Cuáles son los nutrientes que necesita el cerebro para estar saludable

Según especialistas consultados por National Geographic, el cerebro requiere de nutrientes para funcionar correctamente. Descubre cuáles son y en qué alimentos se pueden encontrar.

Una variedad de productos frescos de cuatro mercados exclusivos en Manhattan (Estados Unidos).

Fotografía de PAULETTE TAVORMINA
Por Redacción National Geographic
Publicado 19 ago 2022 11:31 GMT-3

El cerebro es uno de los órganos más importantes del cuerpo y la alimentación influye en su desarrollo, señala a través de videollamada con National Geographic Estela López-Hernández, licenciada en Enfermería, especializada en Neurología y autora del artículo Neuronutrición: repercusiones de los excesos y deficiencias nutricionales publicado en la Revista de Nutrición Clínica y Metabolismo. Los especialistas coinciden en que, aunque no existe un único alimento que beneficie a la salud cerebral, es importante mantener una dieta variada y saludable para lograr una buena combinación de nutrientes.

Concretamente, el cerebro representa solo el 2% del peso del cuerpo y se le atribuye entre el 15% y el 20% del metabolismo total, explica a este medio Sol Vilaro, licenciada en Nutrición, docente de la Universidad Favaloro, directora del área de Nutrición en el Instituto de Neurología Cognitiva (INECO) de Argentina y ex consultora en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

“Esto quiere decir que sus neuronas tienen una actividad metabólica muy elevada. Entonces es importante que obtengan los nutrientes, el oxígeno y el agua necesaria para su correcto funcionamiento”

Por: Sol Vilaro
Licenciada en Nutrición

¿Existe una dieta especial para el cerebro?

Según Andrés Barboza, médico neurólogo, Máster en Neuroinmunología y presidente de la Sociedad Neurológica Argentina (SNA), existen muchos mitos alrededor del cerebro y su vinculación con la alimentación. Asegura que no hay un alimento específico que le haga bien al cerebro, sino que es preciso mantener una dieta variada y saludable.

López-Hernández agrega que los alimentos deben ser lo más naturales posible. “Si nos alimentamos de manera saludable, le damos al organismo, y por ende al cerebro, los sustratos que requiere para llevar a cabo sus funciones”.

En su artículo Neuronutrición: repercusiones de los excesos y deficiencias nutricionales, la especialista mexicana insiste: “Ningún alimento por sí solo es clave para la buena salud del encéfalo (responsable de las funciones cognitivas, sensoriales y motoras), lo que se requiere es una buena combinación de nutrientes, que se logra a través de una alimentación saludable, nutritiva y variada”.

Qué nutrientes requiere el cerebro para su buen desarrollo

En ese sentido, Vilaro enumera los nutrientes que deberían incorporarse para ayudar a mantener el cerebro saludable, sus funciones y en qué alimentos encontrarlos.

Por un lado, la ex consultora de la FAO señala que es preciso añadir antioxidantes para proteger a las células del daño oxidativo. Estos se encuentran de forma natural principalmente en frutas y verduras frescas

Entre ellas, menciona la vitamina E, presente en aceites vegetales, y la vitamina C, que se encuentra en los cítricos, el kiwi o el morrón rojo. Asimismo, los polifenoles y los fitoquímicos son antioxidantes y están en los alimentos de origen vegetal.

(También podría interesarte: ¿Cómo afecta la COVID-19 al cerebro?)

Además, se destaca la importancia del complejo de vitaminas B. Según Barboza, dentro de este conjunto, las que están más relacionadas con el sistema nervioso son la B1, la B6, y la B12, todas ellas muy distribuidas en la alimentación. De acuerdo con el neurólogo, se pueden encontrar en carnes vacuna, de cerdo o de pescado, en vísceras de vaca, en pan integral, leche y derivados, legumbres, huevos o arvejas.

Específicamente, Vilaro explica que la vitamina B9 (ácido fólico) está presente en las verduras de hojas verdes y actúa conjuntamente con la vitamina B12 en la reproducción celular

Esta última, explica la nutricionista, tiene la particularidad de que se encuentra solamente en los alimentos de origen animal como en carnes, leche y queso. Por lo tanto, las personas que eligen una dieta vegetariana o vegana deben suplementar la carencia de esa vitamina bajo control médico.

Además, las vitaminas B9 y B12 participan en la síntesis de ARN y ADN y, por lo tanto, en la reproducción celular. Sumado a esto, contribuyen a controlar los valores de homocisteína en sangre, un aminoácido que se considera un factor de riesgo vascular cuando se encuentra en valores aumentados.

Además, la especialista argentina destaca que los ácidos grasos como el Omega 3 y el Omega 6 tienen una función particular en el cerebro. Concretamente, el DHA (ácido docosahexaenoico) forma parte de las membranas neuronales y uno de los posibles beneficios de su consumo sería la fluidez de las membranas. Es decir, permitiría que la conexión entre neuronas sea más eficiente.

El DHA está presente en alimentos como pescados de mar, pescados de agua fría como el salmón, el arenque, la caballa o el atún. También está en frutos secos, semillas y aceites vegetales, indica Vilaro.

(Contenido relacionado: Memoria humana: cómo creamos, recordamos y olvidamos los recuerdos)

Por otra parte, la directora del área de Nutrición de INECO destaca como importante el hierro. Este forma parte de la hemoglobina, que se encarga de transportar el oxígeno a través de la sangre y, por lo tanto, debe estar en valores normales. Específicamente, el hierro está presente en carnes rojas, legumbres y verduras de hoja.

Te podría interesar el siguiente video sobre el cuerpo humano: 

¿Cómo funciona el cuerpo humano?
Aprende sobre la anatomía humana y los complejos procesos que ayudan a tu cuerpo a funcionar.

Qué alimentos podrían perjudicar al cerebro

En contraparte, Barboza recomienda “evitar las comidas ultra procesadas, los azúcares refinados y reducir la cantidad de harinas”. 

Vilaro añade que “una alimentación en la que predominan las harinas refinadas de la mano de azúcares, grasas trans y grasas saturadas y donde no hay un consumo suficiente de fibra proveniente de frutas y verduras, tiende a tener, a largo plazo, alteraciones cerebrales porque son patrones de alimentación que tienen más probabilidades de derivar en diabetes, hipertensión y otros factores de riesgo cardio y cerebrovascular”.

López-Hernández resalta la necesidad de eliminar el consumo de “comida chatarra” (tales como alimentos procesados, embutidos o enlatados). Además, destaca que es preciso ser conscientes de la buena alimentación e insiste en que es importante ingerir productos naturales y variados.

Para finalizar, la nutricionista asegura que nunca es tarde para comenzar a llevar una alimentación saludable. Por eso, insta a las personas a tener un patrón de vida en el cual también se mantengan otros hábitos beneficiosos como la práctica de actividad física y el buen descanso.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Ciencia
Día Mundial del Alzheimer: los últimos avances sobre la enfermedad neurodegenerativa
Ciencia
Día Mundial del Cerebro: 6 hábitos que podrían beneficiar al sistema nervioso
Ciencia
Se puede contraer COVID-19 dos veces
Ciencia
Parosmia post COVID-19: qué es, cuánto dura y cómo afecta al olfato
Ciencia
Pandemia, endemia y epidemia: ¿qué son y en qué se diferencian?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados