El redescubrimiento de un sapo arlequín, que se creía extinto, trae esperanza en medio del apocalipsis anfibio

Si el sapo arlequín Mindo ha desarrollado resistencia a la enfermedad de los quítridos, podría ser una señal de que la epidemia mundial está desapareciendo

Thursday, April 30, 2020,
Por Jason Bittel
El sapo arlequín Mindo es una de las 25 especies del género Atelopus, una de las ...

El sapo arlequín Mindo es una de las 25 especies del género Atelopus, una de las más afectadas por el hongo quítrido.

Fotografía de Melissa Costales

Melissa Costales permaneció en la oscuridad, escuchando los sonidos de los insectos chirriando en los bosques nubosos del norte de Ecuador.

Era agosto del año 2019 y Costales, bióloga conservacionista de la Universidad de New Brunswick, había viajado con colegas a una reserva privada en busca de ranas, pequeños anfibios marrones que parecen hojas caídas. Al comenzar la noche, el equipo ya había encontrado casi una docena de especímenes de ranas de lluvia, un buen recorrido según cualquier estándar.

Entonces, uno de los científicos notó una mancha verde brillante en una hoja y todos se agacharon asombrados.

"¡Allí está", dijo Costales, "el legendario Atelopus mindoensis!"

Antes de esa noche, A. mindoensis, comúnmente conocido como jambato o arlequín de Mindo, no se había visto vivo en 30 años. La mayoría creía que la especie se había extinguido, víctima de la enfermedad fúngica llamada quítrido.

En las últimas tres décadas, el quítrido ha devastado las poblaciones de los anfibios en todo el mundo. La enfermedad interrumpe la capacidad de los animales para absorber oxígeno y agua a través de su piel, y ha afectado a las especies dentro del género Atelopus con más fuerza que la mayoría. 

Pero el redescubrimiento del sapo arlequín Mindo podría significar que todavía hay esperanza para esta familia de anfibios, según expresan los expertos.

"El hecho de que haya reaparecido después de 30 años se debe posiblemente al hecho de que se han vuelto resistentes al [quítrido]", dice Costales, quien recientemente publicó un estudio sobre el descubrimiento en la revista Herpetological Notes.

Los científicos han documentado algunos anfibios que han desarrollado una resistencia al quítrido. Entre ellos: Las ranas de patas amarillas de Sierra Nevada de California, las ranas arlequín variables y las ranas cohete comunes.

Pero como ha ocurrido el caso con el coronavirus en los seres humanos, no ha habido suficientes pruebas para conocer el verdadero alcance de la recuperación, dice Jamie Voyles, ecólogo de enfermedades de la Universidad de Nevada en Reno.

"Sabemos por muchas enfermedades, incluida la pandemia actual, que las enfermedades infecciosas y los brotes tienden a disminuir", dice Voyles, que no participó en el nuevo descubrimiento. “Hay una etapa de brote, pero con frecuencia, hay una disminución en términos de la gravedad de la enfermedad dentro de una población. Y así hemos experimentado algo similar con los anfibios”.

¿Sobrevivientes del brote?

Hay 25 especies de Atelopus en Ecuador, y todas ellas están actualmente clasificadas como amenazadas, en peligro crítico o presuntamente extintas. Más de la mitad de las especies no se han visto desde la década de 1980.

La reaparición del sapo arlequín Mindo lo convierte en la novena especie del género Atelopus en regresar de la muerte, por así decirlo, desde el año 2003.

Como muchos de sus parientes, el sapo de 1,27 centímetros de largo es sorprendente. Es del color de una lima fresca con algunas manchas marrones. Sus ojos son negro azabache, con iris que parecen haber sido envueltos en papel de oro.

Después de que Costales y sus colegas hicieran el descubrimiento en agosto del año pasado, vieron sapos cinco veces más cuando regresaron a la misma reserva, cuyo nombre se mantiene en confidencialidad. Tres de los avistamientos fueron de sapos juveniles, lo que significa que la especie se está reproduciendo, una buena señal, dice Costales.

Aunque se sabe que el quítrido está presente en la vecindad, dos de los sapos que el equipo capturó no dieron positivo. Esto podría deberse a que los sapos nunca entran en contacto con los hongos, pero también podría ser que estos anfibios hayan desarrollado una forma de defenderse de las esporas de los quítridos.

"Ciertamente es posible que esto sea lo que se llamaría una población de reliquias", dice Voyles, "lo que significa que ha pasado por un cuello de botella de algún tipo, y lo que estamos viendo son los sobrevivientes después del brote".

Sostén tus arlequines

"Creo que esto es súper emocionante", dice Cori Richards-Zawacki, herpetólogo de la Universidad de Pittsburgh y colaborador de Voyles.

"Cada especie de Atelopus que se "redescubre" resalta la importancia de la vigilancia continua y la oportunidad que tenemos de aprender de estas criaturas resistentes sobre los mecanismos de recuperación después de las epidemias", dijo por medio de un correo electrónico.

El redescubrimiento del sapo arlequín Mindo también podría servir como un recordatorio para tener precaución antes de declarar una especie extinta, dice Richards-Zawacki: "Es difícil obtener fondos para estudiar especies en peligro de extinción, pero es casi imposible obtener fondos para estudiar especies extintas".

Es por eso que Costales está trabajando para asegurarse de que el sapo arlequín Mindo no vuelva a desaparecer.

Ella y el Museo de Zoología de la Universidad de San Francisco de Quito ya han comenzado a armar un programa de monitoreo para la especie. En el futuro, Costales espera recaudar suficiente dinero para comprar y proteger algunas tierras cerca de donde se encontró la saludable A. mindoensis.

"Aunque los sapos recién encontrados no están infectados con el hongo quítrido", dice, "su supervivencia no está garantizada".

Seguir leyendo