Exploradores

#NGXplorers: Nueva especie de mantis "unicornio" descubierta en la selva brasileña

Los investigadores han encontrado un puñado de nuevas mantis religiosas, algunas de ellas cuentan con increíbles apéndices con forma de cuernos en sus cabezas. Viernes, 8 Febrero

Por Douglas Main

En el bosque atlántico de Brasil, un bosque costero aún más antiguo que el Amazonas, los unicornios merodean.

Los bosques, que han disminuido hasta en un 90% en el último siglo y permanecen poco explorados, tienen algunos de los niveles más altos de biodiversidad en el mundo. Y eso incluye una gran variedad de mantis religiosas, como las mantis unicornio.

Estas criaturas tienen misteriosas estructuras con forma de cuernos que se proyectan desde sus cabezas para parecerse a una sola aguja, de ahí su nombre común. Aunque hay varias especies descritas, muchas permanecen desconocidas. 

En una serie de viajes recientes para explorar esta naturaleza, un grupo de investigadores con su Projeto Mantis, una iniciativa sin fines de lucro descubrió entre cinco y siete nuevas especies de mantis religiosas.

El equipo se topó con un impresionante unicornio justo antes de la Navidad del 2017 en la Reserva Ecológica de Guapiaçu, un parque al noreste de Río de Janeiro. Durante la captura de luz, que consiste en atraer a los insectos por la noche a la iluminación brillante, los investigadores encontraron una mantis unicornio del tamaño de una mano con un cuerno prominente y extremidades rojas metálicas, dice el líder del equipo, el explorador Leonardo Lanna, cuya expedición contó con un grant de National Geographic Society.

Fue una "mantis verdaderamente asombrosa y majestuosa", dice Lanna. Si bien el individuo pertenece al género Zoolea, existe la posibilidad de que sea una nueva especie, que el equipo planea descubrir, pero una investigación más profunda requiere tiempo y una comparación cuidadosa con los especímenes del museo.

En varios lugares cerca de Río, los investigadores también recolectaron una nueva especie que se describe actualmente en un próximo artículo dirigido por Julio Rivera, experto en mantis de la Universidad San Ignacio de Loyola en Perú. Rivera está colaborando en el estudio y el trabajo relacionado con el equipo de Projeto Mantis.

Esta criatura tiene pequeñas protuberancias en su cabeza que se juntan para parecerse a un pequeño cuerno. Anteriormente, se sabía que su género, Vates, se presentaba principalmente en la selva tropical del Amazonas y el equipo actualmente está decidiendo sobre el nombre de una especie para la criatura importante.

"Es increíble que un animal tan grande pueda quedarse sin siquiera darse cuenta", dice Rivera.

Una de las más deslumbrantes de estas mantis recién descubiertas se encontró en un pastizal único de gran altitud en un parque al oeste de Río, con sus antenas "majestuosamente mecidas por el viento", dice Lanna.

Este gran insecto rojo y naranja tiene un aspecto similar a otras mantis del género Coptopteryx, pero normalmente se encuentran en las tierras bajas y secas de otros países cercanos, por lo que es muy probable que esta sea una nueva especie, agrega.

Lanna señala que a diferencia de otros investigadores, su grupo no mata mantis para estudiarlas, en cambio las estudian liberando individuos vivos, criándolos en cautiverio, o esperando hasta que estén muertos para recogerlos.

Todavía no está claro exactamente por qué las mantis unicornio tienen protuberancias tan magníficas que brotan de sus cabezas. La mejor suposición es que sirven como un tipo de mimetismo o camuflaje. 

Parece probable que estén "destinadas a romper la silueta de los animales", dice Lanna, así que, por ejemplo, la mantis no se parecería a un depredador como la cabeza de una presa comestible, pero alguna otra cosa (no comestible) como un brote de hoja. Por desgracia, es improbable que los usen en justas o para elaborar pociones mágicas.

De hecho, las mantis religiosas del Bosque Atlántico son, como sus parientes en otros lugares, expertos en mezclarse y esconderse. Para encontrarlos, Lanna y sus colegas recorren los bosques por la noche con linternas, que proporcionan un brillante cono de luz para la reducción a cero.

Rivera agrega que las mantis son sumamente importantes, como otros insectos, para un ecosistema en funcionamiento, y también son muy carismáticos. Ya sea por sus grandes ojos, por su aparente equilibrio y poder o por sus miembros gráciles y mortíferos: atraen la atención de las personas.

"Nos abren los ojos al mundo de los insectos", dice Rivera. "Y tienen muchas cosas que decir".

Seguir leyendo