La educación revitaliza las fincas de café de Zimbabue

Nespresso apoya a los caficultores para que cosechen mejores granos y generen cambios en sus comunidades.

Por Karen Carmichael
Los agrónomos de Nespresso imparten lecciones prácticas de campo en parcelas de muestra, donde los estudiantes ...

Los agrónomos de Nespresso imparten lecciones prácticas de campo en parcelas de muestra, donde los estudiantes pueden observar directamente el impacto de adoptar mejores prácticas.

Fotografía de Rena Effendi

Llevar el café del grano a la taza es un proceso complejo. Se necesita un vasto conocimiento para cultivar, cosechar y procesar los granos. En Zimbabue, la sequía y la crisis económica estuvieron a punto de acabar con la industria cafetera y con gran parte de los conocimientos de esa actividad. El agrónomo Tafadzwa Nyakuchena trabaja con el Programa AAA Sustainable Quality™ de Nespresso para ayudar a los agricultores tanto a recuperar esos conocimientos como a aprender nuevos y mejores métodos de cultivo, lo cual ha tenido como resultado la cosecha de mejores granos y la revitalización de la industria cafetera del país.

“Zimbabue cuenta con el clima ideal y con un buen suelo para el cultivo del café”, comenta Tafadzwa. “Las bajas temperaturas, las precipitaciones abundantes y la exuberencia de los valles de las tierras altas orientales ofrecen condiciones de cultivo extraordinarias”. Desde 2018, ha trabajado con el programa AAA de Nespresso como parte de la academia AAA de Nespresso, la cual está a cargo de Nespresso y TechnoServe, una organización internacional sin fines de lucro cuya misión es combatir la pobreza en los países en vías de desarrollo. La academia ofrece a los agricultores zimbabuenses capacitación y asesoría sobre agronomía con el fin de revitalizar la alguna vez próspera industria cafetalera del país y mejorar los niveles de vida de los habitantes de la localidad.

Al compartir sus conocimientos técnicos sobre agronomía y procesamiento del café con los agricultores del distrito de Mutasa, Tafadzwa les ayuda a producir granos de mejor calidad, lo que a su vez se traduce en mejores precios y en el desarrollo de la comunidad. Tafadzwa ha podido brindar apoyo esencial en las siguientes áreas clave: cómo preparar agujeros para el cultivo, cómo brindar la cantidad correcta de sombra para los cafetos, cómo podar las ramas innecesarias y cómo identificar plagas y enfermedades. Los caficultores ahora también están usando métodos naturales y biológicos para el control de plagas; asimismo, analizan meticulosamente el suelo para identificar deficiencias de nutrientes e implementan mejores prácticas de higiene en las cosechas al retirar las cerezas secas y marchitas de los cafetos. 

Las enseñanzas de la academia para plantar, podar y cosechar son impartidas por agrónomos e instructores del programa AAA como Tafadzwa Nyakuchena. Con el fin de promover la adopción de las mejores prácticas recomendadas, también ofrece asesoría in situ durante sus visitas de puerta en puerta en las comunidades.

Fotografía de Rena Effendi

Las fincas de café de Zimbabue batallaron durante 20 años para seguir siendo viables. Ahora, gracias en parte al apoyo de Nespresso y la academia, el cultivo verdaderamente está de regreso. Cada vez más agricultores asisten a los módulos de formación de la academia y cada temporada se encargan de los preparativos necesarios para el cultivo del café, en especial los jóvenes, quienes ahora pueden ver un futuro prometedor en esta actividad. La labor de Tafadzwa motivó a un grupo de jóvenes a crear un vivero de café con sus propios recursos. “Jamás pensé que sería caficultor porque recuerdo una época en la que mis padres no obtuvieron nada por su gran esfuerzo para cultivar café”, dice Fanuel Munyuki, uno de los jóvenes. “Pero ahora las cosas son muy distintas”.

A pesar de las complejidades que conlleva el cultivo del café, es una actividad que una vez más se está ganando el interés de los agricultores. A lo largo de los dos años que el programa AAA ha funcionado en la región, el incremento en las ganancias generadas por el café ha beneficiado a toda la comunidad. Más niños asisten a la escuela y los habitantes de la localidad tienen mejor acceso a servicios de salud; además, se ha creado un fondo de inversión para la adquisición de equipo agrícola. En el distrito de Mutasa, el futuro está lleno de optimismo. Los asistentes a las sesiones de capacitación del programa AAA con frecuencia hablan después de las clases sobre cómo aprovechar otras oportunidades de desarrollo económico, incluida la generación de empleos, tanto en fincas existentes como las recién establecidas. 

MÁS INFORMACIÓN

Seguir leyendo