¿Qué podría convertir al huracán Michael en una tormenta peligrosa?

La tormenta de categoría uno podría crecer rápidamente durante las próximas 24 horas.martes, 9 de octubre de 2018

Por Sarah Gibbens
¿Qué podría convertir al huracán Michael en una tormenta peligrosa?

Actualización del 11 de octubre, sobre las 10 AM, hora del este de Estados Unidos: el huracán Michael golpeó el Florida Pandhandle como una tormenta de categoría 4 el miércoles por la tarde, estableciendo un récord como la tormenta más fuerte en Florida en casi un siglo. Michael fue la tercera tormenta más fuerte en tocar tierra en este país.


Después de que la tormenta llegó a caer, se fortaleció brevemente y los vientos de 155 mph (casi 250 k/h) provocaron una advertencia de viento extremo en Florida y Georgia. Siendo una tormenta tropical a partir del jueves por la mañana, Michael se dirige hacia el noreste, donde creará el potencial de condiciones de inundación repentina en Georgia, las Carolinas y Virginia.

 

El huracán Michael se encuentra en el puesto 13° de fuertes tormentas identificadas en la temporada de huracanes del Atlántico. Se sabe se dirige al norte por el Golfo de México, donde se espera que las aguas más cálidas de lo normal lo hagan crecer.

Hace menos de un mes que el devastador huracán Florence golpeó Carolina del Norte y del Sur, y los equipos de respuesta a emergencias están advirtiendo nuevamente sobre peligros similares, como por ejemplo grandes marejadas e inundaciones. Este año, la temporada de tormentas del Pacífico también ha provocado daños significativos. La semana pasada, dos tifones de categoría cinco se formaron simultáneamente.

El lunes, Michael atravesaba el oeste de Cuba como un huracán de categoría uno con vientos de entre 119 a 152 kilómetros por hora. Y se espera que toque tierra en Estados Unidos el miércoles como un huracán un poco más intenso.

En el recorrido del huracán viven miles de personas; y se aconseja a estos residentes evacuar o reforzar sus hogares antes de mañana ya que se esperan fuertes vientos y marejadas. Las marejadas ciclónicas pueden ocurrir cuando el agua del océano es rápidamente impulsada hacia la tierra por los vientos huracanados. Las marejadas son las responsables de la mayoría de las muertes durante los huracanes, y en algunos lugares de Florida el agua podría alcanzar los 3,6 metros.

El Centro Nacional de Huracanes ha publicado un mapa interactivo en el que se muestra cuáles son los países con mayor riesgo.

Asimismo, algunos lugares de Florida y Georgia del Sur podrían tener que soportar entre 20 y 25 centímetros de lluvia.  Una vez que haya tocado tierra, la tormenta se moverá hacia el norte por la costa este de los Estados Unidos, donde el suelo ya está saturado de agua debido al huracán Florence.

¿Qué sabemos de Michael?

El Golfo de México está experimentando temperaturas más cálidas de las normales, y dado que el agua cálida alimenta a los huracanes, se espera que Michael crezca.

Su Ostro, meteoróloga sénior de Weather Channel, tuiteó que la tormenta está esquivando la cortante, ese viento que usualmente obliga a un huracán a desequilibrarse y perder fuerza. Sin este aire seco que frena al huracán, este puede formar un centro más fuerte, lo que ayuda a mantener a la tempestad intacta mientas se mueve por el Golfo.

Esta estructura más persistente significa que la tormenta puede intensificarse rápidamente. Ayer, la velocidad del viento casi se duplicó: de 64 a 120 kilómetros por hora. Hasta que toque tierra, los meteorólogos estarán observando para ver si se intensifica rápidamente de nuevo.

Las aguas cálidas, la baja cortante del viento y un centro fuerte son las tres características fundamentales que los huracanes necesitan para ganar fuerza y lograr un gran impacto al tocar tierra.

¿Cuán inusual es esta tormenta?

Octubre entra en la última parte de la temporada alta de huracanes, que comienza a finales de agosto. Es en este época en la que las aguas del océano Atlántico son las más cálidas de la temporada. A medida que el aire del desierto del Sahara pasa por las aguas cálidas de la costa oeste de África, el agua se encauza en la estructura del huracán, circulando hacia arriba y hacia afuera como una chimenea.

En días o semanas, estas tormentas se desarrollan mientras se dirigen hacia el oeste, y es probable que lleguen a la costa este de Estados Unidos como un gran huracán.

Cada vez más, los estudios científicos están relacionando el cambio climático con el aumento de peligrosidad de la temporada de huracanes. Las temperaturas más cálidas son capaces de cargar más humedad, y los científicos afirman que las aguas oceánicas más cálidas traerán consigo más huracanes con lluvias más intensas y mortales.

Seguir leyendo