Historia y Cultura

Los huesos de rata podrían cambiar la historia del "Hobbit" humano

Una gran cantidad de restos de roedores agrega nuevas pistas al destino del diminuto pariente humano Homo floresiensis en la isla indonesia de Flores Martes, 26 Marzo

Por Paige Madison

La cueva de piedra caliza de Liang Bua, en la isla indonesia de Flores, es ampliamente conocida como la cueva hobbit, el sitio donde el pariente humano extinto sorprendentemente diminuto y enormemente controvertido, Homo floresiensis fue descubierto. Pero para los científicos que excavan allí, el sitio se conoce como algo completamente distinto: la cueva de ratas.

"La primera vez que fui a las excavaciones en Liang Bua, recuerdo haber visto los huesos saliendo del suelo y sorprendiéndome de cómo era casi todo ratas", recuerda Matthew Tocheri, Presidente de Investigación en Canadá de Orígenes Humanos en Lakehead University.

Ahora, Tocheri y un equipo internacional de científicos han examinado los huesos de las ratas y han encontrado evidencias de cambios importantes en sus poblaciones pasadas, incluida una hace unos 60.000 años, cuando los hobbits continuaban desapareciendo de la cueva.

"Hace sesenta mil años es precisamente cuando la presencia de los hobbits comenzó a disminuir, antes de desaparecer por completo del sitio", dice Wahyu Saptomo, jefe de conservación y arqueometría del Centro Nacional de Investigación de Arqueología de Indonesia.

Eso significa que el descubrimiento, que se informa en el Journal of Human Evolution, no solo presenta un cuadro previamente desconocido de la paleoecología en torno a Liang Bua, sino que también podría ayudar a responder algunas de las preguntas más importantes sobre lo que les sucedió a los hobbits.

Medición de ratas

Cuando el H. floresiensis irrumpió en la escena paleoantropológica en el 2003, su cerebro pequeño y sus rasgos extraños y primitivos provocaron debates sobre dónde encajaba dentro del árbol genealógico humano. Mientras los científicos buscaban pistas sobre este misterio, el ambiente del hobbit comenzó a ser estudiado, con excavaciones en el sitio que revelaban un elenco de personajes prehistóricos casi tan extraños como el hobbit en sí, desde cigüeñas gigantes hasta parientes de elefantes del tamaño de una vaca y dragones antiguos de Komodo.

Sin embargo, las criaturas más abundantes que se encuentran debajo de la superficie del piso de la cueva son las ratas, que constituyen el 80 por ciento de los huesos identificables en el sitio.

Las ratas de Flores no son roedores promedio. Esto es tan cierto hoy como lo fue cuando el H. floresiensis recorrió el paisaje. Una de las especies de ratas vivas hoy en día es tan grande como un perro pequeño, y mientras que esta rata gigante usualmente obtiene el foco de atención, es solo una de las muchas especies preservadas en Liang Bua, cada una de las cuales varía en tamaño, comportamiento y preferencia alimenticia.

De todas las especies en la Tierra, "los roedores son el grupo más diverso de mamíferos", comenta la líder del estudio Elizabeth Veatch, una estudiante graduada en la Universidad de Emory que es cariñosamente conocida por el equipo de investigación como señorita Tikus (indonesia para la "dama rata"). Y en los sitios de paleoantropología, estas variaciones pueden transmitir información sobre la ecología local y el medio ambiente a través del tiempo.

Las ratas son excepcionalmente útiles para describir la imagen de la vida prehistórica en Liang Bua porque sus huesos aparecen continuamente en la secuencia de la cueva. Mientras que los hobbits, los stegodons y otros van y vienen, las ratas persisten en el tramo de aproximadamente 190.000 años que se conserva debajo del suelo de la cueva.

"El Homo floresiensis y los humanos modernos son simplemente huéspedes ocasionales que se registran y se retiran para estancias limitadas", señala Tocheri. (Obtenga más información sobre la búsqueda del ADN del hobbit).

Este cambio, según las hipótesis del equipo, refleja un cambio en el entorno que rodea la cueva con "hábitats más abiertos que dan paso a otros más cerrados", dice Jatmiko, coautora del estudio e investigadora del Centro Nacional de Investigación de Arqueología de Indonesia.Utilizando la diversidad y la persistencia temporal de las ratas y con financiamiento parcial de la National Geographic Society, Veatch y Tocheri midieron más de 12.000 huesos de ratas, los agruparon en clases de tamaño y rastrearon las abundancias relativas de cada clase a lo largo de la secuencia estratigráfica. Fue entonces cuando surgió una señal sorprendente: las ratas de tamaño mediano que prefieren hábitats más abiertos dominaron el sitio hasta hace unos 60.000 años, cuando los huesos dan paso a ratas más pequeñas y más adaptadas a los bosques.

¿Migración del hobbit?

Este cambio ecológico no sólo afecta a los hobbits, el equipo sugiere: “el H. floresiensis no estaba solo en esta partida, las grandes especies restantes siguieron su ejemplo. Hace 50.000 años, todos los rastros del hobbit, del stegodon, del buitre, de la cigüeña y del dragón de komodo habían desaparecido de la cueva", dice Saptomo.

Anteriormente, los científicos plantearon la hipótesis de que la gran fauna en Flores se extinguió. "La señal de las ratas, sin embargo, sugiere que la salida del H. floresiensis de Liang Bua podría haber sido simplemente porque ellos, y los demás, se fueron en busca de entornos más abiertos", dice Veatch. (En la isla vecina de Sulawesi, los científicos también encontraron herramientas de piedra que pueden haber pertenecido a un pariente hobbit).

En esencia, los hobbits y sus gigantes animales vecinos no necesariamente se extinguieron en ese momento, pero pueden haberse trasladado a partes más hospitalarias de la isla, dice el coautor Thomas Sutikna de la Universidad de Wollongong.

"Existe la posibilidad de que algunos de ellos aún sobrevivan después de ese tiempo en algún lugar de Flores", dice.

El análisis del equipo es "elegante y cuidadoso", dice Bernard Wood, director del Centro para el Estudio Avanzado de Paleobiología Humana en la Universidad George Washington, quien agrega que muestra la necesidad de tener en cuenta muchas interpretaciones posibles de un registro fósil determinado. "Este estudio es otro ejemplo de la locura de igualar el final del registro fósil de un taxón en un sitio o sitios locales, con su extinción en una región mucho más grande", dice.

Por ejemplo, los resultados podrían significar que las especies de los hobbits permanecieron en el pasado más reciente, e incluso pueden haber estado en contacto con nuestros ancestros. ancestrales. Los humanos modernos ( Homo sapiens ) parecen haber llegado a la isla hace unos 46.000 años y una posible extensión de la presencia de los hobbits en Flores sugiere que podrían haber encontrado humanos modernos en otras partes de la isla.

Resolver tales preguntas requerirá descubrimientos adicionales, en este caso, en Liang Bua y en otros lugares en Flores. Si los científicos son afortunados, encontrarán más cuevas y sitios que contienen los huesos del H. floresiensis . Y si aún tienen más suerte, también descubrirán montones y montones de huesos de ratas para ayudar a desarrollar lo que sucedió exactamente en los últimos días de este familiar humano perdido.