Medio Ambiente

Lo que hay que saber sobre plástico, de la A a la Z

¿Qué son los microplásticos? ¿Qué ocurre con una isla de basura? Este glosario ayuda a desmitificar la contaminación por residuos plásticos. Miércoles, 16 Mayo

Por Elizabeth Atalay, Laura Parker, Heidi Schultz

Esta historia es parte de “Planet or Plastic?”, nuestra iniciativa plurianual para generar consciencia sobre la crisis mundial de residuos plásticos. Obtenga información sobre lo que puede hacer para reducir el uso de plásticos descartables y asuma el compromiso.

El mundo del plástico contiene muchos términos confusos, tal como descubrimos mientras realizábamos investigábamos sobre el tema para nuestra edición de junio de la revista National Geographic. Incluso los consumidores de plástico mejor intencionados pueden tener dificultad a la hora de separar los residuos “buenos” de los malos. Por este motivo, preparamos un glosario breve a fin de derribar mitos en torno a algunos términos.

Aditivos

Se conoce como aditivos a aquellas sustancias químicas que se agregan durante la fabricación de productos plásticos para que sean más resistentes, seguros y más o menos flexibles; y para impartirles otras diversas características deseadas. Los aditivos comunes incluyen sustancias hidrófugas, ignífugas, endurecedores, suavizantes, pigmentos e inhibidores de rayos UV. Algunos de estos aditivos pueden contener sustancias potencialmente tóxicas.

Biodegradable

Un producto biodegradable es aquel que se descompone en materias primas naturales mediante la acción de microorganismos dentro de un periodo de tiempo razonable. “Biodegradarse” es un término que indica una acción mucho más integral que “descomponerse” o “degradarse”. Cuando en la actualidad se dice que muchos plásticos se “descomponen”, simplemente significa que se convierten en trozos más pequeños de plástico. No existe un estándar ampliamente aceptado para etiquetar un producto como “biodegradable”, es decir, no hay una forma clara de definir lo que significa, y los fabricantes aplican el término de forma incongruente. Algunos estados están prohibiendo que se utilice este término hasta que se llegue a un acuerdo respecto de una norma clara que lo defina.

Bioplásticos

Este término muy flexible se utiliza actualmente para denominar a una gama completa de plásticos, que abarca tanto plásticos con base de combustibles fósiles y plásticos con base biológica que son biodegradables, como también plásticos con base biológica que no lo son. En otras palabras, no existe garantía de que un “bioplástico” se fabricará a partir de una fuente no tóxica que no se base en combustibles fósiles, como tampoco que se degradará. Este gráfico de European Bioplastics (Bioplásticos Europeos) enumera varios de los principales tipos de bioplásticos.

Compostable

Para que un objeto sea compostable, debe poder descomponerse en sus elementos naturales (o biodegradarse) dentro de un “entorno compostable razonable” que es variable. Algunos plásticos lo son, aunque la mayoría no se compostará en una pila de compostaje típica en un patio. En lugar de ello, para biodegradarse, este tipo de plástico requiere estar expuesto a temperaturas mucho más altas durante un tiempo específico.

Según Rhodes Yepsen, del Biodegradable Products Institute (Instituto de Productos Biodegradables), “existen estándares y certificaciones que se aplican a los plásticos orgánicos (aquellos que se biodegradan en un entorno de compostaje), pero la mayoría solo cuenta con certificación para compostaje a escala industrial, que alcanza 130 grados… Los plásticos compostables son parte de los programas de compostaje de residuos alimentarios residenciales y comerciales en ciudades importantes, como San Francisco, Seattle, Mineápolis y Nueva York. Sin embargo, estos programas no están disponibles en todas partes, y algunos compostadores solo aceptan alimentos debido al temor a la contaminación”.

Redes y equipos de pesca fantasma

Se denomina “equipos fantasma” a los equipos de pesca abandonados, descartados o perdidos, que en su mayoría se componen de plástico. Esto incluye redes, líneas, trampas, boyas y otro material. Estos residuos pueden enredarse y aniquilar la vida marina; incluidas tortugas, ballenas, tiburones, delfines, focas, peces y aves marinas. También pueden sofocar los arrecifes de coral. Según una estimación, cada año, se abandonan en el océano cientos de miles de toneladas de equipos de pesca.

