Medio Ambiente

Se encontró una bolsa de plástico en el fondo de la fosa oceánica más profunda del mundo

Ni siquiera uno de los lugares más remotos de la Tierra pudo ocultarse del flagelo que representan los residuos plásticos. Miércoles, 16 Mayo

Por Sarah Gibbens

               Este artículo es parte de "Planet or Plastic?'", nuestro esfuerzo multianual para crear conciencia sobre la crisis mundial de desechos plásticos. Aprenda lo que puede hacer para reducir sus propios plásticos de un solo uso y cumplir su promesa.

La fosa de las Marianas es el punto más profundo del océano con casi 11.000 metros de profundidad y se encuentran en una parte remota del Pacífico. Pero si pensábamos que este sitio podría mantenerse a salvo de la calamidad mundial que supone la contaminación por plásticos, estábamos equivocados.

Un estudio reciente reveló que una bolsa de plástico, como las que se ofrecen en las tiendas de comestibles, es el residuo plástico ubicado a mayor profundidad del que se tenga conocimiento, debido a que se encontró a 11.000 metros de profundidad en la fosa de las Marianas. Los científicos hicieron este descubrimiento mientras consultaban la Base de Datos de Residuos en Aguas Profundas, una colección de fotos y videos tomados durante 5010 inmersiones llevadas a cabo los últimos 30 años y que hace poco se puso a disposición del público.

De todos los residuos clasificables registrados en la base de datos, el que más prevalece es el plástico, y las bolsas en particular componen la mayor fuente de residuos de este material. Otros derivan del caucho, el metal, la madera y las telas, y hay algunos que todavía no se clasificaron.

La mayoría del plástico (un enorme 89%) es del tipo desechable, como botellas o utensilios descartables.

Si bien la fosa de las Marianas parece un pozo oscuro sin vida, alberga más criaturas de las que uno podría imaginar. La embarcación Okeanos Explorer de la National Oceanic and Atmospheric Administration (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, NOAA) investigó las profundidades de la región en 2016 y encontró diversas formas de vida, incluidas especies como corales, medusas y pulpos. El reciente estudio también determinó que el 17% de las imágenes de plásticos registradas en la base de datos muestran interacciones de algún tipo con la vida marina, como animales enredados en los residuos.

¿De dónde proviene el plástico?

El nuevo estudio es solo uno de los tantos realizados que muestran la prevalencia que ha adquirido la contaminación por plásticos en el mundo. Estamos prácticamente rodeados de plásticos desechables que tardan cientos de años o más en descomponerse en la naturaleza.

El pasado febrero, un estudio independiente mostró que, en algunas regiones de la fosa de las Marianas, los niveles de contaminación son más altos que en algunos de los ríos más contaminados de China. Según la teoría de los autores del estudio, es posible que los contaminantes químicos en la fosa se hayan originado, en parte, a partir de la descomposición de plásticos en la columna de agua.

Recientemente, el movimiento ambiental se ha enfocado más en el plástico, por ejemplo, haciendo especial énfasis en este durante el pasado Día de la Tierra. Si bien el plástico puede entrar en el océano directamente, por ejemplo, a partir de la basura que el viento empuja desde la playa o que se arroja desde los barcos, un estudio publicado en 2017 determinó que la mayoría proviene de 10 ríos que recorren regiones altamente contaminadas.

Los equipos de pesca desechados también constituyen una importante fuente de contaminación por plástico, y según un estudio publicado el pasado marzo, el material representaba la mayor parte de la Gran Parche de Basura del Pacífico, que tiene el tamaño de Texas, y que flota entre Hawái y California.

Aunque es claro que el océano contiene mucho más que solo una bolsa de plástico, el asunto cobró mucha más trascendencia y pasó a convertirse en un ejemplo del profundo impacto que los humanos podemos tener en el planeta.

Seguir leyendo