Viajes

Las 21 mejores playas del mundo

Encuentre la perfección en estos lugares donde la tierra se encuentra con el mar. Miércoles, 20 Diciembre

Por Kimberley Lovato

Pida a verdaderos amantes de la playa que nombren una franja favorita para surfear y de arena, y la respuesta cambia con las olas. Afortunadamente nuestro planeta está cubierto de océanos, mares y lagos, lo que significa que hay playas para complacer cualquier capricho. Desde medialunas nacaradas cubiertas de conchas hasta bahías turquesas repletas de peces de todos los colores, no todas son iguales.

Estas son 21 de las mejores.

Maravillas geológicas

Playa del Amor, Islas Marietas, México: Nadar a través de una abertura casi invisible desde el mar revela lo que los lugareños llaman la “playa escondida”, rodeada por un impresionante anillo de rocas que forma un óculo natural para el sol y el cielo. Solo seis visitantes a la vez pueden visitar la “Playa del Amor” a través de operadores de turismo aprobados como Punta Mita Adventures.

Playa de las Catedrales, Ribadeo, España: Para una visita a una iglesia como ninguna otra, diríjase a Ribadeo, en la costa española al noroeste de Galicia, donde los arcos de roca tallados por las olas, de cien pies de altura, que se asemejan a los arbotantes de las catedrales góticas, se alinean en la arena. Camine entre ellos con la marea baja, pero tenga cuidado: cuando el nivel del agua sube en el golfo de Vizcaya, la playa sucumbe rápidamente a las olas.

Anse Source d’Argent, La Digue, Islas Seychelles: Con sus rocas gigantes moteadas por el sol, sus aguas tranquilas de color turquesa y el verdor de las palmeras y la selva, esta playa del Océano Índico parece creada por un diseñador de escenografías de Hollywood. No es de extrañar que con frecuencia la clasifiquen como la playa más fotografiada del mundo.

 

Isla de One Foot, Aitutaki, Islas Cook: El ambiente abandonado es tan palpable aquí que atrajo al exitoso show Survivor a su atolón de 15 islas. Tapuaetai, “una huella” en el dialecto local maorí, es un salto corto a través de la laguna translúcida, con una costa bordeada de cocoteros que puede recorrer en 15 minutos, pero no se apresure y no olvide de obtener un sello con la forma de la huella de un pie en su pasaporte en la cabaña convertida en oficina de correos.

Sunset Beach, Brunswick Islands, 
North Carolina: At the west end of this remote beach, a mile from the access point, a solitary mailbox stands, planted by local Frank Nesmith in the ’70s, and continually replenished with notebooks inviting visitors to jot thoughts, dreams, wishes, and whatever else moves the spirit.

Lazy Beach, Koh Rong Samloem Island, Camboya: Si las cabañas con techo de paja, las aguas cristalinas y las playas de arena sedosa no son una razón suficiente para saltar a bordo de un bote de madera en Sihanoukville y unirse a la excursión de 2,5 horas en el golfo de Tailandia, entonces tómese a pecho el nombre de esta playa y venga a deambular por la jungla, duerma la siesta en los columpios del porche y deje que la vida avance lentamente.

Bowman’s Beach, Isla de Sanibel, Florida: Los cazadores de conchas se encorvan en una postura llamada “el recodo de Sanibel”, en busca de caracolas, coquinas, dólares de arena y docenas de otras variedades que son arrastradas por las corrientes del golfo de México. Abastézcase de sombreros, baldes y protector solar en Bailey’s General Store, uno de los sitios favoritos de la isla.

Shell Beach, Shark Bay, Australia occidental: En el borde del continente, y formando parte de la bahía Shark, un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se extienden por innumerables kilómetros conchas blancas de berberechos, en hasta casi 10 metros de profundidad en algunas partes. Tome fotos, nada más. Deténgase en el Old Pearler Restaurant, construido por completo con conchas de sta playa.

Lyme Regis, Inglaterra: Los paleontólogos en ciernes y los buscadores casuales de conchas adoran las amonitas en forma de espiral y los restos fósiles de criaturas marinas de 180 millones de años de antigüedad, que se encuentran incrustados en las rocas y en la arena de la costa jurásica de Inglaterra. El Lyme Regis Museum dirige caminatas guiadas para ver fósiles, y el festival anual de fósiles en el mes de mayo celebra las Ciencias de la Tierra con juegos, música y exposiciones prácticas.

Cannon Beach, Oregon: Los exploradores son bienvenidos en la mayoría de los casi 650 kilómetros de playas públicas de Oregón, incluida esta amplia faja de arena compacta que tiene el atractivo extra de la Haystack Rock que emerge en alta mar. Un show anual de perros se despliega cada mes de octubre en el frente del Surfsand Resort.

Carmel City Beach, Carmel-by-the-Sea, California: “Es difícil decir quién obtiene más placer en la playa Carmel: los perritos que pueden juguetear sin correa o sus “padres”, quienes pueden mirar boquiabiertos la Pebble Beach al norte y Point Lobos al sur”, dice Kelly E. Carter, autora de The Dog Lover’s Guide to Travel, de National Geographic.

Noordwijk Beach, Países Bajos: Más allá de los campos de tulipanes en el sur de Holanda, entre Ámsterdam y La Haya, la ciudad costera de Noordwijk tiene una playa para perros separada, para que correteen junto al mar del Norte. Hay rutas de caminatas para estrechar los lazos de los humanos con los caninos y restaurantes y alojamientos que admiten perros, incluyendo Take2 Beach & Bungalows, cerca de la entrada a la playa para perros.

Papakōlea Beach, Hawái: Esta pequeña cala tiene su aspecto verde gracias a unos pequeños cristales llamados olivinos, que se encuentran en las rocas del cono de ceniza Puu Mahana, de 49 000 años de antigüedad. Llegar allí requiere una trepidante caminata de poco más de 3 kilómetros, pero ¿no vale la pena dejar huellas en una de las pocas playas con arena verde que hay en el mundo?

Reynisfjara Beach, Islandia: En los días soleados en la cosa sur de Islandia, la arena negra como la tinta de la Reynisfjara Beach y las pilas de mar de basalto son absolutamente asombrosas. Pero no se deje arrullar: “Las poderosas olas son conocidas por derribar a la gente”, dice Katie Hammel, quien ha trabajado en TripCreator de Islandia.

Pink Beach, Great Santa Cruz Island, Zamboanga, Las Filipinas: Aunque no le faltan playas hermosas, las Filipinas también reclaman una variedad de arenas rosadas. El color sonrosado proviene de miles de millones de pedazos de coral de órgano rojo troceado, que se puede ver en cada puñado de arena. La cantidad de visitantes a la isla está regulada, y deben hacerse arreglos por adelantado a través de la oficina de turismo en Zamboanga.

“Es el único lugar en Belice donde se puede nadar seguro hasta el arrecife en unos minutos y explorar la reserva marina de South Water Caye, llena de coloridos corales, peces ángel, espigas azules, tortugas marinas, todo en menos de 6 metros de agua”, dice la autora de la guía, Lebawit Lily Girma.

Blue Bay, Mauricio: Entre al océano Índico en el extremo occidental de la playa pública y encuéntrese en medio de un pez loro y de otras llamativas formas de vida submarina floreciendo en el Parque y Marina Blue Bay, de 4 kilómetros cuadrados. El Shandrqani Beach-comber Resort and Spa y el Blue Lagoon Beach Hotel también tienen acceso a zonas destinadas al nado.

Cas Abao Beach, Curazao: Anillado por los arrecifes, Curazao esconde un mundo submarino de maravillas, y esta playa es una de las pocas arenosas en la árida isla, con un bar y una tienda para alquilar equipo de buceo con snorkel. Deslícese directamente en la bahía poco profunda de aguas cristalinas, llena de vida con gorgonias o abanicos de mar y corales, peces tropicales, esponjas, tortugas marinas y más.

Sleeping Bear Point, Sleeping Bear Dunes, Michigan: El agua dulce pura y los acantilados de poco menos de 150 metros significan nadar con los ojos abiertos y amplias vistas sobre el lago Michigan. Camine desde la Estación de Guardacostas de Sleeping Bear Point, ahora un museo marítimo, o a lo largo del sendero Sleeping Bear Point, pasando por encima de las dunas bajas de la playa. Busque en la distancia las islas Manitou del Norte y del Sur, lugares excelentes para escalar y acampar.

Playa Piscinas, Arbus, Cerdeña: Esculpidas por el viento del mistral y adornadas con arbustos de enebro y olivos, las Dunas de Piscinas pintan un telón de fondo mercurial en Costa Verde, al suroeste de Cerdeña (Green Coast). Un antiguo almacén de minería, el Hotel Le Dune Piscinas se asienta a orillas del Mar Mediterráneo, con amplias ventanas y salones para admirar los lienzos siempre cambiantes del cielo, la arena y las olas.

Playa de Corniche, La Teste-De-Buch, Francia: Con casi 110 metros de altura, 500 metros de ancho y 2700 metros de largo, la Duna de Pilat, abrazada a un bosque de pinos, es la más alta de Europa y cae sobre la playa de Corniche en el Océano Atlántico. Escalar montañas está bien, pero vaya en busca de las vistas de las que se jactan los pájaros y de un paseo de 10 minutos en parapente con Pyla Parapente sobre el monumento geomorfológico.

Artículo original publicado el 18 de Enero de 2017.

Seguir leyendo