Animales

Los guepardos están cerca de la extinción

Solo quedan 7100 ejemplares de estos grandes felinos en estado salvaje, lo que ha incitado a los ecologistas a pedir que la especie se declare en peligro de extinción. Jueves, 4 Enero

Por Alexandra E. Petri

El mamífero terrestre más rápido del mundo se acerca con una gran velocidad hacia la extinción, teniendo en cuenta que el último censo de guepardos realizado sugiere que el número total de los felinos, cuya población ya es minúscula, podría disminuir un 53 por ciento más en los próximos 15 años.

“Eso es tremendamente peligroso”, afirma Luke Hunter, presidente y jefe de Panthera, la organización global para la conservación de felinos salvajes. “Esta disminución es alarmantemente constante, así que se tiene que intervenir y actuar de forma inmediata para ponerle una solución”.

Según un nuevo estudio que fue publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences, en la actualidad, solo quedan 7100 guepardos en su hábitat natural. Eso es la mitad de los 14 000 que se calculaban en 1975, cuando los investigadores hicieron el último conteo extensivo de los animales en todo el continente africano, explica Hunter.

Por si fuera poco, al guepardo le ha sido arrebatado 91 por ciento de su territorio histórico. Hace tiempo, los grandes felinos rondaban por casi toda África y gran parte de Asia, pero en la actualidad, su población está limitada a seis países africanos principalmente: Angola, Namibia, Zimbabue, Botsuana, Sudáfrica y Mozambique. La especie ya casi está extinta en Asia, con menos de 50 ejemplares en una zona aislada de Irán.

Con base en estos resultados, los autores del estudio están exigiendo que el estado del guepardo cambie de “vulnerable” a “en peligro de extinción” en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

“Si el número de estos grandes carnívoros está disminuyendo de manera tan acelerada, entonces la extinción se vuelve una posibilidad real”, advierte Hunter.

Doble impacto

Como era de esperarse, los humanos son la principal causa de que los guepardos estén en peligro.

Como es el caso de otros grandes carnívoros, los guepardos se enfrentan a la pérdida de su hábitat debido a la transformación de áreas silvestres en tierras gestionadas dedicadas a la agricultura o la ganadería. Por lo mismo, a veces la gente mata a los guepardos si perciben que representan una amenaza para su ganado, a pesar de que es muy raro que los felinos salvajes cacen animales domesticados, señala Hunter.

Las muertes de los guepardos también se dan debido a colisiones vehiculares, cazadores furtivos que codician su piel, órganos e incluso su carne. Sin embargo, su mayor amenaza se centra en las presas de estos felinos, como los antílopes, las gacelas, los impalas y los jabalíes. Todos estos animales son presas ideales para los guepardos, y todos son cazados en grandes proporciones por personas en muchas regiones, apunta Hunter.

“Los guepardos se enfrentan a un doble impacto: los matan directamente a ellos y también a las especies que éstos cazan en las sabanas, dejándolos sin nada de qué subsistir”, indica Hunter.

Otra amenaza es la gran demanda de crías de guepardo para tenerlas como mascota, sobre todo en Medio Oriente, lo cual fomenta el comercio ilegal de las crías de este animal en África del Norte.

Catalizador de la conservación

Algunos guepardos ya viven en áreas protegidas, como parques nacionales, los cuales son más seguros, más accesibles, y se espera que los animales no estén expuestos a tantas amenazas, explica Sarah Durant, directora del estudio y miembro de la Sociedad Zoológica de Londres.

No obstante, durante la nueva evaluación, Durant y sus colegas descubrieron que dos tercios de la población de guepardos viven fuera de estas zonas protegidas, en parte porque los animales necesitan espacio para deambular.

“No podemos tener más guepardos en áreas protegidas... ya hemos alcanzado el nivel máximo de densidad”, asegura Durant. “La clave para que el animal sobreviva es que lo haga fuera de las áreas protegidas”.

El equipo de estudio, dirigido por Panthera, la Sociedad Zoológica de Londres y la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre, esperan que sus resultados motiven a la UICN a reclasificar al guepardo como en peligro de extinción.

Es probable que sea demasiado tarde para aumentar y proteger a la especie en áreas como África Occidental o Central, donde la población de estos grandes felinos ha ido en descenso desde hace mucho tiempo, agrega Hunter. Aun así, existe un enorme potencial para que ésta se recupere rápidamente en otras áreas.

El nuevo estado de conservación funcionaría como una plataforma para que estos grupos intenten revertir las tendencias que afectan a los guepardos. Por ejemplo, un cambio de esta naturaleza podría crear oportunidades de financiamiento que solo están disponibles para especies en peligro de extinción, y permitiría tener negociaciones con los gobiernos africanos para implementar programas para la conservación de dichos felinos.

“Lo que realmente esperamos”, dice Durant, “es que esto catalice acciones para comenzar a pensar de forma innovadora para la conservación de guepardos y paisajes; para que nuestros objetivos vayan más allá del sistema de áreas protegidas y lograr que las comunidades participen, y apoyen la conservación; y para garantizar que tengamos el marco político y financiero para que el beneficio de la conservación sea palpable”.

Seguir leyendo