¿Cómo medir el monte Everest?

Nepal ha vuelto a medir el Everest. China también lo hizo. Y ahora, se espera que ambos países publiquen juntos los resultados a los que llegaron.

Publicado 29 de septiembre de 2020 15:55 GMT-3
La cima del Monte Everest envuelta en nubes monzónicas durante la temporada de escalada de 2019. Los ...

La cima del Monte Everest envuelta en nubes monzónicas durante la temporada de escalada de 2019. Los topógrafos han tratado de medir la altura exacta de la montaña desde la década de 1850.

Fotografía de Frank Bienewald, LightRocket, Getty Images

Khimlal Gautam, un topógrafo y montañista nepalí de 35 años, llegó a la cima del Monte Everest el 22 de mayo de 2019, pero el objetivo no fue apreciar una vista increíble o tomar unas cuantas fotos. Gautam y su equipo habían programado el ascenso para llegar a la cima alrededor de las 3 AM, a oscuras completamente, y con temperaturas casi mortales, y así evitar la gran cantidad de personas que visitaron el Everest esa temporada, una de las más exitosas en la historia de la montaña.

En el pico de nieve más alto, Gautam junto con otro topógrafo nepalí y tres guías sherpas, instalaron una antena GPS, que comenzó a registrar su posición exacta desde una red de satélites. Posteriormente, el equipo colocó un georradar para medir la profundidad de la nieve debajo de sus crampones. Al gran sacrificio de trabajar durante dos días en la montaña más alta del mundo con un frío extremo y a oscuras, se le sumó un accidente muy grave: Gautam perdería un dedo del pie a causa del frío intenso.

Hoy, más de 15 meses después, se esperan con ansias los resultados de sus esfuerzos, es decir, la nueva altura oficial para el Monte Everest. El proyecto, encabezado por el Departamento de Estudios de Nepal, tenía como meta indicar la altura de la cumbre con la mayor precisión posible y utilizando instrumentos y técnicas de vanguardia, pero también, se proponía un logro que fomentaría el orgullo nacional.

El jefe de inspección de Nepal, Khimlal Gautam (izquierda, de pie) con su equipo en el campamento base del Everest, dos semanas antes de su ascenso a la cumbre. Para medir la elevación de la cumbre, el equipo utilizó un sistema de radar de penetración terrestre (caja naranja) y un receptor GPS profesional (en un trípode).

Fotografía de Freddie Wilkinson, National Geographic

La mayoría de los geógrafos estiman que el Everest se eleva medio centímetro por año debido a la colisión de placas tectónicas que se ha producido durante los últimos 40 a 50 millones de años con el corrimiento de la placa india hacia la placa euroasiática. Pero como en 2015, un terremoto catastrófico —7,8 en la escala de magnitud de momento — sacudió la región, los geógrafos creen que, desde entonces, la altura de la montaña podría haberse modificado varios centímetros o más, un valor muy significativo en términos geológicos. En 1934, la región se vio afectada por un terremoto todavía más impactante y se cree que la montaña se acortó más de medio metro. Además, nunca se termina de decidir si se debe tener en cuenta también el manto fluctuante de nieve y hielo, que puede sumar 3 metros o más a la altura de la montaña, o simplemente medir hasta el punto más alto de la roca debajo de la nieve y el hielo.

Chimborazo, volcán inactivo ubicado en los Andes, es la montaña más alta de Ecuador, con una altura de 6.267 metros sobre el nivel del mar. Como se ubica cerca del Ecuador, es el lugar de la Tierra más cercano al Sol, y dado que el planeta tiene una irregularidad en el centro, la distancia desde la cumbre de Chimborazo hasta el centro de la Tierra es mayor que la distancia desde la cumbre del Everest al centro.

Fotografía de SEBASTIÁN CRESPO Photography, Alamy

Pero mientras Gautam estaba en su carpa, bebiendo chai y recuperándose del ascenso, sabía que por muy arduo que fuera llegar al punto más alto del planeta, el siguiente paso presentaría un desafío igualmente difícil, aunque menos peligroso. Medir la montaña más alta del mundo no implica únicamente llegar a la cima y medirla, sino también resolver dónde está la base.

La forma del planeta

Aunque parezca raro, dados sus altísimos picos y abismos impresionantes, la superficie de la Tierra en realidad tiene menos montañas de lo que se cree. Si la redujéramos al tamaño de una bola de billar, el planeta sería más uniforme que una bola. Pero claramente no es llana, y tampoco es una esfera perfecta: sobresale ligeramente a lo largo del ecuador. Esto significa que si tuvieras que medir la mayor distancia desde el centro de la Tierra hasta el punto más alejado de su superficie, la montaña “más alta” sería Chimborazo, en Ecuador. (Medido desde el nivel del mar, la altura de la cumbre sería “apenas” 6.310 metros, pero medido desde el núcleo de la Tierra, la altura es de 6.385.000 metros, es decir, 2.072 metros más que el Everest).

Para medir las montañas del planeta y establecer las alturas en relación unas con otras, es necesario tomar en cuenta un punto de referencia: el nivel del mar. Pero técnicamente, no hay un solo nivel del mar: el nivel del mar se ve alterado y modificado constantemente por la gravedad del planeta.

Y en este punto, aparece la labor de los expertos en geodesia. Se trata de geógrafos que se especializan en responder esta misma pregunta: ¿Cuál es la forma de la Tierra? Esto te puede parecer un trabajo completamente esotérico, pero la próxima vez que uses el GPS para encontrar la cafetería o estación de servicio más cercana o para saber qué camino tomar después de equivocarte de ruta, acuérdate de agradecer a los los expertos en geodesia porque ellos son quienes proporcionan la base para los GPS.

Utilizan dos tipos de modelos para definir la forma del planeta: elipsoides y geoides. Los modelos elipsoides describen la Tierra como un óvalo liso y curvo, ligeramente oblongo a lo largo de su eje ecuatorial, como un huevo acostado. Los geógrafos han definido matemáticamente varias versiones de esta forma; el más común, conocido como sistema de referencia de coordenadas WGS84, es la base de la mayoría de los sistemas GPS modernos y brinda el marco de referencia 3D para las coordenadas de latitud y longitud.

Los modelos geoides intentan explicar el efecto de la gravedad de la Tierra calculando dónde estaría el nivel del mar si toda la superficie del planeta estuviera cubierta de agua. Esto crea una media virtual del nivel del mar en todo el planeta. Como la densidad de la Tierra no es uniforme, su campo gravitacional ejerce una fuerza desigual a lo largo de la superficie del planeta. El agua de los océanos se aleja o se acerca levemente del centro según la dinámica local. En lugar de un huevo acostado, el modelo geoide sugiere que la Tierra es más como una papa irregular.

“Se llama superficie equipotencial del campo de gravedad”, explica Alex Tait, geógrafo de la National Geographic Society. "Tienes que saber dónde estaría el nivel del mar debajo del Monte Everest, si es que el nivel del mar pudiera existir debajo del Monte Everest".

El primer estudio que midió la montaña, luego identificado en los mapas británicos como "Pico XV", se llevó a cabo en la década de 1850 y estuvo a cargo de un equipo británico contratado por el ex topógrafo general de la India, Sir George Everest. Calcularon el nivel del mar con una red de estaciones de línea de mira desde la Bahía de Bengala, la franja más cercana del océano, que se extendía hacia el norte de una colina a otra, hasta lograr que se viera el Everest y pudiera medirse usando cálculos trigonométricos. Para tener en cuenta la curvatura de la Tierra, los topógrafos utilizaron modelos esferoides, precursores más simples y redondos de los modelos elipsoides más complejos en términos matemáticos. Obtuvieron una altura de 8.840 metros. Un siglo después, el Estudio de la India de 1954 que utilizó un método similar, fijó la altitud del Everest en 8.848 metros, contando también la capa de nieve.

La expedición, patrocinada por la National Geographic Society y Boston Museum of Science, obtuvo un cálculo de 8.850 metros, unos 2 metros más que el resultado del Estudio de la India de 1954.

Fotografía de Trimble

Ese cálculo resultó ser muy preciso. En 1999, un estudio dirigido por el cartógrafo y explorador Bradford Washburn y patrocinado por la National Geographic Society utilizó tecnología GPS y obtuvo una altura de 2 metros más que la medición de 1954. En 2005, un estudio chino estableció que la altura era de 8.844 metros. Hoy los tres resultados (1954, 1999 y 2005), continúan vigentes o son reconocidos por diferentes entidades.

Cuando hablé con Khimlal Gautam, cuyo cargo oficial es jefe de topografía del Departamento de Topografía de Nepal, no tenía esperanzas de que su equipo pudiera determinar la altura del Everest, incluso utilizando los instrumentos y técnicas más avanzadas. “En un estudio de mapeo, no podemos encontrar el punto o altitud exactos. Pero estamos tratando de encontrar el valor más aproximado", expresó.

El equipo decidió realizar un estudio de GPS y, también, un estudio de nivelación (una técnica del siglo XIX que todavía se usa pero que ahora se realiza con equipos láser modernos). Además de calcular la altura de la roca más alta, también calcularon la altura considerando la capa de nieve y hielo.

"Queremos tener ambos valores y compararlos", me dijo Gautam, haciendo una pausa por un momento, "para no tener que seguir discutiendo este asunto de la altura del Everest".

Resultados en espera

Según el Departamento de Estudios de Nepal, los cálculos están listos y ya se sabe cuál es la nueva altura del Everest. Pero por ahora, el resto del mundo tendrá que esperar para saber si la montaña más alta del mundo ha crecido o se ha acortado unos centímetros, ya que el proyecto parece ser un asunto de política internacional. Dado que Nepal comparte el Monte Everest con China (la frontera que divide a Nepal de la parte del Tíbet controlada por China atraviesa la cumbre), la determinación de una nueva altura oficial involucra una cantidad de consideraciones diplomáticas.

Cuatro meses después de que Gautam y sus colegas completaron su trabajo de campo, el presidente chino, Xi Jinping, realizó una visita a Nepal y llegó a Katmandú el 12 de octubre de 2019. Durante la visita, China y Nepal anunciaron un acuerdo para cooperar en la nueva medición del Everest y anunciar los hallazgos en forma conjunta. Esta primavera, mientras que prácticamente todas las expediciones al Everest se cancelaron debido a la pandemia de COVID-19, un equipo de topógrafos chinos llegó a la cumbre para realizar sus propias mediciones. También voló sobre la montaña un avión chino que transportaba equipos de medición de alta complejidad.

En 1999, una expedición estadounidense colocó un receptor GPS en la cima del Monte Everest para hacer un nuevo cálculo de la montaña.

Fotografía de Trimble

Un miembro de un equipo chino coloca un marcador en la cima del Monte Everest el 27 de mayo de 2020. Por la pandemia de COVID-19, la montaña estaba cerrada para los demás escaladores, pero China envió una expedición para volver a medir la montaña, que los tibetanos conocen como Qomolangma.

Fotografía de Xinhua, Alamy

A fines de mayo, luego de que el equipo regresara de su expedición al Everest, las autoridades chinas sugirieron que la nueva altura se definiría en dos o tres meses, pero no ha habido más novedades.

La semana pasada, Yang Yuanxi, miembro de la Academia de Ciencias de China, habló sobre la importancia del esfuerzo chino para medir la montaña y señaló que "al medir de forma exacta el Everest se pone de manifiesto el desarrollo tecnológico del país". Además, dijo, “Es un símbolo de la soberanía de un país y tiene un gran impacto internacional y reconocimiento social. La calidad de precisión de esta misión será mejor que cualquier otra misión anterior".

“Es una cuestión cargada de historia”, dice Ed Douglas, un destacado historiador del Everest, que recientemente publicó una historia del Himalaya. Douglas señala que, al igual que Nepal, China ha utilizado durante mucho tiempo el Everest como símbolo de identidad nacional. En 1960, Mao Zedong ordenó una gran expedición al Everest y consiguió el primer ascenso exitoso desde el lado del Tíbet. Durante los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, China restringió las escaladas en el lado del Tíbet para que una expedición oficial pudiera llevar sin problemas la antorcha olímpica a la cima.

Nepal, una de las naciones más pobres de Asia, tiene muchas razones para mantener contento a su vecino rico y poderoso. Durante el último año fiscal, China representó casi el 90 por ciento de las inversiones extranjeras en el país, y durante su visita de estado, Xi prometió $500 millones de dólares en ayuda financiera. Esto se suma a los millones de dólares que China ha invertido en proyectos de infraestructura nepalí, entre estos, nuevos aeropuertos, ferrocarriles y plantas hidroeléctricas.

Nepal y China ya habían trabajado juntos en la cuestión de la altura del Everest. Después de que los chinos completaron su estudio de 2005, Nepal y China anunciaron un acuerdo conjunto para reconocer tanto el nuevo estudio chino del punto rocoso más alto como el Estudio de la India de 1954, que incluía la capa de nieve.

Más allá de cuándo se anuncie oficialmente la nueva altura del Everest, Gautam cree que Nepal ha dejado su postura muy en claro. "Queremos transmitir el mensaje de que somos capaces de concretar proyectos con nuestros propios recursos y nuestra gente calificada", dijo mientras tomaba una taza de té en su carpa-comedor en medio de tormentas de nieve vespertinas y rayos de luz solar que atravesaban el campamento base del Everest. "El Monte Everest simboliza algo en Nepal, pero no es un patrimonio de Nepal, es patrimonio mundial".

 

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados