Historia y Cultura

10 datos que debes saber sobre el Día de los Muertos

Todos hemos oído sobre esta celebración o visto las clásicas pinturas de calaveras de azúcar, pero ¿qué representa realmente?jueves, 1 de noviembre de 2018

Por Logan Ward
Más 500 mujeres se reunieron en la Ciudad de México el 1 de noviembre de 2014 para marcar un Récord Guiness Mundial al ser el grupo más grande de mujeres vestidas como Catrina.

Esta es una de las cosas que sabemos: el Día de los Muertos  no es una versión mexicana de Noche de Brujas. A pesar de estar relacionados, los dos eventos anuales difieren enormemente en cuanto a las tradiciones y el tono. Mientras que Noche de Brujas es una oscura noche de terror y travesuras, las celebraciones por el Día de los Muertos se desdoblan en dos días en una explosión de color y alegría de canto a la vida.

Por supuesto, la temática es la muerte, pero el punto es demostrar amor y respeto por los miembros de la familia que fallecieron. En los pueblos y las ciudades de todo México, quienes asisten a las celebraciones visten atuendos y usan maquillaje extravagantes, realizan desfiles y fiestas, cantan y bailan, y hacen ofrendas a los seres queridos que perdieron.

Los rituales están repletos de significados simbólicos. Cuanto más entiendes sobre este festín para los sentidos, más lo apreciarás. A continuación, encontrarás 10 aspectos esenciales que debes saber sobre el evento anual más colorido de México.

Existen innumerables variantes de Catrina que se venden en diferentes formas durante la celebración y durante todo el año en México.

Reconocimiento de la UNESCO

Gracias a los esfuerzos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, o UNESCO, el término “patrimonio cultural” no se limita a monumentos y colecciones de objetos. También incluye expresiones vivientes de cultura (tradiciones) transmitidas de generación en generación. En 2008, la UNESCO reconoció la importancia del Día de los Muertos al incorporar la festividad a su lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Hoy, los mexicanos de todos los contextos religiosos y étnicos celebran el Día de los Muertos, pero en su esencia, la celebración es una reafirmación de la vida indígena.

Los participantes caminan por una calle que tiene murales pintados durante el Día de los Muertos.

Historia

El Día de los Muertos se originó miles de años atrás con los pueblos Aztecas, Toltecas y Nahuas, que consideraban que llorar a los muertos era una falta de respeto. Para estas culturas prehispánicas, la muerte era una etapa natural de la prolongada continuidad de la vida. Los muertos eran miembros de la comunidad que se mantenían vivos en la memoria y el espíritu, y durante el Día de los Muertos, regresaban temporalmente a la Tierra. La celebración actual del Día de los Muertos es una mezcla de ritos religiosos prehispánicos y banquetes cristianos. Se realiza el 1 y el 2 de noviembre (el Día de Todos los Santos y el Día de Todas las Almas, en el calendario católico) aproximadamente al momento de la cosecha de maíz de otoño.

Las flores y las velas crean el ambiente durante una vigilia del Día de los Muertos en un cementerio en Oaxaca, México.

Altares

La atracción principal de la celebración es un altar, u ofrenda, construido en cementerios y casas privadas. No son altares para la veneración; en cambio, están pensados para darles la bienvenida a los espíritus que regresan al reino de los vivos. Como tales, están repletos de ofrendas: agua para saciar la sed después del largo viaje, comida, fotos familiares y una vela por cada familiar muerto. Si uno de los espíritus es un niño, es posible que haya pequeños juguetes en el altar. Las caléndulas son las flores principales que se usan para decorar el altar. Distribuidos desde el altar hasta la tumba, los pétalos de caléndula guían a las almas dispersas de regreso a su lugar de descanso. El humo del incienso de copal, elaborado de la resina de los árboles, transmite veneración y plegarias, y purifica el área que rodea el altar.

Una mujer mexicana está sentada al lado de una tumba con caléndulas y otras flores durante una celebración del Día de los Muertos en Tzintzuntzan, México.

Calaveras literarias

Durante el final del siglo XVIII y principios del siglo XIX, la palabra calavera se utilizó para describir poemas humorísticos breves, que generalmente eran inscripciones sarcásticas en piedras sepulcrales publicadas en diarios que les causaban gracia a los vivos. Con el correr de los años, estas calaveras literarias se convirtieron en una parte popular de las celebraciones del Día de los Muertos. En la actualidad, la práctica es animada y sana. Estos poemas sarcásticos e inteligentes pueden estar impresos, ser leídos en voz alta y transmitidos en programas de televisión y radio.

La calavera Catrina

A principios del siglo XX, el caricaturista y litógrafo político mexicano, José Guadalupe Posada, creó un grabado para acompañar una calavera literaria. Posada vistió su personificación de la muerte con un sofisticado traje francés y lo llamó Calavera Garbancera pensado como un comentario social sobre la imitación de la sofisticación europea de la sociedad mexicana. “Todos somos calaveras” es una cita comúnmente atribuida a Posada. Detrás de todos nuestros adornos artificiales, todos somos lo mismo.

Las calaveras de azúcar se venden en diferentes formas en todo México. Este colorido grupo tiene lentejuelas en reemplazo de los ojos en Mercado Benito Juarez.

