Sequía en Kenia: cómo es la convivencia entre los humanos y la vida silvestre

Ante la escasez de recursos provocada por la prolongada sequía que azota el Cuerno de África, algunas comunidades están percibiendo a los animales como una amenaza, mientras que otras se unen para protegerlos.

Un vehículo arrastra el cadáver de una jirafa cerca de un abrevadero natural seco en el condado de Wajir, seguido de cerca por los guardabosques del Servicio de Vida Silvestre. Los guardabosques creen que la jirafa murió unas semanas antes al quedar atrapada en el barrio, siendo que se encontraba débil por el hambre y la deshidratación. Mover el cuerpo de la jirafa evita que el barro se contamine.

Fotografía de Ed Ram
Por Neha Wadekar
Publicado 10 de may. de 2022 04:45 GMT-3

Condado de Wajir, Kenia. Dentro del vehículo, los hombres, sentados y tensos, guardaban silencio al detenerse junto a su objetivo. Una joven jirafa macho se ha refugiado bajo la sombra de un árbol alto, buscando alivio frente al inusualmente brutal sol de marzo. Cuando escuchó los neumáticos rodar sobre arbustos espinosos secos, estiró su largo cuello y aguzó las orejas. 

El hombre en el asiento del pasajero apuntó su arma y apretó el gatillo, golpeando a la jirafa de lleno en el costado. El grupo dejó escapar un grito de alegría cuando el animal se estremeció. 

Otro hombre, en el asiento trasero, puso el cronómetro en su reloj y susurró: “Siete minutos hasta que caiga”.

La jirafa se tambaleó y luego echó a correr, trotando hacia el terreno abierto, arrastrando detrás de sí un tronco de 1,8 metros unido a una de sus patas traseras por un cable eléctrico. El grupo, compuesto por un equipo de veterinarios del gobierno y una organización de conservación sin fines de lucro, estaban allí para sedar a la jirafa y quitarle la trampa que habían puesto los cazadores furtivos. De no hacerlo, los depredadores humanos o animales probablemente la matarían esa noche.

Una cigüeña marabú se posa en un árbol cerca de Lagboqol. Los marabúes son carroñeros y con frecuencia siguen a los buitres para encontrar comida. El número de carroñeros en el área se ha desplomado como resultado indirecto de la sequía. La sed y el hambre han empujado a los depredadores más cerca de las ciudades y la gente ha respondido arrojando veneno que mata no solo a las especies objetivo, sino también a las aves y otras criaturas que se alimentan de sus cadáveres.

Fotografía de Ed Ram

El equipo corrió detrás de la jirafa y tras atarle las piernas, lograron derribarla. Un veterinario se agachó junto a la cabeza del animal y la sujetó, cubriendo sus grandes ojos marrones y sus largas pestañas con una toalla. El otro veterinario cortó el cable eléctrico. Mientras trabajaban, los habitantes de un pueblo cercano los rodearon y vertieron agua fría sobre el cuerpo de la jirafa para protegerla del calor.

Fotografía de Ed Ram

La tarea duró sólo unos minutos. Los veterinarios administraron el antídoto del tranquilizante y gritaron para que la multitud se despejara. Empujaron la cabeza de la jirafa hacia arriba y la ayudaron a ponerse de pie. Miró a su alrededor, como sorprendida de ver tanta gente  agolpada. Luego se acercó a un árbol cercano, levantó la cabeza y comenzó a comer. 

Durante los últimos 35 años, la cantidad de jirafas reticuladas, que hoy viven casi exclusivamente en el norte de Kenia, se redujo de 36.000 a menos de 16.000, una disminución del 56%. La especie figura en peligro de extinción desde 2018 según la categorización de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Las jirafas han muerto en grandes cantidades, en gran parte debido a décadas de conflictos tribales por la tierra y los recursos, a la violencia del grupo terrorista al-Shabaab (con sede en Somalia) y, quizás lo más urgente, al cambio climático, que ha acelerado la pérdida de hábitat y ha aumentado la caza furtiva en la región. 

