Memoria humana: cómo creamos, recordamos y olvidamos los recuerdos

La memoria humana se presenta en muchas partes del cerebro a la vez y algunos tipos de recuerdos permanecen más tiempo que otros.Wednesday, March 13, 2019

Por Michael Greshko
Cuando accedemos a un recuerdo, muchas partes de nuestro cerebro se comunican rápidamente entre sí, representadas aquí por fibras coloreadas.

Desde el momento en que nacemos, nuestros cerebros son bombardeados por una inmensa cantidad de información sobre nosotros y sobre el mundo que nos rodea. Entonces, ¿cómo nos aferramos a todo lo que hemos aprendido y experimentado? A través de los recuerdos.

Los seres humanos retienen diferentes tipos de recuerdos por diferentes períodos de tiempo. Los recuerdos a corto plazo duran de segundos a horas, mientras que los recuerdos a largo plazo duran años. También tenemos una memoria de trabajo, que nos permite tener algo en nuestras mentes por un tiempo limitado al repetirlo. Cada vez que dices un número de teléfono para recordarlo, estás utilizando tu memoria de trabajo.

Otra forma de categorizar los recuerdos es mediante el tema de la memoria misma y si eres consciente de ello. La memoria declarativa, también llamada memoria explícita, consiste en el tipo de recuerdos que experimentas conscientemente. Algunos de estos recuerdos son hechos o son de "conocimiento común": cosas como la capital de Portugal (Lisboa), o el número de cartas en un mazo estándar de cartas (52). Otros consisten en eventos pasados que has experimentado, como un cumpleaños infantil.

La memoria no declarativa, también llamada memoria implícita, se acumula inconscientemente. Estos incluyen memorias de procedimiento, que tu cuerpo utiliza para recordar las habilidades que has aprendido. ¿Tocas un instrumento o andas en bicicleta? Esas son tus memorias procedurales en el trabajo. Las memorias no declarativas también pueden dar forma a las respuestas irreflexivas de tu cuerpo, como salivar a la vista de tu comida favorita o tensarse cuando ves algo a lo que le temes.

Ver galería

En general, las memorias declarativas son más fáciles de formar que las memorias no declarativas. Se necesita menos tiempo para memorizar la capital de un país que para aprender a tocar el violín. Pero las memorias no declarativas se quedan más fácilmente. Una vez que hayas aprendido a andar en bicicleta, es probable que no lo olvides.

Tipos de amnesia

Para entender cómo recordamos las cosas, es increíblemente útil estudiar cómo las olvidamos, razón por la cual los neurocientíficos estudian la amnesia, la pérdida de recuerdos o la capacidad de aprender. La amnesia suele ser el resultado de algún tipo de trauma cerebral, como una lesión en la cabeza, un derrame cerebral, un tumor cerebral o alcoholismo crónico.

Hay dos tipos principales de amnesia. La primera, la amnesia retrógrada, ocurre cuando olvidas cosas que sabías antes del trauma cerebral. La amnesia anterógrada es cuando el trauma cerebral restringe o detiene la capacidad de alguien para formar nuevos recuerdos.

El estudio del caso más famoso de la amnesia anterógrada es Henry Molaison, a quien en 1953 le extirparon partes de su cerebro como tratamiento de último recurso para las convulsiones graves. Mientras Molaison, estaba vivo como HM, recordaba gran parte de su infancia pero no pudo formar nuevas memorias declarativas. Las personas que trabajaron con él durante décadas tuvieron que volver a presentarse con cada visita.

Al estudiar a personas como HM, así como a animales con diferentes tipos de daño cerebral, los científicos pueden rastrear dónde y cómo se forman los diferentes tipos de recuerdos en el cerebro. Parece que las memorias a corto y largo plazo no se forman exactamente de la misma manera, ni las memorias declarativas y de procedimiento.

No existe un solo lugar dentro del cerebro que contenga todos tus recuerdos; diferentes áreas del cerebro forman y almacenan diferentes tipos de recuerdos, y diferentes procesos pueden estar en juego para cada uno. Por ejemplo, las respuestas emocionales como el miedo residen en una región del cerebro llamada la amígdala. Las memorias de las habilidades que has aprendido están asociados con una región diferente llamada estriado. Una región llamada hipocampo es crucial para formar, retener y recordar memorias declarativas. Los lóbulos temporales, las regiones del cerebro que a HM le faltaban parcialmente, desempeñan un papel crucial en la formación de los recuerdos.

Cómo se forman, almacenan y se recuerdan los recuerdos

Desde la década de 1940, los científicos han supuesto que los recuerdos se guardan dentro de grupos de neuronas o células nerviosas, llamadas ensamblajes celulares. Esas células interconectadas disparan como un grupo en respuesta a un estímulo específico, ya sea la cara de tu amigo o el olor a pan recién horneado. Cuanto más se activan las neuronas, más se fortalecen las interconexiones de las células. De esa manera, cuando un estímulo futuro active las células, es más probable que se dispare todo el conjunto. La actividad colectiva de los nervios transcribe lo que experimentamos como un recuerdo. Los científicos todavía están trabajando en los detalles de cómo funciona.

Para que una memoria a corto plazo se convierta en una memoria a largo plazo, debe fortalecerse para el almacenamiento a largo plazo, un proceso llamado consolidación de memoria. Se piensa que la consolidación tiene lugar por varios procesos. Uno, llamado potenciación a largo plazo, consiste en que los nervios individuales se modifican para crecer y hablar a los nervios vecinos de manera diferente. Esa remodelación altera las conexiones de los nervios a largo plazo, lo que estabiliza la memoria. Todos los animales que tienen recuerdos a largo plazo utilizan esta misma maquinaria celular básica. Los científicos elaboraron los detalles de la potenciación a largo plazo estudiando las babosas marinas de California. Sin embargo, no todas las memorias a largo plazo tienen que comenzar necesariamente como memorias a corto plazo.

Cuando recordamos un recuerdo, muchas partes de nuestro cerebro se comunican rápidamente entre sí, incluidas las regiones de la corteza cerebral que procesan información de alto nivel, las regiones que manejan las entradas en bruto de nuestros sentidos y una región llamada lóbulo temporal medio que parece ayudar a coordinar el proceso. Un estudio reciente encontró que en el momento en que los pacientes recordaban los recuerdos recién formados, las ondas de la actividad nerviosa en el lóbulo temporal medial se sincronizaban con las ondas en la corteza cerebral.

Muchos misterios de la memoria permanecen. ¿Con qué precisión se codifican los recuerdos dentro de los grupos de neuronas? ¿Cuán ampliamente distribuidas en el cerebro están las células que codifican una memoria dada? ¿Cómo corresponde nuestra actividad cerebral a cómo experimentamos los recuerdos? Estas áreas activas de investigación pueden proporcionar algún día una nueva perspectiva sobre la función cerebral y  sobre cómo tratar las afecciones relacionadas con la memoria.

Por ejemplo, trabajos recientes han demostrado que algunos recuerdos deben ser "reconsolidados" cada vez que se recuerdan. Si es así, el hecho de recordar algo hace que ese recuerdo sea temporalmente maleable, lo que permite fortalecerlo, debilitarlo o modificarlo de otro modo. Las memorias pueden ser más fáciles de tratar con medicamentos durante la reconsolidación, lo que podría ayudar a tratar afecciones como el trastorno por estrés postraumático o TEPT.

FUENTES
U.S. National Library of Medicine: Memory
Neuroscience - Exploring the Brain, Third Edition
Skill-memory consolidation, Behavioural Brain Research
Memory reconsolidation, Current Biology
Digit-span assessments, Journal of Clinical and Experimental Neuropsychology
Seguir leyendo