En 1947, el artista Diego Rivera presentó el esqueleto estilizado de Posada en su mural principal “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”. El busto esquelético de Posada usaba un sombrero femenino grande, y Rivera creó su versión femenina y la llamó Catrina, del lunfardo “los ricos”. Actualmente, la calavera Catrina, o la calavera elegante, es el símbolo más predominante del Día de los Muertos.

La comida de los Muertos

El trayecto desde el mundo de los espíritus hacia el reino de los vivos da mucha hambre y sed. Al menos, esa es la tradicional creencia en México. Algunas familias colocan la comida favorita de su ser querido muerto en el altar. Otras ofrendas comunes son:

Pan de muerto es un típico pan dulce, generalmente, presentado con semillas de anís y decorado con huesos y calaveras elaborados con masa. Los huesos pueden disponerse en un círculo, como en el círculo de la vida. Las pequeñas lágrimas de masa simbolizan la tristeza.

Las calaveras de azúcar son parte de una tradición de arte con azúcar traída por los misioneros italianos en el siglo XVII. Prensadas en moldes y decoradas con colores cristalinos, vienen en todos los tamaños y niveles de complejidad.

Las bebidas, entre las que se encuentran el pulque, una bebida fermentada dulce elaborada a partir de savia de agave; el atole, una delgada crema de gachas caliente elaborada a partir de harina de maíz, con azúcar de caña sin refinar, canela y vainilla; y el chocolate caliente.

Las caléndulas y las fotos familiares decoran un altar del Día de los Muertos en San Miguel de Allende, México.

Disfraces

El Día de los Muertos es una celebración extremadamente social que se vuelca a las calles y a las plazas públicas a toda hora del día y de la noche. Vestirse como esqueletos es parte de la diversión. Personas de todas las edades se maquillan de manera artística para parecerse a calaveras e, imitando a la calavera Catrina, usan trajes y vestidos sofisticados. Muchas de las personas que asisten a la celebración usan caracoles u otras matracas para aumentar la excitación y, posiblemente también, para despertar a los muertos y tenerlos cerca durante el festejo.

Papel picado

Es probable que hayas visto esta hermosa artesanía en papel muchas veces en restaurantes mexicanos. Su nombre, papel picado, describe perfectamente cómo se elabora. Los artesanos juntan papel de seda colorido en muchas capas, luego perforan las capas con un martillo y la punta de un cincel. El Papel picado no se usa exclusivamente durante el Día de los Muertos, pero desempeña un rol importante en la celebración. El arte que adorna los altares y las calles representa el viento y la fragilidad de la vida.

A woman adds finishing touches on her Catrina makeup ahead of the Catrinas Parade in Mexico City, Mexico.

El Día de los Muertos en la actualidad

Gracias al reconocimiento de la UNESCO y al intercambio de información mundial, el Día de los Muertos es más popular que nunca en México y, cada vez más, en el extranjero. Durante más de una decena de años, la organización cultural sin fines de lucro “Mano a Mano: Cultura mexicana sin fronteras”, con sede en Nueva York, ha representado la celebración del Día de los Muertos más grande de la ciudad. Pero las celebraciones más auténticas se realizan en México. 

Retratos del autor Gabriel García Márquez distribuidos en línea en un altar en San Miguel de Allende, México.

Escoge lo que quieras

Innumerables comunidades en México celebran el Día de los Muertos, pero los estilos y los atuendos varían según la región en función de la cultura prehispánica predominante. A continuación, algunos lugares que se destacan por sus celebraciones coloridas y emotivas:

  • Pátzcuaro

Una de las celebraciones del Día de los Muertos más emotivas tiene lugar cada año en Pátzcuaro, un distrito del estado de Michoacán, alrededor de 362 km al oeste de la Ciudad de México. Las personas indígenas del campo se reúnen en las orillas del Lago de Párzcuaro, donde se aprietan en canoas, con una sola vela encendida en cada extremo, y reman hacia una pequeña isla llamada Janitzio para realizar una vigilia durante toda la noche en un cementerio indígena.

  • Mixquic

En las afueras de la Ciudad de México, tocan las campanas del histórico convento Agustino y los miembros de la comunidad van en procesión hacia el cementerio local llevando velas y flores. Allí, limpian y decoran las tumbas de sus seres queridos.

Bailarinas en su vestuario tradicional dan un espectáculo frente a la iglesia de Santo Domingo en Oaxaca, México.
  • Tuxtepec

Esta pequeña ciudad en la región noreste del estado de Oaxaca es muy conocida por sus tapetes de aserrín. Durante días, los lugareños acomodan cuidadosamente el aserrín de colores, los pétalos de flores, el arroz, las agujas de pino y otros materiales orgánicos en elaborados patrones similares a tapetes en las calles de la ciudad. Tradicionalmente elaborados para procesiones importantes, los tapetes de aserrín de Tuxtepec son calificados en un concurso que se realiza durante el Día de los Muertos.

  • Aguascalientes

Ubicada aproximadamente a 225 km al norte de Guadalajara, Aguascalientes, lugar de nacimiento del grabador José Guadalupe Posada, extiende sus celebraciones por el Día de los Muertos a casi una semana durante su Festival de Calaveras. El festival termina con un gran desfile de calaveras a lo largo de la Avenida Madero.

Seguir leyendo