El ave silvestre más longeva del mundo cumple 70 años

Wisdom, el albatro que sobrevivió a tsunamis, tuvo más de 40 crías y ha vivido más años que todas sus parejas, amplía nuestro conocimiento acerca de las aves.

Por KIM STEUTERMANN ROGERS
Publicado 2 de marzo de 2021 09:00 GMT-3
Wisdom, el ave que este año cumple 70 años, sentada sobre su huevo en el Refugio ...

Wisdom, el ave que este año cumple 70 años, sentada sobre su huevo en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Midway Atoll en noviembre de 2020.

Fotografía de Jon Brack / Friends of Midway Atoll NWR / USFWS

Este ejemplar de albatros de Laysan hembra es uno de los millones que regresan cada otoño al Refugio Nacional de Vida Silvestre del atolón de Midway, un grupo de tres islotes en el norte del Pacífico formados a partir de arrecifes de coral. En este lugar, a más de 1500 kilómetros de Honolulu, bandadas de aves marinas blancas cubren toda el área expuesta de la isla, y cada una pone un solo huevo del tamaño de una lata de refresco. Tanto machos como hembras tienen una mancha negra esfumada en los ojos y alas de color marrón chocolate que pueden alcanzar una envergadura de dos metros.

Pero Wisdom se destaca entre la multitud: lleva una anilla roja Z333 en el tobillo, y este año cumple 70 años (como mínimo), lo que la convierte en el ave salvaje más longeva de la historia.

“Siempre me da alivio cuando Wisdom aparece”, cuenta Jon Plissner, biólogo del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos que estudia la longevidad de los albatros en Midway.

Los científicos ya conocen mucho sobre Wisdom. Están al tanto de que la anillaron en 1956 durante un proyecto de investigación a largo plazo que comenzó a finales de la década de 1930 y ha logrado identificar a más de 260.000 albatros individuales. Saben cuál es su lugar de nidificación favorito. Y saben que puso un huevo a finales del noviembre pasado (como ha hecho en 8 de los últimos 11 años) y que el polluelo nació el 1 de febrero.

Pero todavía queda mucho por aprender acerca de Wisdom y de su especie, y una de las preguntas más elementales es: ¿cuánto tiempo puede vivir?

“No tenemos ni idea”, afirma Plissner. “Tampoco sabemos si es la excepción. Lo que podemos decir es que es la más longeva que conocemos”.

Sylvia Earle, exploradora residente de National Geographic, sentada junto a Wisdom en Sand Island, una parte del atolón de Midway, en enero del 2012. Earle ha sido pionera en la investigación de los ecosistemas marinos.

Fotografía de Susan Middleton

Durante los últimos 15 años, Plissner y su equipo han anillado polluelos de albatros de Laysan y registraron los números de los albatros que anidaban en una parcela de 50 por 50 metros, datos que, eventualmente brindarán más información sobre su longevidad. Plissner señala que el desafío es que los albatros son tan longevos que pueden vivir más que los propios investigadores.

Como ocurrió en el caso de Wisdom. Chandler Robbins, el biólogo del Servicio de Pesca y Vida Silvestre que la anilló, falleció en el 2017 a los 98 años.

Un ave sabia

También es probable que Wisdom tenga más de 70 años; en 1956, se estimó, con prudencia, que tenía cinco años, la edad más temprana a la que un albatros de Laysan puede alcanzar la madurez sexual.

En el 2002, Robbins regresó a Midway y notó que debía reemplazar la anilla de uno de los albatros. Enseguida se percató de dos cosas: que había anillado al ave en 1956 y que, a los 51 años, el animal había batido un récord. Por aquel entonces, los biólogos habían determinado que la esperanza de vida de los albatros de Laysan era de 40 años.

Por haber superado durante muchos años los peligros mortales de ser un albatros —tsunamis y tiburones, entre otros—, así como otras amenazas provocadas por los humanos, como el calentamiento del océano por el cambio climático, la contaminación por plástico y los sedales de pesca, el ave recibió el nombre de Wisdom (sabiduría, en inglés).

Desde entonces, Wisdom se ha convertido en una celebridad de internet, tanto en Estados Unidos como en otras partes del mundo. En Hawái, los albatros de Laysan, conocidos como mōlī, ocupan un lugar importante en la cultura indígena como símbolo del dios Lono, que representa la lluvia y la agricultura.

Beth Flint, bióloga del Servicio de Pesca y Vida Silvestre en Honolulu, afirma que, gracias a su repercusión, se han visibilizado los peligros que afrontan las aves marinas y los albatros de Laysan en particular.

“Es un ave que puede vivir tanto como un humano. Creo que su mayor aporte es la atracción que generó en las personas. Y, además, ha despertado el interés por las ciencias”, dice Flint.

Madre de perfil bajo

Cada otoño, cuando los albatros de Laysan regresan a Midway para comenzar su temporada de reproducción (luego de haber pasado meses en el mar), los cielos se cubren de aves que se entrecruzan sobre lagunas de color turquesa, extendiendo sus largas y esbeltas alas.

Alrededor del 70 por ciento de la población global de albatros de Laysan (unos 1,6 millones de ejemplares) anida en Midway, una base militar de la Segunda Guerra Mundial de cinco kilómetros cuadrados convertida en refugio nacional para la fauna silvestre. En el 2020, los biólogos contaron unos 492.000 nidos, un leve aumento con respecto al año anterior.

Cada pareja de albatros de Laysan forma un hueco de aproximadamente un metro de diámetro en la tierra y lo cubre con ramitas, hojas y arena. Cuando la hembra pone un solo huevo, la pareja comparte las tareas de crianza y se turna para salir a buscar comida durante días o semanas para alimentar a sus polluelos con una papilla regurgitada de peces y calamares.

El último polluelo de Wisdom, nacido el 1 de febrero, se acurruca con su padre y actual pareja de Wisdom, Akeakamai.

Fotografía de Jon Brack / Friends of Midway Atoll NWR / USFWS

Los polluelos vuelan al mar por primera vez en verano y regresan a tierra de tres a cinco años más tarde. Después, van y vienen durante unos cuantos años, realizando sofisticadas danzas de cortejo para encontrar pareja, con la que establecerán un vínculo duradero.

Wisdom también ha vivido más tiempo que varias de sus parejas. Según Plissner, tiene un perfil muy bajo, se la ve poco…algo esperable de una madre que ha puesto hasta 40 huevos a lo largo de su vida.

“La mayor parte del tiempo está durmiendo en el nido”, cuenta Plissner. “Tenemos que ponerle un marcador cerca, porque de lo contrario pasa desapercibida y se confunde con el resto de la comunidad”.

Los problemas de los albatros

Una amenaza reciente para los albatros de Laysan en Midway son los ratones invasores, que atacan y hieren a los adultos mientras incuban los huevos. Los biólogos del Servicio de Pesca y Vida Silvestre piensan eliminar a estos ratones, como ya han hecho con las ratas, pero se trata de una tarea complicada.

La contaminación también supone un problema; las toneladas de fragmentos plásticos con puntas filosas, que cada año van a parar al Pacífico, pueden perforar el vientre de un ave y matarla.

Pero podría decirse que los albatros cuentan con una ventaja orgánica frente a otras aves marinas. Se alimentan de calamares, que poseen un pico formado por quitina (sustancia que Flint denomina “el plástico de la naturaleza”), y son capaces de regurgitar estos picos, junto con fragmentos de plástico.

Así y todo, los expertos señalan que se desconoce qué otros efectos podrían tener los plásticos en los albatros de Laysan, especie que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza clasifica como “casi amenazada”.

Y a medida que aumenta la temperatura y la acidez del Pacífico, estos cambios también podrían afectar a las poblaciones de calamares y a otras presas de los albatros. Es posible que las poblaciones de calamares disminuyan o cambien de región, lo que significaría una menor cantidad de alimento disponible, indica Flint.

Más trabajo por delante

Para gestionar mejor estas amenazas y conservar a la especie a largo plazo, los científicos necesitan más datos sobre los albatros de Laysan y sus comportamientos.

Es sencillo estudiar aves marinas cuando están en tierra; son grandes, anidan en el suelo y no se esconden. Pero, lo cierto es que pasan gran parte del tiempo en el mar, lejos de los ojos escudriñadores de los expertos.

Aquí es donde entra en juego la tecnología moderna. Los biólogos están empleando una gran variedad de etiquetas por satélite que se fijan o a la parte trasera de las plumas de las aves o a las anillas de sus tobillos y brindan datos específicos sobre los lugares a los que vuelan.

Gracias a estas etiquetas, se conoció que, en época de cría, los albatros de Laysan buscan alimento lejos del archipiélago hawaiano, y a veces incluso pueden llegar hasta las islas Aleutianas de Alaska, explica Rob Suryan, ecólogo marino que estudia las aves marinas en el Centro de Ciencia Pesquera de Alaska de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica en Juneau.

“Conocer la distancia que recorre Wisdom para llevarle comida a su polluelo, constituye un dato fundamental para la conservación de las aves marinas”, afirma Suryan.

Explica que algunas etiquetas incluyen acelerómetros, que pueden rastrear la mecánica del vuelo: aleteos, velocidad y duración del vuelo. Dichos datos han revelado, entre otras cosas, cómo las aves son capaces de sobrevolar el océano durante periodos prolongados.

Otra gran incógnita es qué le ocurre a un polluelo de albatros cuando abandona el nido, dice Suryan. ¿Vuelve a la misma colonia que sus padres, por ejemplo?

Datos como ese “podrían revelar mucho sobre las vidas de estas aves que siempre me han intrigado”, afirma.

¿El “Show de Wisdom”?

Suryan no es el único fanático de los albatros. Los animales fueron observados por miles de personas de más de 190 países a través de la AlbatrossCam del Laboratorio de Ornitología de Cornell en Kauai, activa desde el 2014 al 2018.

“Wisdom nos permite ampliar nuestra imaginación sobre lo que es posible en el mundo natural…y hay mucho más por descubrir”, afirma Charles Eldemire, líder del proyecto de las cámaras de aves de Cornell. “Y eso nos da mucha esperanza”.

Wisdom ya es una celebridad internacional y es candidata a tener su propia cámara web. Plissner cuenta que lamentablemente, la internet en Midway es muy lenta. Y que una alternativa sería una cámara activada por el movimiento que pueda programarse para sacar una fotografía o un vídeo breve cada 15 minutos, más o menos.

“Esa idea está muy presente”, afirma Plissner. “Creo que el año que viene se concretará”. Otra razón para que deseemos que Wisdom siga viviendo más años.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados