Elefantes blancos en Birmania: una mística ancestral que perdura en el tiempo

La fotógrafa y exploradora de National Geographic, Molly Ferrill, viajó al país del Sudeste Asiático para retratar cómo es la relación entre estos animales y la comunidad local.viernes, 10 de agosto de 2018

Por Redacción National Geographic
Cuidador bañando al noveno elefante blanco encontrado en Birmania
Cuidador bañando al noveno elefante blanco encontrado en Birmania

En el marco de un viaje de exploración que realizó durante algunos meses de 2015 entre los bosques y aldeas de Birmania, la fotógrafa y exploradora de National Geographic Molly Ferrill fue testigo de la realidad que allí viven los elefantes y el tipo de contacto diario que tienen con los habitantes.

Tal como Ferrill relata en el informe de su trabajo de campo, que le interesó saber que este país tenía una gran población de estos animales, tanto salvajes, como en cautiverio. La exploradora aclara que, en ese momento, miles de elefantes eran “empleados para desmontar los bosques, y un número menor utilizado para otros propósitos como ceremonias religiosas”. Sin embargo, ella asegura que las políticas de explotación forestal han ido cambiando en los últimos años.

Una de las particularidades sobre esta experiencia que llamaron más la atención de Ferrill fue el especial trato que los locales tienen para con estos ejemplares. “Parece que todavía hay algo intacto sobre la antigua asociación entre la gente y los elefantes en Brimania”, algo que para ella se ha ido perdiendo en los países de alrededor con la influencia moderna.

Molly Ferrill, fotógrafa y exploradora de National Geographic.
Molly Ferrill, fotógrafa y exploradora de National Geographic.

Durante esta experiencia única, Molly tuvo un “golpe de suerte”. Cuando realizaba su trabajo de campo, fue encontrado en la región del delta un noveno elefante blanco, un tipo de ejemplar considerado “sagrado” para la comunidad local, porque se cree que traen suerte y prosperidad. Después de haber obtenido el permiso de las autoridades, se sumó al grupo de veterinarios, entrenadores y staff del gobierno enviado para escoltar a ña elefante capturada a su nuevo hogar al lado de la Pagoda Uppatasanti, en Naypyitaw la ciudad capital del país, tal como cuenta en su informe.

 “Cuando llegamos, era la única extranjera con permiso de presenciar la ceremonia de bienvenida del gobierno a su sede general de elefantes blancos sagrados, y fotografiar los terrenos donde se cuida a los elefantes. Eso me dio una visión privilegiada de cómo estas raras criaturas se mantienen según la tradición antigua”, relata Ferrill en el documento.

El noveno elefante blanco encontrado tiene ojos azules.
Ver galería

“Fue increíble ver cómo las personas salían de sus casas y se alineaban a lado de la carretera durante todo el viaje para llevar al elefante blanco a su nuevo hogar. Este gran respeto por los elefantes blancos a menudo se traduce en la forma en que la gente ve a otros elefantes en el país, y fui testigo de primera mano de cómo ese mismo respeto protege a algunos elefantes salvajes de cualquier daño”, aclara la fotógrafa sobre estos animales que son conocidos como “Hsin Hpyu Daw” (cuando se trata de los blancos) y como “Boe Daw Gyi” (“ancianos respetados”; cuando se trata de los elefantes en general).

Después de haber sido protagonista de esta experiencia única, Ferrill reconoce: “Aunque esta reverencia por los elefantes blancos fue algo hermoso de ver, así como el cuidado incomparable que reciben en el santuario, no puedo evitar sentirme en conflicto al ver a cualquier criatura salvaje ser capturada de la naturaleza”.

Mira cómo fue esta experiencia en el siguiente video:

Descubre cómo reciben a los raros elefantes blancos en Birmania
Descubre cómo reciben a los raros elefantes blancos en Birmania
La exploradora Molly Ferrill documentó el recorrido de un elefante blanco hacia la capital de Birmania.
Seguir leyendo