Cómo se fabrica el suero antiofídico, que combate el veneno de serpiente

El antídoto que evita la muerte por mordedura de serpiente pasa por un proceso de cinco etapas y es un logro científico.

Por Redacción National Geographic
Publicado 6 dic 2023, 08:14 GMT-3
El suero antiveneno se elabora a partir de la toxina recogida del veneno de serpiente. Según ...

El suero antiveneno se elabora a partir de la toxina recogida del veneno de serpiente. Según la OMS, en 2022 murieron unas 138 000 personas por mordeduras de serpiente.

Fotografía de IQUIBA - NEA CONICET

Las mordeduras de serpientes son una amenaza para las poblaciones de todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), unas 138 000 personas mueren por estos ataques (mientras que otras 400 000 quedan con discapacidad). Estas cifras subrayan la importancia del suero antiofídico, un antídoto capaz de detener el avance del veneno de serpiente en el cuerpo humano.

¿Cómo se fabrica el suero antiofídico?

El suero antiofídico es un antídoto contra las toxinas presentes en el veneno inyectado en el cuerpo humano por las mordeduras de serpientes. Como explica la OMS, el envenenamiento por mordedura puede ser "potencialmente mortal" dependiendo de la cantidad y agresividad de la sustancia inoculada. 

En general, hay cinco pasos para fabricar este suero. Tal como detalla el Instituto Butantan en su web oficial, estos son:

Primer paso: hay que extraer el veneno de las serpientes en cuestión para transformarlo en un antígeno. "Los antígenos son sustancias capaces de hacer reaccionar al sistema inmunitario produciendo anticuerpos", explica Butantan.

Segundo paso: el siguiente paso es aplicar los antígenos a los caballos, en pequeñas dosis que no dañen a los animales, explica la página web del organismo brasileño. El objetivo es provocar la producción de anticuerpos. "Dependiendo del antígeno, se producirá un tipo específico de anticuerpo contra cada veneno", explica el Instituto. En otras palabras, si el antígeno en cuestión se ha extraído de una serpiente coral, por ejemplo, será este tipo de veneno el que se combata.

Tercera etapa: siguiendo el camino de la producción de suero antiofídico, una vez producidos suficientes anticuerpos en el organismo del caballo, se recoge el plasma del animal. Cabe señalar que el plasma es la parte de la sangre donde se alojan los anticuerpos. 

Cuarta etapa: a continuación se analiza el plasma. Si se aprueba, se transforma industrialmente en suero. "Los sueros antiofídicos se introducen en tubos viales con 10 mililitros de solución líquida que contiene anticuerpos purificados", explica Butantan.

Quinta etapa: "Durante las distintas fases de producción, los sueros se someten a pruebas de control de calidad, lo que garantiza la seguridad y eficacia de los productos finales", explica la institución brasileña. Así se produce el suero antiofídico.

Son cinco los pasos a seguir para realizar el suero antiofidico

Fotografía de IQUIBA - NEA CONICET

Cómo aplicar el suero antiofídico

Según la información de Butantan, el suero antiveneno debe aplicarse en la vena y se considera "un procedimiento médico". Por eso se recomienda que las víctimas de mordeduras de serpiente sean llevadas inmediatamente a un servicio de urgencias para que puedan recibir el tratamiento adecuado y el antídoto contra el veneno. 

Aunque la mayoría de las veces se fabrica en forma líquida, el suero antiveneno también puede producirse en polvo, lo que facilita su acceso a lugares alejados de los grandes núcleos urbanos.

El tipo de suero que se administra depende del veneno de la serpiente que haya realizado el ataque. Sin embargo, el suero se produce de la misma manera, independientemente del tipo producido. Una vez listo, el suero se envía a hospitales y centros de salud para que pueda utilizarse en caso de emergencia médica.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados