No todo es negativo: cuáles son los usos del deepfake

Aunque su mal uso resulta perjudicial, esta herramienta puede servir para una amplia gama de disciplinas. De hecho, muchas entidades reconocidas a nivel mundial la utilizan.

Por Redacción National Geographic
Publicado 5 ene 2024, 15:25 GMT-3
Durante los últimos años han aparecido nuevas formas de uso para el deepfake.

Durante los últimos años han aparecido nuevas formas de uso para el deepfake.

Fotografía de Hannah Reyes Morales

El deepfake es una imagen o video falso producido por un tipo de “aprendizaje automático” especial conocido como aprendizaje "profundo", explica la Universidad de Virginia, Estados Unidos.

El deepfake utiliza técnicas pertenecientes a la inteligencia artificial (IA) para poder llevar a cabo sus creaciones. Tal como menciona el artículo Inteligencia artificial generativa: qué es, qué no es y qué puede significar para Naciones Unidas publicado en 2023 en el sitio de la propia Organización de las Naciones Unidas (ONU), a nivel mundial las personas viven en un presente que está siendo afectado por el veloz progreso a nivel tecnológico.

Con esta herramienta se pueden crear archivos de video, imágenes o audios, que a simple vista pueden parecer reales y verídicos. Por eso, explica la Universidad de Virginia, estos contenidos pueden ser peligrosos si se les da un uso negativo. Tal es el caso de la divulgación de información errónea, que causa desinformación, lo cual, a su vez, puede devenir en consecuencias mayores.

No obstante, esta herramienta de la inteligencia artificial también puede tener usos positivos.

¿Cuáles son los usos positivos del deepfake?

Más allá de aquellos usos que pueden ser negativos, la Enciclopedia Britannica menciona que en los últimos años han aparecido nuevas (y prometedoras) formas de aplicación.

Por ejemplo, menciona la plataforma, pueden crearse imágenes para generar conciencia sobre los problemas sociales existentes en el mundo y difundir información sanitaria a gran escala, ya que puede adaptarse a cualquier idioma, lo que le daría más alcance a los datos.

En lo que respecta a la medicina, la Enciclopedia refiere que podrían realizarse investigaciones que no requieran pacientes reales. A su vez, el uso de imágenes deepfake permitiría entrenar programas de IA para que puedan reconocer un mayor número de anomalías, lo que generaría una mayor precisión a largo plazo.

En la educación podría ser una importante ayuda para el aprendizaje ya que los maestros, por ejemplo, tienen la posibilidad de usar un video de un discurso histórico creado con el fin de hacer que las lecciones sean más atractivas para los estudiantes, pero advirtiendo que su mala implementación puede ser perjudicial en el conocimiento si se usa información incorrecta o no autorizada.

Esta herramienta también tendría fines artísticos. Por ejemplo, los museos podrían realizar proyecciones de videos sobre diversos artistas que fallecieron, y así se escucharían declaraciones que dieron cuando estaban vivos, como si estuviesen hablando en la actualidad, sugiere Britannica. Aun así, este tipo de uso implicaría cuestiones más amplias que habría que debatir, como los derechos de autor y la posibilidad de plagiar obras existentes.

Por último, la ONU indica que diversas organizaciones mundiales la han utilizado como herramienta de recolección y análisis de datos para poder tomar y adoptar decisiones. Algunas de las entidades que lo han usado de esa manera son: el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). También en este caso, este uso necesita una futura regulación para evitar el uso indebido de información no autorizada de terceros.

El deepfake es una herramienta que está en constante evolución y al alcance de muchas personas quienes, en ciertos casos, pueden darle un mal uso, de manera que resulta necesaria una regulación.

Tal como menciona el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), el deepfake, por ejemplo, puede utilizarse para usar una identidad falsa o para robar dinero o información a través del acceso de datos.

El organismo añade que, en la mayoría de los casos, el uso de esta tecnología es indebida: el 96 % de los videos deepfake que se encuentran en línea poseen contenido inapropiado y no consentido.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados