China y Nepal anunciaron la nueva altura del Monte Everest

La nueva altura es 86 centímetros mayor que la aceptada tradicionalmente y se basa en estudios paralelos realizados por ambos países.

Publicado 18 de dic. de 2020 10:00 GMT-3, Actualizado 12 de feb. de 2021 17:22 GMT-3
Desde el campamento base del Everest se ven los glaciares Rongbuk y la ruta hacia la ...

Desde el campamento base del Everest se ven los glaciares Rongbuk y la ruta hacia la cima de la montaña.

Fotografía de Renan Ozturk, National Geographic

El lugar más alto de la Tierra tiene una nueva elevación. El Everest se encuentra a 8848,86 metros sobre el nivel del mar, según los resultados de un nuevo estudio. Es una diferencia de 86 centímetros respecto a la altitud reconocida anteriormente por el gobierno de Nepal.

La elevación, anunciada el 8 de diciembre en un comunicado conjunto del Departamento de Topografía de Nepal y las autoridades chinas, es la culminación de un proyecto plurianual para medir de forma definitiva la montaña legendaria. La iniciativa, que es el primer estudio topográfico serio del Everest realizado en 16 años, ha sido seguida de cerca por la comunidad geográfica, sobre todo por los científicos que analizan cómo afectó a la región un devastador terremoto de magnitud 7,8 en 2015.

La pasada primavera, un pequeño grupo de topógrafos y guías nepalíes soportaron el frío penetrante de un ascenso nocturno, alcanzando la cima a las tres de la mañana en hora local para poder trabajar sin el estorbo de las multitudes de escaladores e intentar zanjar el asunto.

"Queremos transmitir el mensaje de que podemos lograr algo con [los recursos de] nuestro país y nuestra mano de obra técnica", contó Khimlal Gautam, director de topografía del proyecto, a National Geographic el año pasado.

Picos tecnológicos

En 1856, el matemático Radhanath Sickdhar descubrió que el Everest es la montaña más alta del mundo cuando trabajaba en la Great Trigonometrical Survey, un proyecto dedicado a examinar y cartografiar el subcontinente indio. Desde entonces, varios análisis han intentado determinar la verdadera altura de la montaña con la mejor tecnología disponible en cada momento.

Hasta la llegada de los satélites, los topógrafos utilizaban un dispositivo llamado teodolito —un instrumento de precisión óptica montado en un trípode— para medir los ángulos entre dos puntos dados. Cargando con material pesado de cima en cima, un equipo topográfico mediría progresivamente la altura del Everest desde el nivel del mar en dirección norte desde la bahía de Bengala hasta poder ver el pico.

Un estudio de 1954 que empleó una técnica similar calculó que el Everest se elevaba a 8848 metros sobre el nivel del mar, una cifra que aún reconocen muchos países y editores de mapas.

Más adelante, en un estudio de 1999 dirigido por el cartógrafo y explorador Bradford Washburn y patrocinado por la National Geographic Society fue el primero que utilizó la tecnología GPS para medir la cumbre del Everest. El trabajo de ese equipo desveló una altitud de 8850 metros, cifra que todavía utiliza la Society hasta que se verifiquen las nuevas medidas.

Una montaña de entusiasmo

Para que su nuevo estudio fuera lo más completo posible, el equipo nepalí decidió emplear ambas técnicas. El 22 de mayo de 2019, Gautam llegó a la cima del Everest con cuatro compañeros y colocó un recibidor GPS y utilizó un georradar para medir la profundidad de la nieve acumulada sobre la roca. Por su parte, los equipos de topógrafos esperaron en ocho lugares con vistas de la cumbre del Everest para determinar su elevación al amanecer, cuando la atmósfera está más despejada, mediante teodolitos láser modernos.

Pero el año pasado, cuando el Departamento de Topografía de Nepal terminó el trabajo sobre el terreno, el proyecto se empantanó en la política internacional. Durante la visita de estado del presidente chino Xi Jinping a Nepal en octubre de 2019, las autoridades anunciaron que los dos países cooperarían en un nuevo reconocimiento de la montaña, lo que retrasó la revelación de la nueva altitud. Esta primavera, un equipo de topógrafos chinos trabajó en la ladera norte de la montaña midiendo la cima con la red de satélites Beidou de China, rival del sistema GPS.

Con el anuncio de los resultados, los representantes de ambos países han expresado una confianza extrema en las nuevas altitudes. Con todo, Gautam señala que, independientemente de su precisión, todo estudio tiene márgenes de error. "En la topografía y la cartografía, no podemos hallar el punto exacto ni la altitud", afirma. "Intentamos encontrar el valor más probable".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados