Gran conjunción de planetas: Júpiter y Saturno se verán muy cercanos en el cielo

En la noche del 21 de diciembre, los dos brillantes planetas aparecerán más juntos que en cualquier otro momento de los últimos 400 años. Aunque, habría que retroceder hasta el año 1226 para encontrar uno que hubiera sido visible como este.

Publicado 21 de diciembre de 2020 13:41 GMT-2
Júpiter y Saturno brillan en una noche despejada de julio sobre un campo de lavanda cerca ...

Júpiter y Saturno brillan en una noche despejada de julio sobre un campo de lavanda cerca de Brihuega, Castilla-La Mancha. Los dos planetas no han tenido una conjunción tan cercana desde 1623.

Fotografía de CMarcos del Mazo, Alamy Live News

Los aficionados a la astronomía tendrán un regalo anticipado justo antes de Navidad, cuando dos de los planetas más brillantes del sistema solar, Júpiter y Saturno, comiencen una danza celeste que los colocará a poca distancia el uno del otro en el firmamento nocturno.

El momento de máximo acercamiento se producirá el 21 de diciembre, el solsticio de invierno para los habitantes del hemisferio norte y el comienzo del verano en el hemisferio sur. Los dos planetas parecerán estar más cerca que en cualquier otro momento de los últimos 400 años en un fenómeno conocido como gran conjunción.

Lo mejor de todo es que el espectáculo, que será visible desde todo el mundo, se puede disfrutar sin ningún equipo especial: solo hay que mirar hacia el sudoeste en cuanto anochezca. Aquellos que tengan acceso a un telescopio podrán disfrutar de otro fenómeno: con un instrumento para aficionados ajustado a baja potencia, los dos planetas gigantes cabrán dentro del mismo campo visual. Júpiter, con sus cuatro lunas brillantes, y Saturno, con sus anillos característicos, serán visibles a la vez.

Pero no hay necesidad de esperar para salir y empezar a buscarlos. "Será infinitamente más divertido verlos durante todo el mes en lugar de salir solo el 21 de diciembre", explica Laura Danly, directora del Observatorio Griffith en Los Ángeles. "Se verán esas dos luces, Júpiter y Saturno, acercándose cada vez más hasta el día 21, cuando estarán a solo una décima de un grado de distancia", o casi una quinta parte de la anchura de la luna llena como se ve en nuestro cielo.

Es muy cerca si tenemos en cuenta que se puede tapar todo el disco lunar con el pulgar extendido. Aun así, la mayoría de los observadores deberían poder distinguir los dos planetas. "Si tienes una vista lo bastante buena como para conducir, entonces podrás ver que [Júpiter y Saturno son] dos objetos separados", incluso en su máximo acercamiento en el cielo, explica Danly.

Cerca y lejos

Los astrónomos llaman conjunción a un emparejamiento planetario tan cercano. Las conjunciones de Júpiter y Saturno se producen una vez cada 20 años aproximadamente y debido a su rareza se llaman "grandes conjunciones". En cambio, las conjunciones de los planetas interiores Mercurio y Venus, entre sí o con uno de los planetas externos, son mucho más habituales y ocurren muchas veces cada década.

Cuanto más lejos está un planeta del Sol, más lento se mueve por nuestro cielo, y Júpiter y Saturno son los dos planetas más distantes que se pueden observar fácilmente sin la ayuda de prismáticos o un telescopio. (Saturno, más distante y físicamente más pequeño que Júpiter, es el más tenue de los dos.) Júpiter completa una vuelta alrededor del Sol cada 12 años, mientras que Saturno tarda unos 30 años, una jugada celeste que desemboca en su encuentro en el cielo cada dos décadas.

Sin embargo, no todas las conjunciones Júpiter y Saturno son iguales. Sus órbitas no se encuentran en el mismo plano. (De hacerlo, Júpiter literalmente bloquearía Saturno cada 20 años.) En general, los planetas pasan por encima o debajo del otro en el cielo y están separados por un par de grados. Este año, aunque los dos planetas gigantes parecerán estar el uno junto al otro desde nuestra perspectiva terrestre, en realidad se encontrarán a cientos de millones de kilómetros de distancia.

La última vez que se produjo una conjunción tan cercana entre Júpiter y Saturno fue en 1623, casi una docena de años después de que Galileo observara el firmamento con un telescopio por primera vez y descubriera las cuatro lunas más grandes de Júpiter. Pero había trampa: "Ese no hubiera sido fácil de ver, porque los dos planetas habrían estado cerca del Sol en el cielo", explica Kevin Schindler, del Observatorio Lowell en Flagstaff, Arizona. (Esto también ocurrió durante la última gran conjunción del año 2000.)

"Hay que retroceder hasta el año 1226 para encontrar una (conjunción) que fuera visible y en la que hubiera un acercamiento como este". La próxima conjunción similar ocurrirá en el 2080.

El Sistema Solar en movimiento

A lo largo de la historia, las personas han documentado las conjunciones planetarias y a menudo les han atribuido un significado astrológico a estos fenómenos. En su poema épico Troilo y Criseida, por ejemplo, Geoffrey Chaucer describió una gran conjunción que tuvo lugar en 1385 y escribió que "Saturno y Jove, estaban unidos en [la constelación] Cáncer de tal forma que cayó una lluvia del cielo". Algunos astrólogos predijeron un cataclismo global que, huelga decir, no sucedió.

Hoy sabemos que, aunque los planetas sí ejercen cierta influencia gravitacional entre sí, su efecto en nuestro planeta es insignificante, por lo que podemos relajarnos y disfrutar del espectáculo, o tratar de fotografiarlo.

Para conseguir una buena foto "se necesitan mucha práctica y experimentación y un equipo razonablemente bueno", afirma Bradley Schaefer, astrónomo de la Universidad Estatal de Louisiana. Si bien la cámara del móvil puede mostrar dos puntos en el cielo, si tienes una cámara réflex digital de una sola lente, o al menos una cámara con un objetivo de zoom que se conecte a un trípode, probablemente obtendrás mejores resultados.

"Es preferible usar un trípode y hay que planificar con antelación desde dónde vas a fotografiar", recomienda Schaefer. Asegúrate de tener una vista despejada del sudoeste.

Y si está nublado, no te preocupes: varios observatorios, como el de Lowell, en Arizona, retransmitirán el fenómeno en directo.

Sabemos que los planetas están en perpetuo movimiento, pero una conjunción pone ese movimiento en el centro de atención. La gran conjunción de 2020 nos dará la oportunidad de ver el sistema solar como un escenario en constante cambio en el que los planetas se contonean. "Cuando lo observas de noche en noche, te haces una idea de lo dinámico que es el sistema solar", dice Danly.

Seguir leyendo