Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos: ¿Cuánta comida se desecha cada año?

Algunas de las causantes del descarte de alimentos son las deficiencias en infraestructura y prácticas, y decisiones de compra de los consumidores.

Por Redacción National Geographic
Publicado 29 sept 2022 08:13 GMT-3, Actualizado 29 sept 2022 12:32 GMT-3
Los productores desechan anualmente miles de toneladas de verduras frescas

En el Valle de Salinas de California, los productores desechan anualmente miles de toneladas de verduras frescas que no tienen suficiente vida útil para un viaje a través del país.

Fotografía de Brian Finke C/O Everybody Somebody Inc

Alrededor del 14% de los alimentos del mundo se pierden y se estima que el 17% de la producción total se desperdicia, según advierte la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Frente a este escenario, el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, que se conmemora el 29 de septiembre, brinda la oportunidad para que los sectores público y privado innoven y contribuyan a reducir la problemática.

“Dar prioridad a la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos es fundamental para la transición hacia sistemas alimentarios sostenibles que mejoren el uso eficiente de los recursos naturales, disminuyan los impactos planetarios y garanticen la seguridad alimentaria y la nutrición”, destaca la FAO. 

¿De qué se trata y cuáles son las causas y consecuencias de la pérdida y el desperdicio?

Qué son la pérdida y el desperdicio de alimentos

La cadena de suministro alimentario consta de siete etapas, de acuerdo con el informe El estado mundial de la agricultura y la alimentación. Progresos en la lucha contra la pérdida y el desperdicio de alimentos, publicado por la FAO en 2019. 

Estas son: la producción agrícola y la cosecha, el sacrificio o la captura; las operaciones posteriores (limpieza, selección, clasificación y tratamientos); el almacenamiento; el transporte; operaciones de elaboración primaria (por ejemplo, el secado o el descascarado) y secundaria (transformación del producto); la venta al por mayor y al por menor; y el consumo en los hogares y servicios alimentarios.

"Pérdida y desperdicio son conceptos diferentes que involucran a sectores distintos y, por lo tanto, requieren de acciones específicas para identificar, prevenir y reducir la problemática", aclara Sara Granados, ingeniera agrónoma, ecóloga, especialista en sistemas alimentarios y responsable de la agenda regional de reducción de pérdidas y desperdicios de alimentos de la FAO.

Según informa esa entidad mundial, la pérdida consiste en “la disminución en la cantidad o calidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones de los proveedores en la cadena alimentaria”.

“Se refiere a cualquier alimento que se descarta, incinera o desecha de otra manera a lo largo de la cadena de suministro desde la cosecha, sacrificio o captura hasta el minorista, pero excluyendo a este nivel”.

En cambio, el desperdicio se refiere a la disminución en la cantidad o calidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones de los minoristas, proveedores de servicios alimentarios y consumidores.

Cuáles son las razones que provocan la pérdida y el desperdicio de alimentos

Granados identifica tres factores que influyen en la pérdida y el desperdicio de alimentos. En primer lugar, existen deficiencias en términos de infraestructura que se manifiestan en la cosecha, el almacenamiento, el procesamiento o la refrigeración de los productos.

En segundo lugar, asegura que existen decisiones del sistema vinculadas a los estándares de calidad o  comerciales por las cuales, en ocasiones, se retiran productos del punto de distribución. 

Hay “normas cosméticas que pueden ser bastante estrictas en términos de tamaño, forma o color de los alimentos, aunque a menudo estas cosas no afectan al valor nutricional o al sabor de los alimentos”, ejemplifica Clementine O’Connor, oficial de programas del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y especialista en el área de sistemas alimentarios sostenibles.

Por último, Granados asegura que existen prácticas y decisiones de compra que generan desperdicios a nivel del consumidor, en los hogares o servicios de alimentación. Por un lado, porque se adquieren más alimentos de los que se requieren y por otro por prácticas vinculadas a la manipulación de los alimentos que provocan su deterioro.

