también dio a las dos hijas de Enrique "la oportunidad de observar el reino a cargo de una reina", argumentó la académica Janel Mueller, una oportunidad que resultaría muy útil.

De hecho, Catalina desempeñó otro papel importante: el de arreglar la familia. Enrique tenía una relación complicada con sus hijos e incluso apartó a sus hijas de la línea de sucesión.

María era la mayor, y su matrimonio con su madre, Catalina de Aragón, se había deteriorado tanto que rompió los lazos de Inglaterra con la Iglesia Católica para divorciarse de ella. La segunda hija de Enrique fue Isabel, a la que había declarado ilegítima en 1536 tras ejecutar a su madre, su segunda esposa Ana Bolena.

Finalmente, el tercer hijo y heredero de Enrique fue Eduardo, cuya madre, Jane Seymour, murió poco después de dar a luz en 1537.

Catalina entabló relaciones afectuosas con todos sus hijastros y trabajó para restaurar la familia rota de Enrique y el derecho de nacimiento de sus hijas. Aconsejó a Enrique que restituyera a sus hijas en la línea de sucesión detrás de Eduardo. A principios de 1544, Enrique lo hizo oficial al dar su consentimiento a la Tercera Acta de Sucesión, que daría forma a Inglaterra durante el resto del siglo, ya que cada uno de sus hijos tendría su turno en el trono.

Coronación de logros

Siguiendo el legado de su madre, Catalina Parr fue una erudita por derecho propio. En 1545 se convirtió en pionera al ser la primera mujer inglesa en publicar una obra en inglés con su propio nombre: Prayers or Meditations, un texto religioso.

Compartió su amor por el aprendizaje con sus hijastros, dando forma a su educación. Su vínculo con la precoz y enérgica Isabel fue especialmente fuerte, y Catalina estimuló la aguda mente de la joven princesa. Ayudó a conseguir al erudito William Grindal como tutor de Isabel, y su experiencia en griego probablemente fomentó el don de Isabel para los idiomas. Isabel llegó incluso a traducir obras publicadas y regalárselas a su madrastra. Cuando presentó su traducción al francés del Espejo del alma pecadora de Margarita de Angulema, pidió a Catalina que "borrara, puliera y enmendara" los errores de su traducción del poema religioso.

Sin embargo, la devoción de Catalina por el protestantismo le granjeó críticas en la corte. La Reforma inglesa estaba aún en pleno apogeo y muchos nobles rechazaban lo que consideraban un celoso protestantismo. Se quejaban de que Catalina pretendía tener demasiada influencia sobre el rey. Algunos incluso la llamaron hereje.

Pero cualquier atisbo de motín contra ella terminó cuando Enrique VIII murió el 28 de enero de 1547. Catalina enviudó de nuevo.

Forjando el futuro de Inglaterra

La muerte de Enrique puso fin al mandato de Catalina como reina, pero no a su relación con sus hijastros, especialmente con Isabel. Con María administrando sus propios bienes y Eduardo con un consejo de regentes, la joven princesa (ahora segunda en la línea de sucesión al trono) pasó a formar parte de la casa de Catalina en Old Manor, en Chelsea.

Isabel no era la única recién llegada. Los años de matrimonio con Enrique no habían calmado los sentimientos de Catalina por Thomas Seymour, su antiguo amor. Y así, solo cuatro meses después de enviudar, se casó con Seymour, un acto que conmocionó a la corte.

Pero Seymour pronto desvió su atención hacia Isabel, de 14 años. Según muchos relatos, se comportó de forma inapropiada, haciéndole cosquillas y abrazando a la joven princesa. Para separarlos, y probablemente para proteger a la niña, Catalina envió a Isabel a vivir con unos amigos.

Sin que ninguno de los dos lo supiera, sería una separación definitiva. El 30 de agosto de 1548, Catalina dio a luz a una hija a la que puso el nombre de la princesa María; nunca se recuperó. Cuando Catalina murió, el 5 de septiembre de 1548, solo tenía 36 años.

Catalina sobrevivió a su esposo real, pero también creó un legado que sobrevivió a ambos. Cuando la querida hijastra de Catalina heredó el trono en 1558 como Isabel I, lo hizo con el agudo intelecto y la confianza que su madrastra había cultivado en ella.

más popular

    ver más
    loading

    Descubre Nat Geo

    • Animales
    • Medio ambiente
    • Historia
    • Ciencia
    • Viajes
    • Fotografía
    • Espacio
    • Video

    Sobre nosotros

    Suscripción

    • Regístrate en nuestro newsletter
    • Disney+

    Síguenos

    Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados