Medio Ambiente

Cómo el vórtice polar ha ocasionado temperaturas bajo cero récord en Estados Unidos

En algunos estados las temperaturas son incluso más bajas que en el Ártico. Jueves, 31 Enero

Por Sarah Gibbens

Si el hecho de leer pronósticos invernales no te genera escalofríos, salir a la calle en Estados Unidos sí lo hará.

En algunas regiones del país, las temperaturas son extremadamente bajas, y algunas zonas del medio oeste están sufriendo temperaturas por debajo de los 40 grados y una extraordinaria sensación térmica de 59 ºC bajo cero. Todo esto se debe al vórtice polar. Accuweather pronostica que en los estados del Medio Oeste habrá temperaturas extremas hasta finales de esta semana, y previene a la gente para que no salgan de sus casas con la piel al descubierto. Con estas descomunales temperaturas, que nunca antes se habían registrado, se puede sufrir de congelación en tan solo algunos minutos.

Una ráfaga de aire del Ártico

¿Qué es el vórtice polar, el desajuste climático que hace pensar en el fin del mundo y al cual se le atribuyen estas condiciones glaciales?

El término hace referencia a una masa turbulenta de aire del Ártico que habitualmente rodea al polo norte. Estos remolinos giran en el sentido contrario a las agujas del reloj y, durante los meses de invierno en el hemisferio norte, su tamaño aumenta y se alejan del polo hacia el sur.

Cuando el vórtice crece, la corriente en chorro polar (también llamada frente polar) traslada a estos remolinos de aire frío hacia el sur. Moviéndose del oeste hacia el este, el frente polar merodea bien al norte durante el verano y más al sur durante el invierno, según cambia la luz solar en cada estación. Junto con su compañera del sur, la corriente en chorro subtropical, estos dos frentes cumplen una función determinante en los cambios climáticos estacionales.

Cuando el vórtice se torna menos estable, y circula en forma de olas en lugar de círculos cerrados, se producen ráfagas intermitentes de vórtice polar frío. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, el hecho de que haya aire frío más denso en el norte y corrientes de aire cálido que se mueven hacia el sur es lo que puede hacer que el vórtice se vuelva inestable. Cuanto más inestable se torna el vórtice, más probable es que partes de América del Norte, Europa y Asia sientan estas ráfagas aisladas de clima ártico. 

¿Puede el cambio climático hacer que el vórtice se torne más inestable?

Recién ahora los científicos han comenzado a entender cómo es que los cambios climáticos generados por temperaturas en aumento pueden llevar a inviernos más fríos.

En un estudio publicado en marzo del año pasado en la revista Nature Communications se descubrió que existe una conexión entre el hecho de que el aire del Ártico se torne más cálido y que haya inviernos más fríos en Estados Unidos, especialmente en la zona noreste del país. En un comunicado de prensa sobre dicha investigación, Jennifer Francis, autora del estudio, dijo lo siguiente: “Las temperaturas cálidas en el Ártico hacen que la corriente en chorro sufra estos abruptos giros y, cuando se mueve más al sur, el aire frío llegue más al sur. Estos giros suelen rondar por la zona durante un tiempo, es por esto que el clima del este de Estados Unidos, ya sea que se trate de clima frío o cálido, dura un poco más”.

Una de las teorías que tratan de explicar por qué se da este fenómeno se centra en la estabilidad de las corrientes en chorro. Estos vientos del oeste son generados por la diferencia entre el aire frío del norte y el aire cálido de los trópicos. La conclusión de un artículo publicado el pasado mes de octubre fue que, si no fuera por esta marcada diferencia, las corrientes en chorro se podrían tornar más débiles. 

Si bien las temperaturas están aumentando a escala global, el cambio climático podría traer aparejadas condiciones climáticas extremas y más erráticas. En algunas zonas del medio oeste y del noreste que sufren estos descensos de temperatura, el riesgo de hipotermia hace de un vórtice inestable algo que puede causar la muerte.

Seguir leyendo