Descubre las mejores fotografías de vida silvestre del 2020

Una rara y esperanzadora imagen de un tigre siberiano en el Lejano Oriente de Rusia le valió al fotógrafo ruso Sergey Gorshkov el honor de ser el mejor Fotógrafo de Vida Silvestre del Año.

Wednesday, October 14, 2020,
Por Natasha Daly

Un tigre siberiano cubierto por una luz moteada se para sobre sus patas traseras y abraza un árbol antiguo. Sus ojos están cerrados con fuerza, su boca se dibuja en lo que parece una sonrisa feliz, su mejilla está presionada contra la corteza. Es un momento de pura belleza: los tigres siberianos están en peligro de extinción, pero este, en particular, está en paz.

Por su fotografía de este raro y fugaz momento, llamado "El abrazo", el fotógrafo ruso Sergey Gorshkov ganó el prestigioso premio al mejor Fotógrafo de Vida Silvestre del Año, otorgado por el Museo de Historia Natural de Londres.

“Es una escena como ninguna otra. Un vistazo único a un momento íntimo en lo profundo de un bosque mágico”, dijo Roz Kidman Cox, presidente del panel de jurados, en un comunicado de prensa. La fotografía de un animal en peligro de extinción que experimenta un momento de tranquilidad "nos ofrece esperanza", dijo Tom Littlewood, director ejecutivo de ciencia del museo. “A través del poder emotivo único de la fotografía, se nos recuerda la belleza del mundo natural y nuestra responsabilidad compartida de protegerlo”.

Cuando Gorshkov se propuso fotografiar a un tigre siberiano en su hábitat nativo usando una cámara trampa remota, sabía que sus posibilidades de obtener la toma eran increíblemente escasas, les dijo al jurado de la competencia. Se cree que solo quedan unos pocos cientos de tigres siberianos y pueden tener rangos de hogar de 233 a hasta 1917 kilómetros cuadrados. Para determinar dónde colocar su cámara trampa, Gorshkov recorrió el Parque Nacional Tierra del Leopardo, en el Lejano Oriente ruso, en busca de señales de tigres, estudiando árboles en busca de marcas, pelos de tigre, orina o marcas de arañazos. Cuando pensó que había encontrado un buen lugar, colocó su cámara trampa frente a un abeto de Manchuria, una especie nativa de la región. Le tomó 11 meses capturar esta fotografía.

La joven finlandesa Liina Heikkinen, de 13 años, ha ganado la categoría Joven Fotógrafo de Fauna Salvaje, la otra gran distinción del concurso, por su fotografía de un joven zorro devorando un ganso mientras volaban plumas blancas que capturó en una isla en los suburbios de Helsinki.

Fotografía de Liina Heikkinen, Wildlife Photographer of the Year

La competencia, que cumple 56 años, abarca 17 categorías de fotografía de vida silvestre que incluyen el comportamiento, el fotoperiodismo y los retratos. Este año, el concurso recibió 49.000 entradas de fotógrafos de todo el mundo. El jurado busca innovación, habilidad narrativa y técnica. 

Liina Heikkinen, de trece años, de Finlandia, ganó el premio de la Joven Fotógrafa de Vida Silvestre del Año, la otra gran distinción del concurso, por su fotografía de un joven zorro devorando un ganso mientras volaban plumas blancas en medio del frenesí, que capturó en la isla de Lehtisaari en los suburbios de Helsinki.

La fotógrafa de National Geographic, Kirsten Luce, ganó el premio por una imagen única de fotoperiodismo por su fotografía de un oso polar cautivo actuando en un circo ambulante ruso. De las 17 categorías, Luce y Heikkinen fueron las únicas ganadoras.

Detrás de la captura

Luce capturó la imagen del oso polar mientras documentaba el entretenimiento de la vida silvestre cautiva en Rusia como parte de una investigación global sobre el turismo de vida silvestre que ella y yo informamos para National Geographic en el 2019. Cuando nos enteramos del circo ambulante de los osos polares, dice Luce, “nos apresuramos a cambiar nuestros planes de reportajes para hacer un viaje de 36 horas a Kazán [en el suroeste de Rusia] porque necesitábamos presenciar los únicos osos polares que existían."

El 3 de noviembre del 2018, vimos a cuatro osos polares con bozal realizar un acto de circo sobre hielo mientras sus entrenadores los controlaban con varillas de metal. Atraparon pelotas de baloncesto, fingieron tocar instrumentos musicales con las patas traseras y bailaron en el salón. Entre los trucos, rodaban sobre el hielo, rascándolo y lamiendo, aprovechando unos minutos de contacto.

Si bien obtener esta toma no implicó la configuración minuciosa de las cámaras trampa o meses de espera, tenía sus propios obstáculos.

“Mis desafíos para esta toma fueron probablemente muy diferentes a los de los otros fotógrafos de vida salvaje porque estaba sentada en un teatro”, dice Luce. Habíamos pagado las entradas como cualquier otro miembro de la audiencia y la movilidad era limitada. “Tenía que hacer lo mejor que podía mientras filmaba con una lente larga, a través de una red de seguridad azul, en un lugar fijo”, dice.

“Sabía que esta imagen conmocionaría y sorprendería a nuestros lectores porque los osos polares se utilizan con tanta frecuencia como un símbolo icónico de conservación”, dice Luce. Otras dos imágenes del reportaje de Luce también fueron finalistas en la misma categoría: elefantes posando con turistas en una playa tailandesa y ballenas beluga actuando en un circo ambulante emergente en Rusia. 

El fotógrafo Paul Hilton también ganó por su trabajo sobre la explotación de la vida silvestre. Su proyecto sobre el comercio mundial de vida silvestre, que incluye una foto de un mono encadenado en la trastienda de un mercado de aves de Bali, recibió el premio a la historia de fotoperiodismo.

"A medida que estas imágenes comienzan a circular más ampliamente en las redes sociales e Internet, notamos un despertar en la mente de las personas", dice Luce. Estas fotos hacen que sea más difícil ignorar el sufrimiento de los animales salvajes para el uso de los humanos.

Seguir leyendo