Historia y cultura

Arqueólogo revela búnkers nucleares de la Guerra Fría en Polonia

Los sitios clandestinos fueron el hogar de cientos de ojivas nucleares, un secreto letal ocultado a la población del país. Miércoles, 23 Enero

Por Erin Blakemore

Deambulando por los bosques de Polonia, puedes encontrarte con los restos de una base nuclear soviética. Destruidos por los lugareños en busca de restos y lentamente arrebatados por los árboles, sus túneles vacíos y búnkeres hundidos son todo lo que queda de un esquema de la Guerra Fría para convertir al Bloque Soviético en un arsenal nuclear.

Pero los libros de historia no contienen mucha información, si la hay, sobre los sitios secretos. Eso inspiró al arqueólogo Grzegorz Kiarszys a aprender más sobre su misterioso pasado. Sus hallazgos y un apasionado argumento a favor del valor de la arqueología en el estudio de la Guerra Fría, aparecen en la revista Antiquity.

Kiarszys usó la arqueología para estudiar sitios en Podborsko, Brzezńica-Kolonia y Templewo, todos ellos hogares de instalaciones militares soviéticas que albergaban un secreto peligroso.

A fines de la década de 1960, la URSS se dio cuenta de que no sería capaz de llevar armas nucleares a Polonia con la suficiente rapidez si la OTAN atacaba. Así que tramó un plan para albergar ojivas nucleares en todos sus estados satélites, incluida Polonia.

Aunque Polonia pagó para construir los sitios de almacenamiento, su gente no tenía idea de que su país albergara cientos de ojivas. La URSS controlaba las armas y los miembros del ejército soviético controlaban sus puestos de avanzada.

Kiarszys utilizó fotos aéreas, escaneo láser, estudios de campo, imágenes satelitales desclasificadas y documentos como informes desclasificados de la CIA para descubrir la historia del proyecto súper secreto, cuyo nombre en código es "Vístula". Trazó un mapa de los sitios, registrando restos físicos como caminos creados por soldados patrulleros y grafitis que tallaban en los árboles. Y encontró facetas de la historia de las bases que no aparecen en ningún documento oficial, incluida la evidencia de que las mujeres y los niños vivían allí.

"Nunca se pone un arma de destrucción masiva con personas que son inestables o están solas", dice Kiarszys. "Los generales sabían que tenía que existir la ilusión de la vida cotidiana en esas instalaciones". Era su póliza de seguro, explica. Encontró juguetes de plástico en las áreas de eliminación de desechos en las bases, y usó fotos compartidas por ex soldados rusos en las redes sociales para corroborar la existencia de mujeres y niños en las bases. "La parte más importante de este lugar fueron esas mujeres y niños". El trabajo de Kiarszys los restaura al registro histórico.

Ese registro todavía es turbio. Los archivos rusos están cerrados, por lo que los documentos sobre el programa desaparecieron por completo después de que fueron entregados a la URSS a fines de 1969. El público polaco solo supo que su país había albergado armas nucleares en 1991, después de que la Unión Soviética se hubiera retirado. "Fue un shock", dice Kiarszys. "Los gobiernos soviético y polaco nos aseguraron que nunca hubo un arma nuclear en el territorio de Polonia". Después de que los polacos se dieron cuenta de las bases, dejaron sus marcas: primero, buscando allí durante la crisis económica que acompañó el final de la Guerra Fría y ahora como visitantes que dejan grafitis en sus paredes y en los árboles de los alrededores. Desde que se reveló su existencia, los sitios se han convertido en objeto de innumerables leyendas urbanas y teorías de conspiración.

Para Kiarszys, la arqueología ofrece la oportunidad de desafiar esos mitos y complementar, tal vez incluso reescribir, la historia de la Guerra Fría. "Fue un conflicto que cambió la faz del mundo", dice. "Podemos usar métodos arqueológicos para estudiar los tiempos antiguos, pero también podemos usarlos para estudiar conflictos modernos".

"Ahora le toca a la arqueología usar los restos físicos de la Guerra Fría para descubrir cosas que no se registraron en documentos oficiales o que ya se han olvidado", dice Todd Hanson, autor de La Arqueología de la Guerra Fría (The Archaeology of the Cold War). (Hanson no estuvo involucrado en el estudio actual). Corregir el registro no es la única razón para recurrir a los conflictos del pasado reciente. "Perdemos nuestro pasado tan rápido", dice. A medida que la Guerra Fría se borra en la memoria, sus restos físicos están desapareciendo lentamente. Pero si Kiarszys y otros arqueólogos del conflicto se salen con la suya, nunca lo olvidarán.

Seguir leyendo