Contenido patrocinado para

nespresso logo
 ...

Las comunidades de Zimbabue se unen para hacer resurgir una industria del café al borde de la extinción

Tras una crisis económica que causó estragos en la industria cafetera de Zimbabue, los caficultores ahora tienen acceso a información, técnicas y mercados —que antes no tenían— para revitalizarla.

Texto de Jack Neighbour

Fotografía de Rena Effendi

Una tierra del café

Gracias a sus bajas temperaturas, precipitaciones abundantes y suelo fértil, los exuberantes valles de las tierras altas orientales de Zimbabue son ideales para el cultivo del grano Arabica. Honde Valley, en el distrito Mutasa, ahora cuenta con más de 300 caficultores activos. Durante los últimos dos años, el Programa AAA Sustainable Quality™ ha ofrecido capacitación en agronomía y procesamiento para ayudar a estos pequeños caficultores a producir café de la más alta calidad y aumentar la rentabilidad de sus negocios.

Fotografía de Rena Effendi

Un compromiso con el café

Jesca Kangai, de 35 años, vive en Pangeti, una aldea del distrito de Mutasa. Se ha dedicado al cultivo de café durante casi 20 años. Durante ese tiempo, vio cómo muchos agricultores de la región, debido al limitado acceso al mercado internacional, abandonaron la producción de café y optaron por el cultivo de otros productos, como los plátanos, para su exportación. En una época en la que producir café no era una actividad beneficiosa, Jesca no se rindió y ahora las habilidades, las mejores cosechas y el aumento en sus ingresos han hecho que su pasión y tenacidad valieran la pena.

Fotografía de Rena Effendi

El negocio de Jesca está creciendo

Jesca y su familia decidieron cultivar café a finales de la década de los noventa, una decisión que ha tenido resultados prometedores. Hoy en día, la finca de Jesca cuenta con más de 3,500 cafetos y las ganancias le han permitido reinvertir los ingresos adicionales en la compra de animales como cabras y pollos, así como enviar a su hijo a la mejor escuela de la comunidad: algo que ella ve como un importante logro personal.

Fotografía de Rena Effendi

Ingresos más accesibles

Jesca atiende sus plantas. Su atención a los más mínimos detalles de las mejores prácticas, como la irrigación y la poda, han resultado en cosechas de mayor rendimiento y también mayores ingresos. Incluso si la cantidad de efectivo que circula en Zimbabue es limitada (el uso de certificados de depósito es más común que el efectivo), los agricultores que participan en el Programa AAA reciben el pago por sus cosechas en dólares estadounidenses. Al ser una forma de pago de aceptación generalizada, este dinero bien merecido ahora les brindan a caficultores como Jesca un mejor acceso a los productos y servicios que les permitirán seguir desarrollando sus negocios.

Fotografía de Rena Effendi

La capacitación beneficia a todos, incluso a los instructores

El agrónomo Tafadzwa Nyakuchena imparte lecciones prácticas en el campo. En estas parcelas de muestra, los agricultores pueden observar directamente los beneficios de adoptar nuevos métodos de cultivo. Incluso Tafadzwa está cosechando las recompensas de trabajar con el Programa AAA. No solo disfruta ayudar a los agricultores a mejorar sus vidas —pues plantó más de mil plántulas de café para dárselas a quienes deseen integrarse a la renovada industria cafetera—: también ha podido construir un nuevo hogar para él y su esposa.

Fotografía de Rena Effendi

El café da de qué hablar

La revitalización de la industria cafetera zimbabuense ha unido a los agricultores, de modo que han formado un grupo social más cohesivo. Quienes asisten a las sesiones de capacitación sobre prácticas de cultivo también intercambian ideas para el desarrollo de la comunidad. Ahora hay mucho de qué hablar. Que el café sea de nuevo un cultivo perenne ha generado crecimiento económico en la zona, lo que incluye la generación de empleos, pues los agricultores utilizan sus ingresos para contratar más trabajadores para sus fincas.

Fotografía de Rena Effendi

El optimismo crece y crece

Zachariah Mukwinya, de 38 años y proveniente de la aldea de Chavhanga, es el principal caficultor de la zona. Acude a las reuniones del Programa AAA Sustainable Quality y de la Coffee Commodity Association, donde recibe asesoría y comparte sus conocimientos con otros caficultores. Recibe capacitación, cuenta con el valioso apoyo de los agrónomos del programa y ayuda con gusto a que las personas de su comunidad sean mejores caficultores. Incluso ha establecido un vivero para ofrecer plántulas de café a otros caficultores.

Fotografía de Rena Effendi

Las buenas noticias vuelan

Desde que Nespresso implementó el Programa AAA Sustainable Quality, Zachariah ha notado un gran cambio en el conocimiento de las mejores prácticas de agronomía de los caficultores. Los beneficios del programa en la vida cotidiana de Honde Valley son tales que se ha ampliado para abarcar las regiones aledañas de Chimanimani, Chipinge y Vumba. Todo parece indicar que las noticias sobre el éxito del programa han viajado por toda la región, pues ahora cuando los agrónomos llegan de visita, son recibidos con un “¿Por qué tardaron tanto? ¡Los estábamos esperando!”.
Hay más historias de café aquí.

Fotografía de Rena Effendi

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados