Animales

¿Los animales se emborrachan?

A algunas especies les gustan las frutas rancias y el néctar rico en alcohol. Jueves, 4 Enero

Por Liz Langley

La pregunta curiosa de la semana acerca de animales responde a la pregunta de Paul Anthony Kane: “¿Otros animales consumen fruta y granos fermentados, o sustancias embriagantes?”

Por supuesto que lo hacen. Y bastante.

Por ejemplo, las mariposas disfrutan un buen trago, indica Katy Prudic, entomóloga de la Universidad de Arizona: “He sacado mariposas de latas de cerveza”.

Según Prudic, es probable que los machos beban cerveza para fortalecer sus espermatóforos, paquetes ricos en nutrientes que les dan a las hembras como regalo nupcial.

Pero las mariposas no son las únicas: muchos entomólogos suelen cebar trampas de insectos con cerveza. Y si se acaban, no pasa nada, un buen tinto es igual de bueno.

Los resultados de un estudio de 2008 arrojaron que 35 especies de polillas se veían seducidas por trampas cebadas con vino o con cerveza.

Hasta que nos amanezca

Algunos otros insectos se consuelan con la bebida cuando son rechazados sexualmente.

En un estudio de 2012 que fue publicado en la revista Science, los investigadores compararon las preferencias alimenticias de moscas de la fruta macho que se habían apareado con éxito en comparación con las de los que no lo hicieron.

Los resultados revelaron que los machos que no se aparearon preferían alimentos que contenían alcohol, mientras que los que sí lo hicieron no.

Un estudio posterior mostró que los machos apareados tenían niveles más altos de un químico cerebral llamado neuropéptido F, el cual puede aumentar cuando la mosca recibe una recompensa, como el sexo.

En contraste, los que no se aparearon tenían niveles más bajos de dicha sustancia química, lo cual podría ser la razón por la que recurrieron al alcohol para aumentar su sensación de satisfacción.

Para comprobar esta teoría, a los machos no apareados se les dieron dosis artificiales de neuropéptido F, ¿el resultado? Evitaron el alcohol.

Alces y ardillas

Algunos mamíferos también se emborrachan de forma accidental, por lo regular con néctar o frutas fermentadas.

 

Don Moore, director asociado del Zoológico Nacional Smithsoniano de Washington, D.C., comentó por correo electrónico que ha podido atestiguar el efecto que tienen las frutas demasiado maduras en los animales.

“He visto ciervos de cola blanca comiendo manzanas fermentadas en los huertos”, cuenta Moore. En instantes les da “mucho” sueño, incluso “tambalean”. Es algo común en las regiones donde se dan las manzanas, agrega.

Volar bajo estado…

Existen otros animales que tienen una mayor tolerancia a las delicias fermentadas.

Una musaraña arborícola con cola plumosa de Malasia consume el néctar de las flores de la Eugeissona, la cual contiene uno de los niveles más altos de alcohol registrados en un alimento natural: 3.8 por ciento, según un estudio de 2008 publicado en la revista "Proceedings of the National Academy of Sciences".

Estas musarañas sí que “aguantan”: a pesar de que beben el néctar de alto contenido de alcohol todas las noches, no muestran ningún signo de intoxicación.

Muchos murciélagos que comen frutas fermentadas y néctar también vuelan sin problemas.

Un estudio de 2010 publicado en la revista "Plos One" reveló que la capacidad de vuelo y ecolocación de los murciélagos nariz de hoja del Nuevo Mundo no se vio afectada por el consumo de etanol.

Pero lo de beber y volar solo aplica para ellos. Así que ni te atrevas.

Artículo publicado el 21 de noviembre de 2015.

Seguir leyendo