Microplásticos

Los microplásticos son partículas de plástico cuya longitud más larga mide menos de cinco milímetros. Hay dos tipos de microplásticos: primarios y secundarios.

Los microplásticos primarios incluyen bolitas de resina que se derriten para fabricar productos de plástico, conocidas también como gránulos, y microesferas que se agregan como abrasivos a productos como cosméticos, jabones y pastas de dientes. Los microplásticos secundarios se forman a partir de la fragmentación de artículos de plástico más grandes. Las microfibras son filamentos de plástico individuales que se entrelazan para fabricar telas, como poliéster, nailon, acrílico, etc. El desgaste regular y el lavado liberan microfibras en el aire y el agua.

Islas de basura en el océano

Gracias a la acción de las corrientes oceánicas, a menudo se acumulan residuos marinos dentro de los giros oceánicos, formando lo que se conoce como “parches” o “islas” de basura. En los giros más grandes, estas “islas” pueden abarcar aproximadamente 260 mil kilómetros cuadrados. La mayor parte del material es plástico.

El término “parche” es una denominación errónea, ya que sugiere que la basura es tan espesa que se parece a islas flotantes. En realidad, se parecen más a sopa picante, porque la mayoría de los residuos son microplásticos y porque la basura se encuentra extendida en la columna de agua, en lugar de estar flotando en la superficie. Una de las mayores concentraciones de residuos marinos se denomina Gran Parche de Basura del Pacífico (también conocida como Gran Mancha o Gran Isla de Basura del Pacífico Oriental) y se encuentra entre California y Hawái en el océano Pacífico Norte.

Giros oceánicos

Hay cinco principales giros en la tierra, que son grandes sistemas de corrientes oceánicas rotativas creadas por vientos y mareas globales: los giros del Pacífico Norte y Sur, los giros del Atlántico Norte y Sur, y el giro del Océano Índico. Los giros recolectan y concentran residuos marina en grandes islas de basura. Todos los giros principales actualmente tienen islas de basura, y a menudo se encuentran nuevas islas en los giros más pequeños.

PET

El PET, o politereftalato de etileno, es uno de los polímeros o plásticos más comúnmente utilizados. Es un plástico transparente, resistente y liviano que pertenece a la familia del poliéster. Se usa para fabricar artículos domésticos comunes como fibras, telas, botellas para bebidas, y recipientes para alimentos.

Polímeros

Los plásticos, también llamados polímeros, son producidos uniendo pequeños bloques de construcción, o células cúbicas. Estos bloques de construcción, que los químicos llaman monómeros, están compuestos de grupos de átomos que derivan de productos naturales o de la síntesis de sustancias químicas primarias del petróleo, gas natural, o carbón. En el caso de algunos plásticos, como el polietileno, la unidad de repetición puede ser solo un átomo de carbono y dos átomos de hidrógeno. En el caso de otros plásticos, como el nailon, la unidad de repetición puede involucrar 38 o más átomos. Una vez que se ensamblan, las cadenas de monómeros se vuelven fuertes, livianas y durables, lo que las hace tan útiles (y tan problemáticas cuando se las desecha imprudentemente).

Reciclaje de una sola fuente

Un sistema en el que todos los reciclables (periódicos, cartón, plástico, metal, vidrio) se colocan dentro de un recipiente único para el reciclado. Los reciclables se separan en el centro de reciclado mediante máquinas y a mano en lugar de en las viviendas. Este enfoque tiene ventajas y desventajas. Los que están a favor sostienen que aumenta la participación del público en el reciclado, pero los que están en contra dicen que produce más contaminación, causando que algunos reciclables terminen en basureros, y su procesamiento es más costoso.

Plásticos desechables

Los productos plásticos diseñados para usar una sola vez, como las finas bolsas de compras de comestibles y la película de empaque que sella todo desde alimentos hasta juguetes, se conocen como plásticos desechables. El 40% de todos los plásticos producidos que no son fibra se usa para empaque. Los ecologistas a menudo alientan a las personas a que reduzcan el uso de plásticos desechables y que en cambio opten por artículos no desechables más durables, como botellas para agua de metal o bolsas de algodón.