El Cuerno de África ha soportado tres temporadas consecutivas de escasas precipitaciones que se han relacionado con el cambio climático. Una cuarta mala temporada de lluvias hará de ésta la sequía más larga que la región haya experimentado en cuatro décadas. 20 millones de personas necesitan ayuda alimentaria urgente debido a que las cosechas fallan y el ganado muere. Los expertos en clima dicen que incluso una temporada de lluvias promedio no sería suficiente para deshacer el daño de los últimos años.

El somalí-keniano Sharmake Yussuf posa para un retrato en las afueras de la ciudad de Garissa. A medida que la competencia entre las personas y los animales salvajes por los escasos recursos en el área se volvió cada vez más dura, Yussef se propuso encontrar una manera de ayudar a las personas a prosperar junto con la vida silvestre en lugar de verla como una amenaza. Desde 2011, ha estado trabajando directamente con los lugareños en los esfuerzos de conservación de la comunidad.

Fotografía de Ed Ram

Yussuf y el científico conservacionista Abdullahi Ali participan de una reunión comunitaria en las afueras de Garissa, de donde es Ali. Aquí, hombres y mujeres se han reunido bajo una acacia para discutir la importancia de la vida silvestre, la conservación y la protección de los animales contra la caza furtiva.

Fotografía de Ed Ram

“La sequía es un desastre que avanza lentamente, pero tiene un impacto grave”, comenta Jully Ouma, científica climática del Centro de Predicción y Aplicaciones Climáticas Igad, en Nairobi. “Lleva tiempo recuperarse”.

Hoy, los condados nororientales de Garissa, Wajir y Mandera están cubiertos de polvo rojo. Los arbustos y los árboles están muertos y el aire huele a carne podrida de los cadáveres de cabras, camellos y burros que se han desplomado a lo largo de los caminos por el hambre y la sed. 

La sequía no discrimina entre el ganado y la vida silvestre. Pero en muchos sentidos, los animales salvajes son mucho más vulnerables a sus efectos que sus primos domesticados. “Los humanos pueden dirigir el ganado hacia donde creen que están los pastos y el agua, pero la vida silvestre tiene que sobrevivir por sí misma”, dice Ouma. 

 

El cambio climático está afectando a los animales salvajes de la región en varios frentes. Está exacerbando el conflicto entre humanos y la vida silvestre y la destrucción del hábitat, ya que los pastores nómadas tradicionales pierden su ganado y se asientan en lo que alguna vez fue el hábitat de la vida silvestre. Está aumentando la caza furtiva, ya que los lugareños y los refugiados matan animales para eliminar la competencia por los escasos recursos, alimentarse a sí mismos y a sus familias o para vender su carne a cambio de un pequeño ingreso. Y también está afectando directamente a la vida silvestre, ya que los animales simplemente caen muertos por el calor extremo e inflexible y la falta de alimentos y de agua.

Los activistas locales de vida silvestre están creando áreas comunitarias de conservación en el noreste de Kenia para proteger sus especies únicas, incluida la jirafa reticulada, el antílope hirola, en peligro crítico de extinción, la cebra de Grevy, en peligro de extinción, y el avestruz somalí de cuello azul. Pero sin intervenciones a gran escala para detener la destrucción del cambio climático, es posible que las generaciones futuras nunca tengan la oportunidad de vivir entre estos animales.

En un santuario de jirafas en Garissa, acaban de llenar un abrevadero artificial. Las jirafas sedientas vienen de los alrededores para beber cuando no pueden encontrar agua en otros lugares. Para llenar el estanque, los voluntarios transportan agua en camiones desde el cercano río Tana.

Fotografía de Ed Ram

En un santuario de jirafas en Garissa, acaban de llenar un abrevadero artificial.

Fotografía de Ed Ram

El nacimiento de NECA 

En 2011, Sharmake Yussuf, de 48 años, conducía por la autopista M1 de Londres a Sheffield, Inglaterra, cuando recibió una llamada de su madrastra desde el condado de Wajir, en Kenia.

Yussuf, un keniano-somalí que llevaba 20 años trabajando como ingeniero de sistemas en el Reino Unido, había comprado unos meses antes unos camellos, muy valorados en la cultura somalí. La madrastra de Yussuf le informó que un león había matado y comido a uno de sus preciados animales. Mala suerte, pensó Yussuf antes de quitarse el incidente de la cabeza.

(Te puede interesar este video: mira el dramático rescate de una jirafa en el Congo)

En su viaje de regreso a Londres, al día siguiente, la madrastra de Yussuf volvió a llamar. Ella había envenenado el cadáver del camello, le dijo con orgullo, y el león había sufrido una muerte agonizante cuando regresó para terminar su comida. Yussuf estaba furioso. Para él, el león era mucho más precioso que el camello. Pero los asesinatos por venganza siempre han sido parte de la cultura pastoril somalí, una forma de garantizar que los depredadores como los leones, las hienas y los guepardos sigan comiendo animales salvajes y no desarrollen un gusto por el ganado. 

“Me di cuenta de cómo mi comunidad ve la vida silvestre y tomé la decisión en ese momento de tratar de hacer algo para cambiar la forma en que ven la conservación”, comenta Yussuf. Regresó a Kenia unos meses después y se dio cuenta de las pocas áreas de conservación y reservas que había en el noreste. Incluso los veterinarios que vinieron a rescatar a la joven jirafa macho fueron traídos de Nairobi, a más de 321.869 kilómetros de distancia, y de Meru, a unos 225.308 kilómetros de allí.

Los guardabosques del Servicio de Vida Silvestre de Kenia se preparan para mover el cuerpo de una jirafa en Lagboqol, parte del condado de Wajir, en el noreste de Kenia. Esta jirafa murió en noviembre pasado después de quedar atrapada en el lodo mientras intentaba encontrar agua en este abrevadero natural casi seco.

Fotografía de Ed Ram

El noreste de Kenia, considerada durante mucho tiempo por Nairobi, la capital, como una región rebelde y problemática, ha visto una inversión gubernamental relativamente pequeña en infraestructura y desarrollo desde su independencia del dominio colonial británico en 1963. Esto ha hecho que las comunidades sean especialmente vulnerables a los efectos de la sequía y a una mayor competencia por recursos escasos, dañando la relación que alguna vez fue pacífica entre los humanos y la vida silvestre. 

La inestabilidad regional también se tradujo en la creencia de que el noreste tenía una vida silvestre mínima. Pero en 2021, durante el primer censo nacional de vida silvestre de Kenia, los pilotos aéreos que inspeccionaron los condados de Garissa, Wajir y Mandera descubrieron 6.000 jirafas reticuladas, más de un tercio de la población mundial, 302 cebras de Grevy y 141 leones.

Yussuf estaba decidido a encontrar una manera de ayudar a las personas a prosperar junto a esta vida salvaje, en lugar de verla como una amenaza. Recurrió a la conservación basada en la comunidad, considerada una de las formas más sólidas de protección. La tierra de patrullaje de los guardabosques profesionales es demasiado vasta para tener ojos en todas partes. Entonces, cuando la comunidad se une en torno a la protección de la vida silvestre, la efectividad aumenta significativamente. Las comunidades reservan tierras para los animales salvajes y, a cambio, se designan áreas específicas de pastoreo para el ganado. La presencia de abundante vida silvestre también promete ingresos de turistas extranjeros.

Sin embargo, persuadir a las comunidades para que compartan sus tierras con la vida silvestre no es fácil. Los pastores a menudo temen que la conservación signifique un mayor número de depredadores que amenacen a su ganado y que cercar ciertas áreas les impedirá pastar allí a sus vacas, cabras y camellos. Históricamente, el acceso a las tierras de pastoreo ha sido un tema candente de debate entre pastores y conservacionistas.

