¿Cómo evitar que las mascarillas desechadas contaminen el planeta?

El equipo de protección personal que se suele utilizar en la pandemia está hecho de plástico y no es reciclable. Ahora se encuentra en todos los lugares del planeta, incluidos los océanos. La solución no es complicada: tírarlo a la basura.

Publicado 23 de abr. de 2021 13:32 GMT-3
ppe-plastic

Los efectos de la pandemia de COVID-19 se extienden a los ecosistemas oceánicos. Aquí, un león marino de California se encuentra con una máscara desechada en las aguas de Monterey.

Fotografía de Ralph Pace

Sales a realizar tu caminata diaria. Ves una máscara en el suelo. Pocos quieren tocar lo que ha protegido el aliento potencialmente cargado de virus de alguien. Así que ahí está hasta que desaparezca y ese problema elemental está cambiando rápidamente el paisaje en todo el mundo, desde los estacionamientos de las tiendas de comestibles hasta las playas en islas deshabitadas.

Se han fabricado vacunas en un tiempo récord para combatir la COVID-19. Sin embargo, resulta que la basura en tiempos de pandemia sigue sin solución.

Hace un año, la idea de que las máscaras, barbijos, guantes y toallitas desechables pudieran convertirse en contaminantes ambientales globales no era una preocupación apremiante. El equipo de protección personal, EPP para abreviar, se consideró esencial para prevenir la propagación del COVID-19. Nadie imaginó cuánto se necesitaría durante tanto tiempo. Entonces la producción se disparó y ahora la basura es ineludible.

Desde entonces, los científicos han desarrollado más de 40 estudios que documentan el uso y la eliminación del EPP y presentan un panorama a escala global. Los números que no se conocían ahora cuentan esta historia.

A nivel mundial, se utilizan 65 mil millones de guantes cada mes. El recuento de marcarfillas faciales es casi el doble: 129 mil millones al mes. Eso se traduce en 3 millones de mascarillas faciales utilizadas por minuto.

Otro estudio informa que por día se desechan 3.400 millones de mascarillas o protectores faciales. Se prevé que Asia deseche 1.800 millones de máscaras al día, la mayor cantidad que cualquier continente a nivel mundial. China, con la población más grande del mundo (1.400 millones), descarta cerca de 702 millones de máscaras diariamente.

Todas pueden llamarse desechables, porque son lo suficientemente baratas como para usarlas una vez y luego desecharlas. Pero aquí está el problema: en realidad, no desaparecen.

Plástico disfrazado

Las mascarillas, barbijos, guantes y toallitas están hechos de múltiples fibras plásticas, principalmente de polipropileno, que permanecerán en el medio ambiente durante décadas, posiblemente siglos, fragmentándose en microplásticos y nanoplásticos cada vez más pequeños. Una sola máscara puede liberar hasta 173.000 microfibras por día en los mares, según un estudio en avances ambientales.

“No van a ninguna parte”, dice Nicholas Mallos, que supervisa el programa de desechos marinos de Ocean Conservancy.

Mascarillas faciales o barbijos y guantes llenos de basura son arrastrados como plantas rodadoras a los ríos y arroyos, que los llevan a los mares. Los científicos han registrado su presencia en las playas de América del Sur, las salidas de los ríos en la bahía de Yakarta, en Bangladesh, en la costa de Kenia y en las zonas deshabitadas de las Islas Soko en Hong Kong. El EPP desechado ha obstruido los desagües de las calles de la ciudad de Nueva York a Nairobi y ha atascado la maquinaria en el sistema de alcantarillado municipal en Vancouver, Columbia Británica.

La cuestión es que está afectando a los animales. En los Países Bajos se ha observado a la innovadora focha común, un ave de rostro blanco que mide unos 30 centímetros de alto, construyendo nidos con mascarillas, asumiendo que sus grandes y larguiruchos pies no se queden atrapados en las tiras de ajuste.. Eso ha sucedido, a veces fatalmente, con cisnes, gaviotas, halcones peregrinos y pájaros cantores, según un estudio de Biología Animal.

Las mascarillas, los guantes y las toallitas no son reciclables en la mayoría de los sistemas municipales ni deberían tirarse en las papeleras de reciclaje domésticas. Las mascarillas pueden contener una mezcla de papel y polímeros, incluidos polipropileno y poliéster, que no se pueden separar en corrientes puras de materiales individuales para reciclar. También son tan pequeños que quedan atrapados en la maquinaria de reciclaje, provocando averías. (El EPP que se usa en las instalaciones médicas se elimina como desechos médicos peligrosos).

Joana Prata, investigadora de salud ambiental en la Universidad de Oporto de Portugal y autora principal de un estudio sobre las repercusiones de la pandemia en los plásticos, señaló que los ciudadanos necesitan información clara sobre el uso y la eliminación de EPP. "Esto incluye la eliminación adecuada como desechos mezclados en bolsas cerradas a prueba de fugas", escribió.

Un problema global mayor que empeora

Los problemas generados por estos materiales han llegado en un momento complicado en el esfuerzo por frenar los desechos plásticos. Se pronostica que la cantidad de desechos plásticos que se acumulan en los océanos se triplicará en los próximos 20 años, sin una solución real en el horizonte. Si se cumpliera cada compromiso corporativo de utilizar más plásticos reciclados, el cambio reduciría lo que se proyecta triplicarse en sólo un 7 por ciento.

La pandemia también ha aumentado la producción de envases desechables, ya que los consumidores han comprado más comida para llevar y se suspendieron las prohibiciones de plásticos de un solo uso, incluidas las bolsas de la compra, por temor a que los reutilizables propaguen el virus. Al mismo tiempo, en parte debido a los recortes en los presupuestos municipales con problemas de liquidez, un tercio de las empresas de reciclaje en los Estados Unidos se han cerrado parcial o completamente.

Cómo evaluar la propagación de los plásticos

A medida que las mascarillas y los guantes se volvieron cada vez más visibles, Ocean Conservancy, una organización sin fines de lucro que aboga por la protección de los océanos, comenzó el verano pasado a evaluar la omnipresencia de la basura de EPP en todo el mundo. La organización agregó EPP a su aplicación móvil que permite a los voluntarios documentar los elementos de la basura y subirlos al sitio web de la organización. En una encuesta global de voluntarios que participaron en limpiezas de playas en el verano de 2020, se documentaron 107.219 artículos de EPP, aunque los líderes del grupo concluyeron que la cifra es probablemente una "gran subestimación".

Los propios voluntarios podrían haber proporcionado una medida mejor; el 94 por ciento dijo haber visto mascarillas, guantes y otros tipos de EPP desechados en sus comunidades de forma regular, mientras que la mitad dijo que ve EPP desechado a diario. El 40 por ciento dijo haber visto EPP desechado en arroyos, ríos y mares.

“El problema es enorme; eso no se puede ocultar ”, dice Mallos. “Pero recuerda, esto se suma a la actual crisis mundial de residuos plásticos. Es una cuestión de salud pública y también de la salud de los océanos”.

El grupo ha presionado para eliminar gradualmente los envases de plástico redundantes e innecesarios y, desde la pandemia, para mejorar el envasado de alimentos para llevar, reemplazándolo por otros materiales de envasado como el cartón que no tienen el mismo impacto que los envases de plástico cuando se desechan.

¿Qué se puede hacer? 

Pocos días después de que se declarara la pandemia en marzo pasado, Justine Ammendolia, una investigadora marina con sede en Toronto y becada por la National Geographic Society, notó que las máscaras y los guantes eran cada vez más numerosos mientras realizaba sus caminatas diarias. También notó la falta de un monitoreo estructurado del EPP por parte de cualquier organización gubernamental o de otro tipo, ya que se extendió por toda la ciudad.

Para identificar los puntos críticos, la propia Ammendolia documentó mascarillas, guantes y toallitas húmedas en seis sitios, incluidos dos estacionamientos de supermercados, un distrito hospitalario, dos áreas residenciales y un sendero recreativo. Registró 1.306 artículos durante cinco semanas el verano pasado. Como era de esperar, los estacionamientos de comestibles fueron los que más tuvieron, seguidos por el distrito de hospitales.

“No es la mayor cantidad de plástico del mundo”, dice, “Pero, la cuestión es que vamos a cambiar después de este evento, al igual que nuestra relación con la disponibilidad. Esto llama la atención sobre la cantidad de desechos que se producen. Ese es el punto de partida de la conversación".

¿QUÉ PUEDES HACER?

* No arrojes basura al suelo (EPP incluido).

* Lleva mascarillas de tela lavables cuando sea posible.

* Mete las mascarillas, barbijos, guantes u otros elementos e EPP de plástico descartable usados en una bolsa de plástico, séllala y déjala en la basura.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados