Científicos descubren que los abejorros muerden las plantas para que florezcan antes

Cómo funciona realmente sigue siendo un misterio, pero si los seres humanos lo replican, podría ser una bendición para la agricultura.

Thursday, May 21, 2020,
Por Virginia Morell
Un abejorro con cola vuela entre las flores en Inglaterra. Muchas especies de abejorros están disminuyendo debido ...

Un abejorro con cola vuela entre las flores en Inglaterra. Muchas especies de abejorros están disminuyendo debido al cambio climático.

Fotografía de Stephen Dalton, Minden Pictures

Los abejorros no están simplemente dando vueltas alrededor de nuestros jardines. Están evaluando activamente las plantas, determinando qué flores tienen más néctar y polen y dejando marcas de olor que les indican qué flores ya han visitado.

Ahora, un nuevo estudio revela que los abejorros obligan a las plantas a florecer haciendo pequeñas incisiones en sus hojas, un descubrimiento que ha sorprendido a los científicos de las abejas.

"¡Guau! fue mi primera reacción", dice Neal Williams, biólogo de abejas de la Universidad de California, Davis. “Entonces me pregunté, ¿cómo nos perdimos esto? ¿Cómo nadie pudo verlo antes?

Consuelo De Moraes, ecóloga química del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zurich, tuvo la misma reacción cuando uno de sus estudiantes, Foteini Pashalidou, notó abejorros con cola haciendo pequeñas incisiones en las hojas de sus plantas de invernadero. Los insectos no parecían llevar los pedazos de hojas a sus nidos ni ingerirlos.

 

Sospechando que las abejas estaban induciendo a las plantas a florecer, el equipo organizó una serie de experimentos. Los resultados muestran que cuando las fuentes de polen son escasas, como en un invernadero o durante la primavera, los abejorros pueden obligar a las plantas a florecer hasta un mes antes de lo habitual.

La investigación es prometedora por dos razones. Por un lado, sugiere fuertemente que los abejorros manipulan las flores, una habilidad particularmente útil ya que el calentamiento de las temperaturas en todo el mundo hace que los polinizadores emerjan antes de que las plantas hayan florecido. Los insectos dependen casi exclusivamente del polen como alimento para ellos y sus larvas a principios de la primavera. 

También es un impulso potencial para el suministro de alimentos para los seres humanos: si los agricultores pueden lograr que sus cultivos florezcan antes, se podría aumentar la producción de alimentos de algunas plantas.

Maestros jardineros

Para realizar el estudio, De Moraes, Pashalidou, el autor principal del estudio y sus colegas colocaron plantas de tomate y de mostaza negra sin flores en jaulas con colonias de abejorros de cola privadas de polen. Luego quitaron las plantas después de que las abejas obreras hicieran de cinco a 10 agujeros en sus hojas.

Los pequeños pinchazos hicieron que las plantas de mostaza negra florecieran dos semanas antes de lo habitual y las plantas de tomate un mes antes de lo normal, según el estudio publicado el 21 de mayo en Science.

Los científicos también colocaron colonias de abejorros alimentados con polen y privados de polen en jaulas con las plantas sin flores para comparar sus comportamientos. Las abejas obreras de las colonias alimentadas con polen rara vez dañaban las plantas, mientras que las de las colonias privadas de polen lo hacían constantemente.

Para garantizar que sus resultados no se debieran a las condiciones artificiales del laboratorio, los científicos colocaron colonias de abejorros y una variedad de especies de plantas sin flores en la terraza de Zurich a fines de marzo del 2018.

Las abejas, una especie europea muy común, eran libres de forrajear tan lejos como quisieran. Sin embargo, se pusieron a trabajar dañando las hojas en todas las plantas sin flores más cercanas a sus colmenas. El interés de las abejas en esta actividad disminuyó hacia fines de abril a medida que florecían más flores locales, una vez más, estableciendo que el comportamiento de las abejas al morder las hojas es impulsado por la disponibilidad de polen, dicen los científicos. 

Continuaron su experimento en la terraza hasta julio y descubrieron que los trabajadores silvestres de otras dos especies de abejorros (B. lapidgrius y B. lucorum) acudieron a su parche de plantas sin flores para pinchar las hojas.

Queda por ver qué tan extendido está el comportamiento en otros abejorros, más de 250 especies de las cuales se encuentran en todo el mundo, dicen los autores.

Descifrando el código

La relación mutuamente beneficiosa entre los polinizadores de insectos y las flores se remonta a unos 130 millones de años. Las plantas proporcionan comida a los polinizadores y, a cambio, los polinizadores fertilizan sus flores. 

Pero ninguno se beneficia si no están sincronizados entre sí, por lo que han encontrado formas de comunicarse.

"Eso es lo que muestra este estudio", dice Lars Chittka, un ecologista conductual de la Universidad Queen Mary de Londres, quien escribió un ensayo que acompaña al artículo de Science. “En cierto sentido, las abejas están señalando, oye, necesitamos comida. Acelera tu florecimiento y te polinizaremos".

"Es un tipo de comunicación muy sofisticada", agrega Santiago Ramírez, ecólogo químico de la Universidad de California, Davis, que no participó en el estudio. "Parece que las abejas han descifrado el código que hace que las plantas florezcan".

Pero quedan muchas preguntas. ¿Por qué las incisiones hacen que las plantas florezcan?

Y, pregunta Chittka, "¿La floración temprana conduce a una mayor aptitud para las plantas, es decir, tienen una mayor cantidad de frutos?"

¿Incentivo para la agricultura?

Cuando los autores del estudio usaron pinzas de metal y una navaja de afeitar para imitar los agujeros que hicieron las abejas, las plantas florecieron antes de lo normal, pero no tan pronto como lo hicieron en respuesta a las picaduras de las abejas.

"Hacen algo que no hemos captado del todo", dice el coautor del estudio Mike Mescher, ecólogo evolutivo también en el instituto suizo. "Podría ser que introducen una señal bioquímica o de olor" de una glándula salival. "Esperamos resolver esto".

Hacerlo podría crear una forma completamente nueva para que los seres humanos cultiven plantas, una bendición potencialmente importante para la agricultura. 

Lee también ¿Sabías que hace 9.000 años que los humanos dependen de las abejas?

Para los expertos en abejas, una de las mayores maravillas del estudio es que comenzó con una observación simple y anticuada.

"Charles Darwin siguió a los abejorros", dice Williams. “Cualquier persona interesada en los abejorros probablemente ha pasado horas observándolos en las flores. Pero probablemente no en plantas con flores".

Entonces Pashalidou hizo exactamente eso, y abrió un fenómeno completamente nuevo a nuestros ojos.

Seguir leyendo