Unos camellos beben en un abrevadero cerca de la reserva natural de Sabuli, una franja de tierra de 206 hectáreas fundada en 2018 y ahora administrada por 30 guardabosques. Al igual que en otras experiencias de conservacionismo comunitario de la región, se han reservado tierras para el pastoreo de ganado a fin de reducir la competencia por los recursos entre la vida silvestre y los animales domésticos.

Fotografía de Ed Ram

Yussuf, de hombros anchos y elegantemente vestido incluso en el calor más abrasador, tiene una sonrisa brillante y una energía inagotable para abogar por la protección de la vida silvestre en la comunidad somalí. Durante siete años, involucró a ancianos e imanes (líderes religiosos) de la comunidad, funcionarios del gobierno local y residentes sobre su responsabilidad de cuidar a estos animales. No habría tenido sentido seguir adelante sin su bendición.

“Fui de un pueblo a la vez, una tribu a la vez, un subclán a la vez”, comenta.  

Su persistencia valió la pena y en 2018 formó la reserva natural de Sabuli,  que abarca unas 206.389 hectáreas ahora protegidas por 30 guardabosques de conservación. El año pasado, Yussuf fundó la Asociación de Conservación del Noreste (NECA, por sus siglas en inglés), una organización paraguas que une a Sabuli y otras siete entidades conservacionistas que abarcan en total casi 809.371 hectáreas. Se han propuesto otras 18 áreas de conservación, lo que llevaría el área total de tierra protegida a 2.023.428 hectáreas.

Los desafíos para los animales y para una forma de vida tradicional

En las afueras de la ciudad de Garissa, las casas nuevas se están multiplicando a ambos lados de la carretera principal. La población de Kenia se ha multiplicado casi por siete desde la década de 1960 y, a medida que las sequías golpean con mayor frecuencia e intensidad, los pastores nómadas están abandonando su forma de vida tradicional y asentándose en aldeas.

Los guardabosques del Servicio de Vida Silvestre de Kenia y los residentes de la aldea de Kursi inspeccionan el abrevadero artificial comunitario de Sabuli. El estanque tardó 20 años en completarse, pero ahora se está reduciendo, porque las jirafas vienen cada vez más por la noche para saciar su sed, lo que enfurece a los residentes locales.

Fotografía de Ed Ram

Cada tarde, cuando el sol se pone sobre el río Tana, las jirafas viajan desde sus tierras de pastoreo en el este a través de la carretera principal para beber. Lo que una vez fue un corredor de migración tradicional ahora está bloqueado por altos muros de hormigón y las jirafas caminan a lo largo de estas barreras en busca de una abertura. Cuando encuentran una, cruzan la calle en grupos, asustadas por los coches y motocicletas que pasan a toda velocidad. 

(También te puede interesar: Las crías de jirafa heredan las manchas de sus madres)

“Durante el día, les dan a los humanos la oportunidad de usar el río y se alejan”, dice el explorador de National Geographic Abdullahi Ali, un científico conservacionista nacido en Garissa que se especializa en jirafas reticuladas e hirolas (también llamados antílopes o damaliscos de Hunter). “Por la noche, tienen que volver”. (Ali ganó el premio al Liderazgo en Conservación 2021 de los National Geographic/Buffett Awards). 

A Ali le preocupa que un día toda esta área termine cercada y las jirafas sean definitivamente expulsadas de su hogar ancestral.

“Eso sería una gran catástrofe. ¿Te imaginas un mundo sin jirafas?” se pregunta. 

Los pastores de cabras y ovejas vigilan a sus ganados en un abrevadero en Sabuli. Acababan de ahuyentar a un jabalí sediento que había venido a beber. Como la sequía ha causado estragos en los rebaños de cabras, camellos y burros, muchos pastores están abandonando su modo de vida tradicional.

Fotografía de Ed Ram

Estas mujeres llevan barriles de agua de regreso a la ciudad después de recogerla de un abrevadero en Sabuli. Otra mala temporada de lluvias y esta sequía será oficialmente la más larga que la región haya experimentado en cuatro décadas.

Fotografía de Ed Ram

El río Tana proporciona riego a algunas granjas cerca de Garissa que producen frijoles, mangos y otros cultivos que son vitales para la población local. A medida que la sequía se intensifica, las jirafas en busca de agua han comenzado a aventurarse en estas granjas por la noche, arriesgándose a encuentros con humanos. Como pisotean los cultivos, los agricultores patrullan sus campos con machetes y botellas rotas. Cuando se encuentran con una jirafa sedienta y desprevenida, le cortan las patas. 

“O se ocupan de las jirafas o lo haremos nosotros”, amenaza Habiba Bilow, de 45 años, advirtiendo a los conservacionistas. Está considerando abandonar su granja debido a la destrucción causada por las jirafas.

El Servicio de Vida Silvestre de Kenia compensa a los pastores cuando pierden a sus animales por culpa de los depredadores, pero algunas personas deben esperar años hasta recibir el dinero. Mientras tanto, encuentran otras formas de buscar venganza. El año pasado en Sabuli, un león mató a dos vacas lactantes, lo que incitó a los enojados residentes locales a envenenar uno de los cadáveres. Cuando el león volvió para terminar su comida al día siguiente, se quedó ciego y el pueblo lo apedreó hasta matarlo. 

Abdullahi Ali posa para un retrato en las afueras de su ciudad natal de Garissa. Ali, un explorador de National Geographic, fundó el Programa de Conservación del Hirola, cuyo objetivo es trabajar con las comunidades a lo largo de la frontera entre Kenia y Somalia para detener la extinción silenciosa del hirola (o antílope de Hunter), raro y en peligro crítico de extinción. Entre 300 y 500 hirolas permanecen en estado salvaje, amenazados por la pérdida de hábitat, la caza furtiva y la sequía.

Fotografía de Ed Ram

Incidentes como estos también son responsables de la muerte de buitres y aves carroñeras, que limpian los restos de las matanzas de otros animales. Hoy en día, la mayoría de estas aves han muerto por envenenamiento indirecto. Los cielos están vacíos. 

La caza furtiva 

Yussuf estaba en Garissa en marzo cuando recibió la noticia de que habían aparecido cazadores furtivos en Sabuli. Se trata de una hora en coche desde el campo de Dadaab, que alberga a más de 218.000 refugiados, en su mayoría somalíes, que han huido del conflicto, la sequía y la hambruna en su país. Los jóvenes aquí tienen pocas opciones para mantenerse a sí mismos y a sus familias, además de cazar y recolectar leña.

Yussuf estima que los cazadores furtivos mataron a 63 jirafas en el noreste en el año 2021. Durante un período de cinco días en marzo de 2022, los refugiados mataron a tres jirafas en Sabuli y sus alrededores, probablemente para vender la carne en puestos de carnicería en el campamento y al otro lado de la frontera con Somalia.

Algunos refugiados también traen caravanas de burros a las áreas protegidas para buscar leña para vender. El viaje a pie dura casi una semana y, a menudo, cazan dik-dik (como nombran los locales a los antílopes de reducido tamaño del género Madoqua) y otros animales pequeños para comer durante el viaje.

Los guardabosques del Servicio de Vida Silvestre de Kenia atraparon y sedaron a una jirafa en las afueras de Garissa, en marzo. La jirafa había quedado presa de una trampa colocada por cazadores furtivos y, sin ayuda, probablemente habría sido asesinada pronto por humanos o depredadores. Los cazadores furtivos ponen trampas a las jirafas para eliminar la competencia por los escasos recursos y vender su carne para obtener ingresos adicionales.

Fotografía de Ed Ram

Un guardabosques vierte agua fría sobre el cuerpo de la jirafa mientras otro la ayuda a ponerse de pie. Para ayudar a la jirafa, el equipo la sedó con un dardo tranquilizante y luego le quitó el lazo de alambre que tenía enroscado en una pierna.

Fotografía de Ed Ram

Yussuf ha organizado una patrulla de caza furtiva con guardabosques del Servicio de Vida Silvestre de Kenia en Wajir, la policía local y los guardabosques de la comunidad de Sabuli. Armada y lista, la caravana de vehículos se pone en marcha, viajando por caminos polvorientos y accidentados que se convierten en senderos estrechos y sinuosos. Eventualmente, se encuentran con un grupo de siete jóvenes que se relajan bajo un árbol, buscando un respiro del calor de 37,7 °C. Cada uno lleva una carreta tirada por burros con hasta tres metros de leña. 

Los guardabosques saltan del auto y rodean a los jóvenes, gritándoles amenazas. Registran a cada hombre y descubren varios cuchillos de caza afilados y aserrados y un saco de comida cubierto de sangre. Justo al final del camino encuentran las piernas delgadas y frágiles de un dik-dik devorado. 

Los guardabosques consideran quemar toda la leña para darles una lección a los jóvenes, pero deciden no hacerlo. Las condiciones secas podrían causar incendios forestales incontrolables. En cambio, derriban los carros, derramando el contenido de cinco días de trabajo en el suelo. Cuando los guardabosques se hayan ido, los refugiados recogerán cada tronco y lo volverán a colocar en los carros. Han alquilado estos carros a empresarios de Dadaab y no pueden arriesgarse a aparecer con las manos vacías. 

La urgente necesidad de una acción colectiva

Ali Gedi, un pastor de cabras de 50 años y padre de 10 niños, recuerda cómo eran los días antes de que el cambio climático devastara esta tierra. 

Los hombres de Garissa sostienen una trampa que estaba atascada a la pata de una jirafa: una gruesa cuerda de metal amarrada a un lazo en un extremo y a una rama grande en el otro. Algunos de los miembros de la comunidad habían encontrado a la jirafa y se quedaron con ella durante la noche y hasta el día siguiente para protegerla de los cazadores furtivos, mientras esperaban que llegara un equipo de rescate de la ciudad de Nanyuki, varios cientos de kilómetros al oeste de Garissa.

Fotografía de Ed Ram

“Solía ​​ver elefantes cuando era niño”, recuerda. Pero los elefantes abandonaron el noreste de Kenia hace mucho tiempo, expulsados ​​​​por la caza furtiva y la destrucción del hábitat y los residentes locales han sufrido por su pérdida. Los elefantes solían pisotear la maleza con sus enormes pies planos, creando pastizales donde las cabras y los antílopes podían pastar uno al lado del otro. 

“Perdimos muchos beneficios cuando se fueron los elefantes”, lamenta Gedi. “No permitiremos que les pase lo mismo a las jirafas”.

Gedi es de Eyrib, un pueblo en las afueras de Wajir que depende de varios grandes estanques construidos por el gobierno en la década de 1980. Pero en los últimos meses de 2021, la mayoría se secó casi completamente debido a la sequía. Desde entonces, las jirafas, al no poder encontrar otra agua, viajan para beber de los pequeños charcos de lodo que aún quedan en el centro de los enormes abrevaderos.

La leña recolectada y cortada de los árboles se apila en carros tirados por burros en la reserva de Sabuli. Los refugiados del cercano campamento de Dadaab a menudo llevan caravanas de burros a las áreas protegidas para buscar leña que puedan vender. El viaje a pie dura casi una semana y, a menudo, cazan dik-dik y otros animales pequeños para comer. Dadaab alberga a más de 218.000 refugiados, en su mayoría somalíes, que han huido del conflicto, la sequía y la hambruna en su país.

Fotografía de Ed Ram

Los guardabosques del Servicio de Vida Silvestre de Kenia recibieron la llamada en noviembre del año pasado. Siete jirafas quedaron atrapadas en el lodo del abrevadero. Algunas ya estaban muertas, mientras que otras se encontraban demasiado débiles para salir por sí mismas. Los guardabosques se apresuraron para llegar al lugar, pero los animales restantes, asustados y doloridos, ya estaban muertos.  

Los guardabosques engancharon las jirafas muertas a camiones y sacaron sus cadáveres del lodo para evitar la contaminación del agua. Pusieron sus cuerpos en un círculo, una declaración pública sobre lo que el cambio climático le hará a la vida silvestre del mundo a menos que los humanos tomen medidas rápidas.

En total, más de 215 jirafas en toda la región murieron a causa de la sequía entre agosto de 2021 y enero de este año, estima Yussuf. 

Ali Gedi, un pastor de cabras, posa para una foto en la ciudad de Eyrib, en la reserva de Sabuli. La mayoría de los depósitos de agua del pueblo se han secado debido a la sequía. Los elefantes solían vivir aquí, pero se fueron hace mucho tiempo, expulsados ​​​​por la caza furtiva y la destrucción del hábitat. “No permitiremos que les suceda lo mismo a las jirafas”, dice Gedi.

Fotografía de Ed Ram

Unos 30 hirolas también murieron durante esa sequía. Solo quedan alrededor de 500 de estas criaturas tímidas y sensibles en el mundo, por lo que estos fallecimientos representaron casi el 6% de la población total. 

“Nadie conoce la difícil situación de los hirolas”, dice Ali, el principal experto mundial en esta materia. “Como no son carismáticos, no están trayendo dinero al gobierno a través del turismo, así que a nadie le importará”.

Han habido algunos esfuerzos exitosos por parte de los conservacionistas y el gobierno para mitigar el daño causado por el cambio climático. En septiembre pasado, tres cazadores furtivos fueron arrestados con dos autos llenos de carne de jirafa cuando se dirigían al cruce fronterizo somalí. Recibieron un juicio acelerado en Wajir y dos de ellos fueron sentenciados a seis años de prisión, tres años más que la sentencia requerida. Para Yussuf, quien continúa luchando en nombre de los animales salvajes que no pueden luchar por sí mismos, el veredicto fue bienvenido.

El día antes de volar de regreso a Nairobi, Yussuf se reúne con tres hombres de otras partes del condado de Wajir que quieren iniciar nuevas áreas de conservación. La reserva de Jima se estableció como una organización comunitaria en la parte este del condado y los locales están trabajando para incluirla bajo el paraguas de NECA. Yussuf se sienta con ellos durante casi dos horas y les explica cada paso que deben dar para proteger con éxito su tierra y los animales que habitan en ella. 

“Si haces esto por dinero, debes saber que no hay dinero”, les dice Yussuf. “Estamos haciendo esto para las generaciones futuras”. 

Dos jirafas esperan para cruzar la carretera principal en las afueras de Garissa, en busca de agua. Este fue una vez un corredor natural de migración ampliamente utilizado, pero ahora están surgiendo casas a ambos lados de la carretera principal a medida que la sequía obliga a las personas a abandonar las áreas rurales. Altos muros de hormigón rodean la carretera a lo largo de largos tramos, lo que obliga a las jirafas a desviarse de sus antiguos caminos para encontrar cruces.

Fotografía de Ed Ram
Seguir leyendo

Te podría interesar

Animales
Dos raras jirafas blancas asesinadas en Kenia
Animales
Con tiempos y gustos cambiantes, la industria de la bilis de oso desaparece de Vietnam
Animales
Cómo se “enamoran” estas aves en peligro de extinción
Animales
Conoce la escuela de bebés orangutanes
Animales
Bebés de esta especie en peligro de extinción nacen en una reserva de China

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados