¿Por qué el volcán La Soufrière, en erupción, tiene una reputación tan letal?

El volcán ubicado en la isla San Vicente del Caribe, que había entrado en erupción por última vez en el año 1979, tiene una larga y trágica historia de explosiones poderosas pero volubles.

Publicado 12 de abril de 2021 17:42 GMT-3
volcano

Las cenizas y el humo se elevan cuando el volcán La Soufriere entra en erupción en Kingstown, en la isla caribeña oriental de San Vicente, el 9 de abril de 2021.

Fotografía de Robertson S. Henry, Reuters

Desde diciembre de 2020, una extraña y espesa masa de lava rezuma desde la cima de La Soufrière, un volcán en el lado norte de la isla caribeña de San Vicente. Esta erupción no representó una amenaza real para las 110.000 personas que viven en la isla, pero las cosas empeoraron a fines de marzo, cuando el volcán comenzó a temblar de una manera que sugería que se avecinaba algo más violento.

Efectivamente, a las 8:41 am hora local del viernes pasado, la primera de varias explosiones importantes sacudió la montaña, iniciando una fase más peligrosa de la erupción. La situación en la isla es extremadamente febril: en cualquier lugar, entre 20.000 y 30.000 personas en el norte necesitaron ser evacuadas, ya sea fuera de la isla en barco o hacia el sur de la isla a través de una única carretera abarrotada. El proceso comenzó el día antes de la explosión y aún continuaba cuando comenzaron las erupciones.

Volcán La Soufrière en 1902.

Fotografía de Israel C. Russell, Nat Geo Image Collection

Los peligros para quienes aún se encuentran en el norte incluyen una caída significativa de cenizas, bloques volcánicos y bombas que caen  y avalanchas de ceniza volcánica sobrecalentada y gas que no se puede dejar atrás. Las erupciones de este volcán han matado a miles en el pasado y se espera que las evacuaciones hayan sido lo suficientemente exitosas como para evitar el peor de los casos. Hasta el momento, no ha habido informes de muertes.

Las explosiones de hoy son solo un presagio de lo que vendrá. 

"No podemos estar seguros de que debido a que ha habido una explosión, esto es todo", dice Jenni Barclay, vulcanóloga de la Universidad de East Anglia. "Muchas erupciones volcánicas continúan durante semanas o incluso meses y tienen diferentes fases de actividad asociadas". Es probable que La Soufrière no sea diferente.

Explosivo y letal

La Soufrière es el El volcán más joven de San Vicente, que a su vez forma parte de un archipiélago de 32 islas y cayos en el Caribe. Sus erupciones son conocidas por su explosividad y letalidad.

Antes de la llegada de los colonos europeos a principios del siglo XVIII, la población indígena habitaba a lo largo de la costa, lejos del peligro de posibles erupciones. Pero después al convertirse en colonia británica en la década de 1760 , la población esclavizada de la isla se vio obligada a vivir y a trabajar a la sombra del volcán. Muchas personas esclavizadas murieron después de una erupción en 1812 y muchos de sus descendientes perecieron cuando una erupción de 1902-03 devastó una gran franja de la isla.

Desde su última erupción en 1979, el volcán ha estado relativamente tranquilo. Pero a fines de diciembre de 2020, sin mucha fanfarria sísmica de antemano, comenzó exprimiendo la lava pegajosa que, durante los meses siguientes, se convirtió en lo que se llama lava coulee de casi 914 metros de largo. Paul Cole, vulcanólogo de la Universidad de Plymouth, dice que este evento podría haber sido la erupción completa y una vez que se quedó sin vapor, el volcán podría haberse quedado en silencio nuevamente.

Una erupción posterior en 1902 mató a muchos isleños.

Fotografía de Israel C. Russell, Nat Geo Image Collection

Pero como muchos de los volcanes de la región, La Soufrière tiene fama de ser voluble. Su tipo de magma se conoce como andesita basáltica, dice Jazmin Scarlett, vulcanóloga social e histórica radicada en Inglaterra. Es más pegajoso que el material que sale de Kilauea en Hawai y en Islandia, lo que significa que el gas atrapado en el magma tiene problemas para escapar a medida que sube a la superficie, una característica clave que a menudo conduce a erupciones explosivas cuando el gas finalmente se abre paso y se expande dramáticamente.

No está claro por qué volcanes como La Soufrière pueden cambiar repentinamente entre estilos de erupción efusiva y explosiva, dice Scarlett. Pero puede suceder en un abrir y cerrar de ojos y eso puso a los vulcanólogos en alerta máxima desde diciembre.

Terremotos volcano-tectónicos 

A medida que la cúpula continuó creciendo, varios terremotos sacudieron el volcán a fines de marzo. Estos fueron bastante enérgicos, pero un segundo enjambre sísmico el 5 de abril fue más intenso. Estos temblores, conocidos como terremotos volcano-tectónicos, o VT, a menudo se asocian con magma que se abre paso a través de la profunda roca debajo.

“Tan pronto como vimos estos enjambres sísmicos VT, creo que la mayoría de las personas involucradas dijeron que eran realmente malas noticias”, dice Cole.

La semana pasada, la cúpula se abrió, se volvió notablemente más incandescente y comenzó a expulsar una gran cantidad de gases nocivos. También se detectó actividad sísmica adicional relacionada con el movimiento superficial del magma. Aunque es demasiado pronto para confirmarlo, el escenario más probable es que todo este comportamiento apunte hacia una cantidad significativa de magma rico en gas que se eleva rápidamente hacia la superficie.

Se avecinaba una explosión y los vulcanólogos esperaban que se diera un aviso de evacuación. “Pero es muy difícil cuando no puedes señalar una hora y una fecha y decir que será demasiado peligroso quedarse en tu casa”, dice Barclay.

Para el alivio de muchas personas, el Primer Ministro de San Vicente y de las Granadinas, Ralph Gonsalves, ordenó a las personas en el noreste y noroeste de la isla que evacuaran inmediatamente durante un discurso televisado el 8 de abril. Las alertas se enviaron a través de la radio, así como a través de los canales de las redes sociales. La policía del norte de la isla también hizo correr la voz.

Destrucción por la erupción de La Soufrière

Fotografía de Israel C. Russell, Nat Geo Image Collection

Una confluencia de desastres

Temprano en la mañana del 9 de abril, una gran explosión tuvo lugar en la cima, creando una columna de ceniza de diez kilómetros de altura. La segunda explosión ocurrió unas horas más tarde.

Había unas 20.000 personas en la llamada zona roja, el área más amenazada por cualquier erupción explosiva, con 10.000 personas más en la zona naranja un poco más al sur. Algunos miembros de la familia de Scarlett viven en Georgetown, que está en la zona roja. En el momento de escribir este artículo, no está claro si todos se han ido. “En realidad, estoy tratando de no pensar en eso”, dice.

“Solo hay una carretera que conecta el extremo norte de la isla con el extremo sur”, dice Scarlett. Para muchos, este es el único pasaje a la seguridad y las imágenes compartidas en las redes sociales lo han demostrado en puntos atascados por el tráfico.

Otros esperan escapar por mar, utilizando desde pequeños barcos pesqueros hasta cruceros. Las naciones insulares circundantes se han ofrecido a recibir refugiados, pero en el 2021, no se trata simplemente de abarrotar a tantas personas en esos barcos como sea posible. “Este año, el marco de la pandemia complica mucho las cosas”, dice David Pyle, vulcanólogo de la Universidad de Oxford.

Los evacuados solo pueden subir a los barcos si pueden demostrar que han sido vacunados contra la COVID-19. Aunque el programa de vacunación en la isla ha sido generalizado y rápido, dice Scarlett, todavía hay una cierta vacilación por las vacunas, en parte debido a la propaganda antivacunación.  Eso significa que las personas no vacunadas aún pueden quedar varadas en las costas de la zona roja.

“Estoy absolutamente seguro de que todavía había gente en la zona roja que intentaba salir” cuando ocurrió la explosión, dice Cole, aunque espera que muchos ya hayan huido. Sin embargo, al igual que con las erupciones volcánicas anteriores, es probable que un pequeño número de personas en las zonas peligrosas se nieguen a dejar sus hogares.

Pero las personas que aún se encuentran en la zona roja siguen estando en peligro. La ceniza que cae puede causar problemas respiratorios, especialmente para aquellos con afecciones respiratorias preexistentes. Puede bloquear las rutas de escape al tiempo que agrega una capa psicológica aterradora a los procedimientos. “Es una forma de oscuridad poderosa y horrible”, dice Barclay.

Las avalanchas volcánicas conocidas como las corrientes de densidad o flujos piroclásticos, cuyas entrañas pueden alcanzar los 704 °C, derramarse cuesta abajo y precipitarse hacia las personas a velocidades superiores a 80 kilómetros por hora. “Pueden fluir sobre el agua, han remontado y volado cuesta arriba”, dice Scarlett.

Los enormes bloques expulsados por las explosiones también pueden matar a personas a varios kilómetros de distancia de la cumbre. Y si comienza a llover, cualquier depósito volcánico antiguo puede movilizar lodos similares al concreto conocidos como lahares que aplastan y sofocan a cualquiera que impacten.

Aquellos que han logrado llegar al sur de la isla ahora también presentan a los administradores de emergencias un gran dolor de cabeza logístico. Colocar a las personas en refugios o, como suele ser el caso cuando ocurre un desastre en la isla, pedirles que se queden con amigos y familiares, puede provocar inadvertidamente un aumento en las tasas de infección por COVID-19.

Una espera preocupante

La actividad de hoy es probablemente solo la salva de apertura. "Espero que haya más explosiones", dice Cole. Las erupciones históricas a menudo han presentado sucesiones prolongadas de explosiones, esparcidas con días, semanas e incluso meses de diferencia. Y estas explosiones iniciales pueden no ser las más grandes.

Sin embargo, la isla estaba bien preparada para el desastre, lo que significa que es posible que se haya evitado el resultado más desalentador.

Durante muchos años, explica Pyle, la Universidad de las Indias Occidentales ha dirigido una semana de concienciación sobre los volcanes en la isla. Se lleva a cabo alrededor de Pascua, durante el aniversario de la erupción de 1979. La posibilidad de una futura erupción se ha mantenido en la mente de la población gracias a este esfuerzo.

La Organización Nacional para el Manejo de Emergencias también ha estado utilizando datos sísmicos y vulcanológicos para actualizar continuamente sus procedimientos de alerta y evacuación mucho antes de que comenzara esta nueva erupción. Los científicos que trabajan en el Observatorio del Volcán de Montserrat, otra isla volcánica con un historial de erupciones devastadoras, han estado actuando en una capacidad de apoyo durante la erupción actual.

“Este evento todavía nos muestra que nada es mejor que la experiencia en el terreno, en términos de tener científicos que tengan una idea de lo que las señales te están diciendo basándose en el conocimiento de la experiencia”, dice Pyle.

También se puede obtener un profundo sentido de optimismo al echar un vistazo a la historia de la isla, por horribles que sean algunos de sus capítulos. Scarlett ha analizado dos siglos de paroxismos volcánicos en la región.

“Lo que he descubierto es que el Caribe siempre se une para ayudar”, dice. La similitud que tienen estas naciones insulares —culturales, religiosas e históricas, incluidos los lazos que comparten como descendientes de personas esclavizadas— significa que ellas y la diáspora en general se ayudan mutuamente en momentos de crisis.

Ya han llegado ofertas de apoyo financiero y logístico de toda la región y del mundo. San Vicente puede ser una isla pequeña. Pero, dice Scarlett, "no están solos".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados