Animales

Un informe muestra un descenso de poblaciones de animales alarmante

Reciente investigación exhibe que las poblaciones de animales analizadas han disminuido en más del 50 por ciento en promedio en las últimas dos generaciones.martes, 6 de noviembre de 2018

Por Elizabeth Anne Brown
Mientras la pequeña orangután Aurora se acurruca con la madre adoptiva Cheyenne en el zoológico de Houston, la deforestación y la caza furtiva han dejado huérfanos a sus primos salvajes en Borneo. Su tragedia es sólo una nota al pie del declive mundial en las poblaciones de animales, documentado en el informe del 2018 del Planeta Vivo del Fondo Mundial para la Naturaleza.

El Informe Planeta Vivo de la World Wildlife Fund For Nature (WWF) publicado la semana pasada describe un descenso catastrófico en las poblaciones de animales de todo el mundo. Pero muchos medios lo malinterpretaron y los titulares insistieron erróneamente en que perdimos el 60 por ciento de todos los animales en el transcurso de 40 años. La realidad es más matizada, aunque aún alarmante.

El informe bi-anual examinó las tendencias en el Índice Global Planeta Vivo, el "índice bursátil" de un biólogo para la diversidad y abundancia de animales en todo el mundo. Si la puntuación global es constante o está aumentando, los animales generalmente están prosperando, mientras que una puntuación descendente indica un problema en todo el planeta.

El Índice Planeta Vivo ha caído repentinamente en picada: ha bajado un 60 por ciento desde 1970, en un abrir y cerrar de ojos en el tiempo evolutivo. Y todos estamos investidos.

¿60 por ciento de qué?

El Índice Planeta Vivo (IPV) combina datos sobre miles de especies con estilos de vida muy diferentes y estados de conservación muy diferentes. No es un censo en el que a una musaraña pigmea euroasiática, de la que hay muchas, se le daría el mismo peso que a un rinoceronte de Sumatra en peligro crítico.

El IPV toma en cuenta el hecho de que un rinoceronte menos es, para su población general. Pero miles de musarañas enanas menos supone un descenso trivial; se podría atribuir a un error de redondeo. Algunas poblaciones en el estudio perdieron mucho más del 60 por ciento de sus individuos y otras perdieron mucho menos. Pero el promedio representado por el IPV habla de una tendencia global catastrófica.

Dicho de otra manera, el informe encontró que las poblaciones de vertebrados (animales con columna vertebral) disminuyeron en un 60 por ciento en promedio. Pero eso no es lo mismo que decir que hemos eliminado al 60 por ciento de todos los animales, como deja claro el informe.

Digamos, por ejemplo, que tienes 50 tigres, 200 halcones y 10.000 ardillas. Digamos que la primera población disminuye en un 90 por ciento, a 5 tigres. La segunda disminuye el 80 por ciento, a 40 halcones. Y las ardillas se reducen a 9.000, una disminución del 10 por ciento. Eso es una disminución promedio del 60 por ciento de estas tres poblaciones ficticias, pero sólo una disminución total del 12 por ciento de los individuos.

O tome el ejemplo de una sola especie: imagine que las poblaciones de lobos grises están disminuyendo en un promedio del 60 por ciento. Eso no significa que hayamos perdido el 60 por ciento de, digamos, todos los lobos grises individuales. Significa que algunas manadas de lobos grises han sufrido terribles pérdidas, tal vez incluso una extinción local, mientras que otras han disminuido menos bruscamente, pero se debe recordar que las manadas no son del mismo tamaño. La extinción local en las zonas rurales de Idaho podría significar la pérdida de sólo cuatro animales, pero dado que cada población distinta hace que la especie sea más resistente, sigue siendo información importante para los biólogos.

Ver galería

Servicios del ecosistema

Durante décadas, los economistas y los ecologistas han luchado con el modo de cuantificar el valor de los servicios de los ecosistemas: los bienes y servicios que proporciona la naturaleza, desde la polinización de cultivos asistidos por abejas hasta la filtración de agua por cortesía de moluscos. El Informe Planeta Vivo calcula el valor de los servicios de los ecosistemas en $ 125 billones, sólo unos pocos billones del PIB total mundial.

Aunque los números pueden ser controvertidos, ya que las personas no están de acuerdo sobre cómo asignar tales valores, incluso Wall Street tiene que admitir que la naturaleza hace mucho del trabajo pesado para nosotros. Los polinizadores de animales son responsables de un tercio de toda la producción de alimentos y dependemos de animales masticadores para reciclar el suelo. Las aves, los murciélagos y los reptiles controlan a los mosquitos que propagan la enfermedad, mientras que los investigadores médicos buscan criaturas esquivas en la selva tropical para el próximo tratamiento contra el cáncer.

Debido a las intrincadas redes alimenticias, el destino de una sola población animal puede tener consecuencias de gran alcance e inesperadas.

Descubrimientos del censo

El biólogo de la Universidad de Maine, Brian McGill, explica la frustración de trabajar en un censo de biodiversidad comparándolo con otros proyectos de monitoreo de la naturaleza con una infraestructura extensa, como la predicción del clima. “Solo en los Estados Unidos, el Servicio Meteorológico Nacional gasta miles de millones de dólares al año para realizar pronósticos meteorológicos precisos: inversión en estaciones meteorológicas terrestres, boyas oceánicas, globos de radiosonda y satélites para obtener las mejores mediciones posibles del estado actual del clima" él dice. "No tenemos equivalente para la biodiversidad".

A través de sus Informes de Planetas Vivos, el Fondo Mundial para la Naturaleza mantiene un registro de 4.005 especies de vertebrados en 16.705 poblaciones distintas. Esa cifra está achicada por el total de 63.000 especies descritas de vertebrados y los científicos creen que sólo hemos documentado una fracción de lo que existe.

Estratégicamente dispersas entre continentes y biomas, esas poblaciones sirven como punto de referencia para todas las especies sobre las que no tenemos datos. Ha sido difícil obtener un conteo preciso de animales más pequeños como las hormigas, por ejemplo, pero mantenerse al día con las aves y con los mamíferos que se alimentan de ellos en el mismo vecindario les da a los científicos una idea de cómo se está comportando el ecosistema local.

Los "barrios" en mayor problema, según el informe, son los ecosistemas de agua dulce y los tropicales. Ambos son puntos críticos históricos para la biodiversidad, que soportan una concentración inusualmente alta de especies. Pero la sobreexplotación, el cambio climático y la contaminación han eliminado estos hábitats que alguna vez fueron ricos.

El puntaje promedio del Índice Planeta Vivo para las poblaciones de agua dulce se ha reducido en un 83 por ciento, lo que significa que las poblaciones de animales que viven en el agua han disminuido en esta cantidad en promedio. Y el IPV en los neotrópicos, el Caribe, América Central y del Sur y las franjas de Florida y Texas, ha disminuído un 89 por ciento.

Políticas del ecosistema

Para detener la ola de extinción se requerirá de la cooperación a escala mundial, por lo que los científicos se han sentido alarmados por un retroceso internacional sobre las regulaciones ambientales.

La administración de Trump continúa presionando para hacer retroceder elementos de la Ley de Especies en Peligro, la política ambiental fundamental de los Estados Unidos. Y a principios de esta semana, el gobierno chino legalizó el comercio de cuernos de rinoceronte y huesos de tigre, un movimiento que los conservacionistas han denunciado.

Al mismo tiempo que el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, planea desarrollar el Amazonas para impulsar la economía de su país, el Informe de Riesgo Global del Foro Económico Mundial destacó la pérdida de diversidad biológica y el colapso del ecosistema como una de las 10 principales amenazas económicas en 2018.

Como el ecologista de Alabama E.O. Wilson lo puso en su libro, El futuro de la vida, "Tal vez haya llegado el momento de dejar de llamarlo la visión ambientalista, como si fuera un esfuerzo sostenido afuera de la corriente principal de la actividad humana y comenzar a llamarlo la visión del mundo real". La conservación animal ya no es un interés especial. Es un interés humano.

Seguir leyendo