El avistamiento de un nuevo jaguar cerca de la frontera entre México y Estados Unidos le da esperanza a los expertos

Este descubrimiento único sugiere que el rango de incidencia del jaguar puede estar expandiéndose. Un nuevo estudio constata que Estados Unidos tiene un hábitat abundante para recuperar la presencia de los felinos si estos pueden alcanzarlo.

Publicado 25 de marzo de 2021 12:26 GMT-3
jaguar-border

Se proyecta una foto de un jaguar macho en la cerca en la frontera entre Estados Unidos y México para crear conciencia sobre la presencia de estos animales en las zonas fronterizas y protestar contra la destrucción causada por el muro fronterizo.

Fotografía de Alejandro Prieto

Los jaguares alguna vez vagaron por gran parte de Arizona y Nuevo México, incluso tan al norte como el Gran Cañón. Pero a lo largo de los siglos XIX y XX, los cazadores exterminaron a la población estadounidense del único gran felino de América del Norte.

Pero con una población reproductora en la vecina Sonora, México, que asciende a 200, los felinos de sus filas están deambulando cada vez más hacia el norte hacia Arizona. Se han visto al menos siete jaguares machos en la parte sur del estado en los últimos 25 años, incluido uno que reside en el sureste de Arizona y otro puñado ha sido visto en México cerca de la frontera durante el mismo período.

Ahora, los investigadores han capturado videos de un nuevo jaguar en un rancho en Sonora, un par de kilómetros al sur del lugar donde se cruzan Arizona, Nuevo México y México, y donde la construcción del muro fronterizo cesó hace solo dos meses.

Este particular avistamiento fue una alegría para Ganesh Marin, estudiante de doctorado en la Universidad de Arizona y explorador de National Geographic, quien estudia la abundancia y el movimiento de la vida silvestre local utilizando una cuadrícula de alrededor de cien cámaras trampa en este rancho. “Fue como encontrar una aguja en un pajar”, dice. Tal como destaca, su proyecto forma parte de un esfuerzo conjunto con la Universidad de Arizona y la Universidad de Wyoming en colaboración con Cuenca Los Ojos y miembros de Santa Lucía Conservacy, la Universidad Autónoma de México (UNAM) y el Phoenix Zoo.

El análisis de los videos tomados por cuatro cámaras entre diciembre de 2020 y marzo de 2021 muestra que el jaguar era el mismo macho joven, al que los científicos han llamado El Bonito. Encontrar un joven tan cerca de la frontera sugiere que el área de reproducción de la especie puede extenderse hacia el norte a medida que los felinos reclaman territorios antiguos, dice Gerardo Ceballos, investigador de la UNAM.

 

Ceballos dice que este jaguar probablemente nació a menos de 97 kilómetros al sur, y que los animales "se están reproduciendo ahora en la puerta de los Estados Unidos". La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza enumera al jaguar como especie casi amenazada debido a la pérdida de hábitat y a la caza furtiva y la especie está protegida por la Ley de Especies en Peligro de EE. UU.

Mientras tanto, un estudio publicado el 16 de marzo en la revista Oryx estima que gran parte del centro de Arizona y de Nuevo México es el hábitat principal del jaguar y podría mantener de manera conservadora una población de 150 animales o más. Esto contrasta con la capacidad de carga estimada producida anteriormente por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU., que es significativamente menor.

El avistamiento y el estudio enfatizan la importancia de mantener abiertos los corredores de vida silvestre entre Estados Unidos y México, una vasta extensión contigua de hábitat para muchas criaturas, incluidos los jaguares, dice Marin. A lo largo del 2020, la administración del ex presidente de los Estados Unidos Donald Trump construyó más de 338 kilómetros del muro fronterizo de 9 metros de altura en Arizona, cortando algunos de estos corredores. Algunas de las conexiones principales a través de áreas montañosas permanecen intactas, aunque degradadas y encogidas. 

Para preservar un ecosistema en funcionamiento, “mantener abiertos los corredores de vida silvestre es muy importante”, dice Eric Sanderson, autor principal del artículo Oryx e investigador de la Wildlife Conservation Society. "Después de todo, la vida silvestre no tiene pasaportes".

Tigres fronterizos

La historia de la zona fronteriza está salpicada de cuentos de jaguares, a veces conocidos como los tigres. “No vimos ni piel ni pelo de él, pero su personalidad impregnaba el desierto”, escribió Aldo Leopold en 1949 sobre la presencia del jaguar en las zonas fronterizas. Pero a los felinos no les fue bien una vez que llegaron los colonos europeos, en parte debido a una campaña patrocinada por el gobierno para matar depredadores. En 1906, un cazador mató a un jaguar hembra en las montañas Chiricahua de Arizona, antes de vender sus dos crías como mascotas. En 1932, un agente de control de depredadores del gobierno de EE. UU. le disparó a una mujer en un bosque de pinos en el borde sur del Gran Cañón. En 1963, un cazador le disparó a la última hembra registrada en el estado en las Montañas Blancas, cerca de Springerville, en el centro-este de Arizona.

Los jaguares hembras son el factor limitante en la propagación de la especie, porque no tienden a dispersarse a grandes distancias del rango de su madre, como lo hacen los machos. Por lo tanto, la presencia de hembras, o de un joven recién nacido en las cercanías, es clave. La hembra conocida más cercana se encuentra a menos de 160 kilómetros al sur de la frontera, pero el descubrimiento del macho joven sugiere que pueden estar aún más cerca, dice Ceballos.

Para que los jaguares restablezcan una población en los Estados Unidos, la población de Sonora debe crecer. En los últimos 15 años, organizaciones conservacionistas, investigadores, ciudadanos privados y grupos gubernamentales han trabajado juntos para proteger a los jaguares en México y ofrecer incentivos a los terratenientes, como los ganaderos, para mantener vivos a los animales, dice Ceballos. Sin embargo, los animales siguen amenazados por las matanzas en represalia de los ganaderos después de comerse el ganado, así como por el agotamiento de las presas y la construcción de carreteras.

Este joven jaguar fue fotografiado en un rancho propiedad de una organización de conservación con sede en Sonora llamada Cuenca Los Ojos, cuya misión es proteger y restaurar tierras en el norte de México. El joven felino pasó junto a las cámaras de Marin, todas cerca de un arroyo conocido como Cajón Bonito, una fuente de agua que alberga osos negros, pumas, castores y al menos un ocelote, agrega Marin.

En un estudio realizado en marzo de 2021, los investigadores muestran que millones de hectáreas en amplias franjas del suroeste de EE. UU. son adecuadas para que vivan los jaguares, incluida el Área de recuperación de Arizona central/Nuevo México, así como el Área secundaria de Arizona y el área de recuperación Northwestern de Pesca y vida silvestre de EE. UU. Los autores estiman que estas partes de los EE. UU. podrían albergar 150 jaguares o más.

Arroyo Cajón Bonito en otoño de 2020, hogar de osos negros, castores, pumas y al menos un jaguar (y un ocelote).

Fotografía de Ganesh Marin

División continental

Los jaguares, como muchos otros animales grandes, habitan en las montañas y los utilizan para moverse por su hábitat y este jaguar puede ser uno de los primeros en enfrentarse al muro fronterizo, dice Rodrigo Sierra, asesor científico y miembro de la junta de Cuenca Los Ojos. (Un jaguar macho reside en las montañas Chiricahua de Arizona, cerca de la frontera, según la evidencia de la cámara trampa).

La administración de Trump construyó carreteras y muros en partes del área remota y accidentada cerca de donde se vio al jaguar, incluido un lugar biológicamente rico llamado Cañón de Guadalupe y las montañas Peloncillo.

"Prácticamente estamos dividiendo un continente y deteniendo el flujo de especies a través de él", lo que podría conducir a extinciones locales, o en este caso, evitar que los jaguares se expandan a los Estados Unidos, agrega Sierra.

El presidente actual de los Estados Unidos Joe Biden ordenó una pausa en la construcción del muro fronterizo en su primer día en el cargo, el 20 de enero, pero se desconocen los próximos pasos. Muchos conservacionistas han pedido que se derriben secciones del muro. El Departamento de Seguridad Nacional no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Además de los Peloncillos, hay corredores de jaguares vitales en las cordilleras cercanas de las montañas Huachuca, Patagonia y Pajarito, que se han estrechado y degradado por la construcción de muros fronterizos y carreteras, aunque no están completamente cortados, dice Myles Traphagen, un investigador de Wildlands Network.

Encontrar jaguares muy cerca de la frontera a ambos lados refuerza el punto de que estas no son poblaciones separadas y deben considerarse como una sola, agrega Traphagen.

En el artículo de Oryx, Sanderson y sus colegas utilizaron varios modelos para evaluar la idoneidad del hábitat de los jaguares, utilizando factores como el tipo de vegetación, la disponibilidad de presas, la proximidad al agua y otras variables. Como se sabía anteriormente, las Islas del Cielo, cadenas montañosas biodiversas que se elevan sobre el desierto del sureste de Arizona y el norte de México, son el hábitat principal del jaguar.

Pero encontraron millones de hectáreas de bosques de pinos al norte, en el centro de Arizona y Nuevo México, donde los jaguares fueron vistos hace solo décadas, siguen siendo ideales, con suficiente cobertura, presas y agua para estos grandes felinos.

Marit Alanen, bióloga de vida silvestre del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. con sede en Arizona, dice por correo electrónico que la agencia no estaba al tanto de este joven jaguar, pero que había visto el artículo de Oryx, que “representa nueva información a considerar en nuestro análisis en curso de los jaguares y su hábitat".

“Mantener la conectividad con México es esencial para la conservación del jaguar y [nosotros] continuamos trabajando con nuestros socios para crear más oportunidades para el paso de vida silvestre transnacional”, agrega Alanen. “Las poblaciones periféricas como estas son un recurso genético importante [que] puede ser particularmente importante considerando las amenazas potenciales del cambio climático global”.

Moviéndose hacia el norte

Los jaguares son ecológicamente importantes no solo porque son los principales depredadores, sino porque proteger la tierra podría ayudar a muchas otras especies más comunes, como osos negros, castores y pumas, dice Marin.

“Son vagabundos increíbles”, dice Randy Serraglio, un defensor del jaguar del Centro para la Diversidad Biológica. Se extienden más ampliamente que cualquier depredador estadounidense y encarnan la necesidad de paisajes conectados.

La presencia de un joven sugiere que las actividades de conservación, incluida la protección de la tierra y el trabajo con los ganaderos para incentivar la presencia de los felinos en el paisaje, probablemente estén ayudando hasta cierto punto, agrega Marin.

"Tenemos muchas cosas que hacer", dice, "pero si continuamos, las hembras y las crías llegarán pronto a las zonas fronterizas".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados