¿Qué es el solsticio?: todo lo que necesitas saber sobre este evento

Esta fecha, estrechamente vinculada a la evolución humana en la Tierra, marca la llegada de las principales estaciones del año: el invierno en el hemisferio sur y el verano en el hemisferio norte.

Por Redacción National Geographic
Publicado 21 jun 2022 08:35 GMT-3
La gente se reúne en Stonehenge, un antiguo monumento ubicado en Inglaterra, para observar el solsticio. ...

La gente se reúne en Stonehenge, un antiguo monumento ubicado en Inglaterra, para observar el solsticio. Durante el evento astronómico, el Sol se alinea con una de las enormes piedras de construcción del Neolítico.

Fotografía de Remi Benali

Quizá hayas escuchado hablar del solsticio: un acontecimiento astronómico que se produce dos veces al año, en junio y en diciembre, y que marca el inicio de una nueva estación. Este 21 de junio, la Tierra volverá a transitar por este acontecimiento astronómico, anunciando el comienzo del verano en el norte y del invierno en el sur. Ahora bien, ¿cómo ocurre este fenómeno?

El solsticio está vinculado a la inclinación de la órbita de la Tierra en relación al Sol. Según especifica NASA en su plataforma web, esta inclinación influye en la cantidad de luz solar que recibe cada mitad del planeta, lo que a su vez determina el cambio de las estaciones.

Sin embargo, para la humanidad, este evento significa mucho más que un indicador de cuándo comienza el verano o el invierno. "La relación humana con el solsticio se remonta a miles de años atrás. Esta observación del movimiento del sol ha dado lugar a los avances de la humanidad, desde la construcción de edificios hasta la creación del calendario", contó José Daniel Flores Gutiérrez, astrónomo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y editor responsable del Anuario del Observatorio Astronómico Nacional de ese país, durante una videollamada con National Geographic

Según Gutiérrez, aunque se trata de un conocimiento antiguo, este fenómeno astronómico sigue influyendo en la forma en que los seres humanos se organizan, celebran y perciben el mundo. 

¿Qué es el solsticio? 

El solsticio es un fenómeno astronómico que representa el momento en que el Sol alcanza su mayor declinación en latitud con respecto a la línea ecuatorial. ¿Pero qué significa esto? 

En primer lugar, es necesario recordar que la Tierra sigue una trayectoria alrededor del astro solar a lo largo de un año, lo que se denomina plano orbital. En relación a este concepto, los expertos indican que el eje del planeta tiene una inclinación aproximada de 23,4º, que no varía mucho durante su recorrido, por lo que siempre estará inclinado en la misma dirección, independientemente de la posición de la Tierra.

Esto hace que uno de los hemisferios reciba mayor incidencia de los rayos solares que el otro durante un determinado periodo del año. Tal como explicó Roberto Dell'Aglio Dias da Costa, profesor de Astronomía de la Universidad de São Paulo (USP) a este medio, durante seis meses, el polo sur está más inclinado hacia el Sol y, en consecuencia, el polo norte está más alejado

En los otros seis meses, la situación se invierte. "Estos dos momentos se llaman solsticios. Cuando la intensidad solar es mayor en uno de los hemisferios, se denomina solsticio de verano. En cambio, cuando la intensidad solar es menor, se produce el solsticio de invierno", añade el especialista a través de videollamada. 

Como otra de las características, Gutiérrez, el astrónomo de la UNAM, describe que mientras ocurre el solsticio, el Sol parece estar "detenido" en el cielo. "En este fenómeno, el Sol alcanza su posición extrema en el cielo, ya sea al norte o al sur, dependiendo de la época del año. Esto significa que, a partir de ese momento, la estrella comenzará a "girar". Durante el solsticio, sin embargo, permanece en el mismo punto durante algunas semanas, dando la impresión de estar inmóvil". Justamente, agrega el mexicano, este aspecto es el que da nombre al evento: "Solsticio significa 'sol parado'". 

Solsticio o equinoccio: cuáles son sus diferencias

Del mismo modo que el solsticio, el equinoccio es producto de un efecto de la inclinación del eje de la Tierra durante su órbita. 

"El equinoccio es el punto medio", asegura Gutiérrez. Durante este evento, que también se produce dos veces al año (en abril y septiembre), el Sol se encuentra exactamente por encima del ecuador celeste (que no es otra cosa que la proyección del ecuador en el cielo), lo que hace que la luz solar incida por igual en las dos mitades del planeta, coinciden los expertos. 

En comparación, cuando es solsticio de verano en el hemisferio norte (lo que ocurre el día 21 de junio) el Sol cae perpendicularmente en el trópico de Cáncer. Cuando es verano en el hemisferio sur, el Sol está sobre el trópico de Capricornio. Ambos se encuentran aproximadamente en latitudes de 23º, lo que concuerda con la inclinación del eje de la Tierra. 

Otra diferencia es que durante el equinoccio el día y la noche duran lo mismo mientras que en los solsticios los días son más largos en verano y más cortos en invierno. El equinoccio determina, también, la entrada de la primavera y el otoño

Conoce más sobre el solsticio en este video:

¿Qué es un solsticio?
Conoce qué causa estos eventos astronómicos bianuales, así como la forma en que se producen los días más cortos y más largos del año.

Solsticio: de los monumentos antiguos al calendario solar

Según Gutiérrez, los solsticios de verano e invierno han servido como hitos y guías para la humanidad durante milenios. "Representa un punto muy importante desde el punto de vista del pensamiento humano. El hombre se da cuenta de que el Sol tiene movimientos y eso lo lleva a pensar en su origen y en cómo se producen los fenómenos de la naturaleza", reflexiona.

Como ejemplo, el especialista mexicano cita que aún hoy, los solsticios de invierno y verano reúnen a multitudes en torno a Stonehenge (uno de los monumentos prehistóricos más famosos del mundo, situado en Inglaterra) con el fin de observar una alineación única entre la luz del sol y las enormes y antiguas piedras que componen la construcción milenaria. 

En el solsticio de verano, el sol sale detrás de la Piedra del Talón, en la parte noreste del horizonte, y sus primeros rayos brillan directamente en el corazón de Stonehenge. En cambio, en el solsticio de invierno, los observadores situados en la entrada de la formación rocosa y orientados hacia el centro de las piedras pueden contemplar la puesta del Sol en la parte suroeste del horizonte.  

"Hay indicios de que Stonehenge y otros monumentos prehistóricos utilizaron fenómenos astronómicos como base para su construcción. Otros ejemplos son la Pirámide de Mayapán, en México, donde cada solsticio de invierno la luz del sol recorre la construcción formando triángulos de luz", agregó Gutiérrez.  

También cabe mencionar el Templo del Sol en Machu Picchu, Perú, que es otra construcción que retrata este evento astronómico. En ella, el sol brilla a través de una ventana del templo y se alinea tanto con la roca del interior como con la punta de un pico de la montaña cercana durante el solsticio de verano. 

Cómo influye el solsticio en el calendario que utilizamos

La forma en que nos organizamos con respecto al tiempo y al clima, e incluso en relación a la creación del año solar, también está vinculada a la existencia del solsticio y del equinoccio, como explica Dias da Costa: "La observación de estos dos acontecimientos astronómicos era la forma en que los antiguos pueblos determinaban el comienzo y el final de las estaciones. Toda nuestra idea del calendario y de la duración de un año solar se basa en estos acontecimientos".

Según el astrofísico, si la humanidad hubiera determinado la duración de un año sólo por el tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta completa alrededor del Sol, las estaciones "caminarían" a lo largo del año, ocurriendo en diferentes momentos. Esto se debe a que el eje de rotación de la Tierra, que "se tambalea como una peonza", cambia cada 26.000 años, alterando la posición de la órbita en la que se producen los solsticios y equinoccios. 

"El calendario se creó por razones prácticas, para que la gente supiera cuándo plantar, cuándo cosechar, cuándo trasladar al ganado de  lugares cálidos a fríos y viceversa. Por eso es esencial que siga el ciclo de las estaciones", cuenta.

Consejo para entender el solsticio de junio

Para los interesados en observar el solsticio, los astrónomos ofrecen una recomendación: el 21 de junio, utilice un gnomon, que, según Dias da Costa, puede ser cualquier objeto que sirva de varilla vertical para proyectar una sombra, como un reloj de sol. 

Una vez elegido, continúa el experto, observe la variación de la sombra a lo largo del día: "La menor longitud de sombra que pueda medir será la sombra más larga posible para ese lugar del mundo". Por el contrario, agrega el brasileño, en el solsticio de verano la sombra más corta del día será la más corta posible.

Para este experimento, sólo se necesita un objeto que sirva de varilla, como un lápiz, un lugar plano para colocarlo en vertical y la luz del día. De acuerdo con Gutiérrez, la actividad también puede servir como lección de historia. "Con esto es posible determinar una línea de sombra que, si repetimos el experimento en el próximo solsticio dentro de un año, será la misma. Esto es lo interesante y es algo que nos puede conectar con los pueblos antiguos que utilizaban los movimientos solares como una de las principales medidas para sus construcciones", concluyó el astrónomo.  

Seguir leyendo

Te podría interesar

Espacio
Eclipse lunar de mayo 2022: a qué hora, dónde y por qué se produce
Espacio
Él construye robots espaciales para ganarse la vida
Ciencia
¿Qué tan probable es que haya vida como la de la Tierra en otros planetas como en la Tierra?
Ciencia
El Sol es verde. Descubre la razón | One Strange Rock
Ciencia
Al espacio: seis teorías interesantes sobre el espacio

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados