Animales

Estos monos mellizos ultra-raros tienen diferentes padres

Los científicos se sorprendieron al descubrir que los mellizos macacos rabones estaban bien, ya que con frecuencia no sobreviven en la naturaleza.miércoles, 17 de octubre de 2018

Por National Geographic
La madre del macaco rabón, conocido como TNG-F19, sostiene a sus mellizos mientras otro miembro del grupo se acerca.

LOS MELLIZOS SON EXTREMADAMENTE raros entre muchos primates, como los monos del Viejo Mundo, porque criar a cada bebé lleva mucho tiempo, energía y comida. Así, los científicos se sorprendieron gratamente al registrar el primer caso de mellizos nacidos en un grupo salvaje de macacos rabones, en una zona arbolada y montañosa en el centro de Tailandia.

A pesar de compartir un útero, los mellizos tienen diferentes padres, descubrieron los investigadores después de realizar pruebas de paternidad en los monos. El caso extraño se describe en un artículo publicado este mes de septiembre en la revista Mammal Study.

Aunque estos animales son salvajes, los humanos a veces los alimentan, lo que puede ayudar a explicar cómo han sobrevivido los mellizos, dice Aru Toyoda, un primatólogo de la Universidad de Chubu y autor principal del artículo.

Cuando los monos tienen mellizos, las madres con frecuencia abandonan a uno porque es demasiado difícil cuidar de ambos, dice Lori Sheeran, una primatóloga y profesora de antropología en la Universidad Central de Washington, que no participó en el artículo.

La madre de los mellizos lleva a un bebé en sus brazos mientras que el otro se posa sobre su espalda.

"No es como una economía de escala en la que no se pierde nada con solo agregar otra: las crías primates son tan costosas en energía que quizás haya más que duplicado su carga de trabajo", dice Sheeran.

Los macacos rabones viven en grupos de género mixto y mientras que los macacos machos juegan ocasionalmente con los bebés, la mayor parte del cuidado se deja para las madres.

Los nacimientos únicos son parte de un patrón evolutivo de tener menos crías a la vez para darle a cada uno más energía. "Estamos realmente interesados ​​en los casos en que se viola ese patrón", dice Sheeran. "A las hembras se les presenta un problema al tener que cuidar a más de una cría a la vez".

Sheeran estudió un macaco tibetano (Macaca thibetana) que tenía mellizos, lo que la obligó a hacer ajustes como moverse menos y buscar comida de mayor energía para sus crías.

 A diferencia de sus padres de color marrón oscuro, los macacos rabones bebés (Macaca arctoides) tienen caras pálidas y pelaje, manchas brillantes entre los marrones y verdes del bosque. Hay cerca de 400 monos en esta población tailandesa y Toyoda pasó 21 meses estudiando a las criaturas. Vió 114 nacimientos en ese tiempo y sólo un par de mellizos.

En los grupos de género mixto en los que viven estos monos, las hembras se aparearán con varios machos mientras están ovulando. En el extraño caso de que una hembra tenga dos huevos fértiles, como en este caso, sería fácil que los huevos fueran fertilizados por diferentes machos, dice Toyoda, quien fue financiado parcialmente por una Beca de Young Science Explorer de la National Geographic Society.

Esta población de macacos rabones tiene un mayor índice de pezones extra. Eso es interesante ya que en otro caso raro de mellizos reportados, esos animales también tenían pezones extra, dice Jim Moore, un antropólogo de la Universidad de California en San Diego.

Los macacos rabones hembras a menudo se reúnen con sus bebés. La madre de los mellizos, TNG-F19, se sienta en el medio con los dos mellizos en su regazo.

Moore publicó un artículo sobre una población de macacos formosanos (Macaca cyclopis) con pezones extra, en los que nacieron los mellizos. "Si encuentran una tercera población, entonces es un patrón". Hasta entonces, dice, es solo un buen hallazgo y los pezones extra parecen no estar relacionados con la aparición de mellizos en el caso del presente artículo.

Toyoda tuvo que abandonar el sitio de investigación cuando los mellizos tenían cinco meses y cuando regresó al año siguiente, la madre había tenido un nuevo bebé. Él cree que los mellizos crecieron hasta convertirse en macacos adultos jóvenes en el grupo, pero no podía estar seguro.

"Lo más interesante para pensar es cómo la madre se adapta a las necesidades de las crías", dice Sheeran, aumentando su actividad para compensar, lo que puede no ser tan diferente de los miembros de nuestra propia especie. "No sé si esto [se aplica perfectamente] a los humanos, pero apuesto a que las madres de mellizos quizás lo describirían de esa manera".

 

Seguir leyendo