Cuántos alimentos se pierden y desperdician cada año

Se estima que cada año se pierden 220 millones de toneladas de alimentos en la región de América Latina y el Caribe. “Generalmente, los que más se desechan son productos frescos como frutas, verduras, pescado, cereales o granos y la mayor cantidad de pérdida se origina en la escala de postcosecha", advierte la experta de la FAO.

Según el informe de la entidad mundial de 2019, existe un 11% de pérdida en Latinoamérica. Aunque esa cifra se eleva al 14% en el promedio a nivel mundial.

Por otro lado, el Índice de desperdicio de alimentos 2021, elaborado en conjunto por el Pnuma y la organización Wrap (una ONG global con sede en el Reino Unido fundada en el año 2000), señala que en 2019 se generaron alrededor de 931 millones de toneladas de desechos alimentarios en todo el mundo.

Del total, el 61% procedía de los hogares, el 26% de los servicios de alimentación y el 13% de la venta por menor, detalla O’Connor. Estos datos apuntan a que puede llegar a desperdiciarse el 17% de la producción total de alimentos a escala mundial.

El desperdicio de alimentos per cápita en los hogares es muy similar en todos los países, independientemente de su grupo de ingresos, completa el informe.

Asimismo, la especialista del Pnuma aclara que el escrito no enfatiza en qué regiones tienen los niveles más altos de desperdicio de alimentos como consecuencia de que muchos países todavía no están midiendo el desecho o no lo hacen de una manera que sea compatible con el índice propuesto.

Cuáles son los beneficios de reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos

La meta 12.3 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propone “de aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores”.

Y, al mismo tiempo, “reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha”.

Según Granados reducir o prevenir las pérdidas y desperdicios de alimentos ofrece múltiples beneficios. Entre ellos, la posibilidad de abrir la discusión sobre la dinámica de los sistemas agroalimentarios.

Al prevenir esta problemática existe la oportunidad de que exista mayor disponibilidad de alimentos frescos, clave para las dietas saludables, asegura la especialista en sistemas alimentarios de FAO.

“No tiene ningún sentido que 820 millones de personas en el mundo pasen hambre cuando el 17% de todos los alimentos disponibles para los consumidores se desperdicia”

Por: Clementine O’Connor
Oficial de programas del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) y Especialista en el área de sistemas alimentarios sostenibles.

Al respecto O’Connor reflexiona: “No tiene ningún sentido que 820 millones de personas en el mundo pasen hambre cuando el 17% de todos los alimentos disponibles para los consumidores se desperdicia”.

Granados agrega que, de lograr el objetivo de reducir la pérdida y el desperdicio, habría un entorno de decisiones, de prácticas y de infraestructura más favorable que conlleve a un sistema alimentario más sostenible.

Y, al plantearse el objetivo de disminuir, las personas aportarían a un sistema agroalimentario más dinámico y eficiente.

Además, el desperdicio de alimentos es una de las principales causas del calentamiento global y reducirlo es una de las formas más tangibles de aminorar el impacto en el cambio climático, asegura la funcionaria del Pnuma.

“El desperdicio es responsable de entre el 8% y el 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero”

En ese sentido, explica que “el desperdicio es responsable de entre el 8% y el 10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero”.

“Reducir el desperdicio de alimentos puede ser una vía importante para que las partes interesadas ahorren dinero, mejoren la seguridad alimentaria, reduzcan el impacto ambiental y añadan valor a los procesos de la economía circular”, resume el Informe del Pnuma.

Granados concluye: “El gran mensaje de este 29 de septiembre es que hay prácticas y soluciones en marcha. Lo que necesitamos es escalarlas, que sean más visibles y que más sectores se unan a esas soluciones que ya tenemos identificadas”. 

Seguir leyendo

Te podría interesar

Medio Ambiente
5 consejos para evitar el desperdicio de alimentos
Medio Ambiente
La guerra en Ucrania podría provocar una escasez mundial de alimentos
Ciencia
La Deforestación de la Selva Amazónica | Planeta en Peligro
Medio Ambiente
¿Cómo alimentar a la población mundial sin destruir el planeta?
Medio Ambiente
Tecnología CRISPR: ¿Qué es y cómo puede ayudar a combatir el cambio climático?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados