Medio Ambiente

¿Cuál es la diferencia entre magma y lava?

¿Y por qué algunos volcanes tienen explosiones y otros solo exudan? Todo se resume a la consistencia pegajosa de sus centros. Miércoles, 9 Mayo

Por Michael Greshko

El volcán Kilauea en Hawái sigue en erupción con viscosas corrientes de lava, un feroz recordatorio del poder destructivo de la naturaleza. Pero mientras la erupción constante es protagonista de todos los titulares, una pregunta puede surgir: ¿cuál es la diferencia entre magma y lava?

La distinción entre magma y lava radica en el lugar donde se encuentra. Cuando los geólogos hablan de magma, hacen referencia a la roca fundida que todavía se encuentra bajo tierra. Si esta roca fundida llega a superficie y fluye como líquido, comienza a denominarse lava.

Los magmas varían en su composición química, lo que les da, tanto al magma como al volcán que lo contiene, diferentes propiedades.

Los magmas máficos , como los que hay en Hawái, tienden a formarse cuando se derrite la corteza más pesada que forma el fondo del océano. Contienen entre 47 y 63 por ciento de sílice, el mineral que constituye el vidrio y el cuarzo. En lo que respecta a las rocas fundidas, los magmas máficos son bastante líquidos, y su consistencia viscosa varía de melaza a mantequillla de maní. Asimismo, son la variedad de magma más caliente; llegan a temperaturas de entre 1800 a 2200 grados Fahrenheit (entre 982 y 1093 grados centígrados).

Por otro lado, los magmas silícicos, se forman cuando se derrite la corteza continental más ligera. Estos magmas poseen más del 63 por ciento de sílice, lo que los hace más viscosos. Y si miramos su consistencia líquida, los magmas silícicos corren tan bien como la grasa o la masilla—así que se podría decir que no fluyen demasiado. Además, son más fríos que los magmas máficos. La riolita, un tipo de lava especialmente rica en sílice, alcanza temperaturas de entre 1200 a 1500 grados Fahrenheit (entre 648 y 815 grados centígrados) solamente.

Dado que los magmas silícicos son más fríos y pegajosos que los magmas máficos, los gases disueltos tienen más dificultades para salir de ellos. Esto hace que los magmas silícicos sean más peligrosos. A medida que se acumula más gas en el magma, se vuelve más explosivo; es como agregarle cada vez más gas a un refresco gaseoso.

Cuando los magmas silícicos ya no se encuentran bajo la suficiente alta presión, los gases disueltos en su interior salen de la solución y forman burbujas. Y, como al abrir una lata de refresco gaseoso que ha sido sacudida, la resultante avalancha de vapor provoca una erupción explosiva. Los icónicos volcanes con forma de cono denominados estratovolcanes, como el Pinatubo, están cargados con magmas silícicos.

Por otro lado, los volcanes de Hawái poseen magmas especialmente bajos en sílice compuestos por basalto, lo que significa que tienen mucha menos energía explosiva. En oposición, fluyen y salpican, creando volcanes en escudo; los cuales poseen ligeras pendientes que se han convertido en la característica silueta geológica de la isla.

Seguir leyendo