Espacio

El primer módulo lunar de la India fracasa justo antes de llegar a la superficie lunar

Con la misión Chandrayaan-2, la agencia espacial de la India estaba intentando un alunizaje como ningún otro. Ahora, el mundo espera saber sobre el destino de la nave espacial.viernes, 6 de septiembre de 2019

En julio, la misión Chandrayaan-2 de India se lanzó hacia la luna sobre un cohete GSLV MkIII-M1. El 6 de septiembre, la misión de la nave espacial Vikram intentó aterrizar más al sur de lo que ha realizado cualquier otro aterrizaje lunar controlado.
En julio, la misión Chandrayaan-2 de India se lanzó hacia la luna sobre un cohete GSLV MkIII-M1. El 6 de septiembre, la misión de la nave espacial Vikram intentó aterrizar más al sur de lo que ha realizado cualquier otro aterrizaje lunar controlado.

En la madrugada del lunes 9 de septiembre, los servicios de noticias de la India informaron que nuevas imágenes del Chandrayaan-2 muestran al Vikram en la superficie lunar. Sin embargo, la Agencia India de Investigación Espacial (ISRO) no ha comunicado en forma oficial cuál es el estado del robot y tampoco ha confirmado que se haya restablecido la comunicación con el módulo lunar.

El intento sin precedentes de una nave espacial india de hacer un aterrizaje suave y controlado en la región polar sur de la luna ha terminado en un silencio insoportable: poco antes del aterrizaje, el robot de aterrizaje Vikram, parte de la misión Chandrayaan-2, perdió el contacto con el control de la misión. ISRO asegura que la nave espacial dejó de comunicarse con la Tierra cuando se encontraba a 2 kilómetros de la superficie lunar.

"El descenso de Vikram fue según lo planeado, y se observó un rendimiento normal, hasta una altitud de 2,1 kilómetros", dijo Kailasavadivoo Sivan, presidente de ISRO, en un comunicado aproximadamente media hora después de la pérdida de señal. "Los datos se están analizando".

Además de establecer una primicia mundial, un aterrizaje exitoso hubiese posicionado a la India como el cuarto país en aterrizar en cualquier lugar de la superficie lunar y sólo la tercera nación en operar un rover robótico allí. Sin embargo, el orbitador de la misión Chandrayaan-2 permanece seguro en la órbita lunar, con una misión científica de un año por delante.

¿De qué está hecha la luna y cómo se formó?
¿De qué está hecha la luna y cómo se formó?
Conoce los orígenes violentos de la luna, cómo sus fases dieron forma a los calendarios y cómo los humanos exploraron por primera vez el único satélite natural de la Tierra hace medio siglo.

“¡La India está orgullosa de nuestros científicos! Han dado lo mejor de sí y siempre han enorgullecido a la India”, dijo el primer ministro indio Narendra Modi en un comunicado en Twitter después de la actualización de Sivan. "¡Estos son momentos para ser valientes, y valientes seremos!"

Al igual que cualquier viaje a un mundo más allá de la Tierra, el vuelo de Vikram fue una tarea arriesgada, que requirió que el módulo de aterrizaje se desacelerara casi por completo, escaneara de forma autónoma los obstáculos de la superficie y luego tomara medidas para evitarlos durante el aterrizaje. La mayoría de los intentos de aterrizar robots en la luna han fracasado, ya sea durante el lanzamiento o en el camino a la superficie.

"Aunque tuvimos una inserción orbital lunar exitosa, el aterrizaje es el momento aterrador", dijo Sivan en una conferencia de prensa en agosto.

En una entrevista antes del intento, Dana Hurley, científica planetaria del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, expresó el nerviosismo que sienten los científicos planetarios de todo el mundo con cada aterrizaje de una nave espacial, porque saben muy bien qué puede salir mal.

"Siempre estamos emocionados y nerviosos, porque sabemos que es algo muy difícil de hacer", dice Hurley. "Es un negocio difícil".

Ubicación polar

Desde su lanzamiento el 22 de julio, Chandrayaan-2 ha pasado las últimas semanas avanzando lentamente hacia la luna, llegando finalmente a la órbita lunar el 20 de agosto. El 2 de septiembre, Vikram se separó del orbitador de la misión, y el módulo de aterrizaje recién liberado comenzó una serie de maniobras de frenado para bajar  a su órbita y prepararse para el aterrizaje.

Si las cosas hubiesen continuado sin problemas, Vikram y Pragyaan, el pequeño rover con energía solar que transportabe, se hubiese establecido en la luna a una latitud de aproximadamente 70 grados al sur, en una montaña entre los cráteres Manzinus C y Simpelius N.

Aunque técnicamente no está en el polo sur lunar, el sitio objetivo de Chandrayaan-2 era, lejos, el más meridional seleccionado para un aterrizaje lunar suave. El próximo módulo de aterrizaje más meridional, el Chang'e-4 de China, se encuentra en una latitud sur de aproximadamente 45,5 grados en el lado lejano de la luna, a unas 1931 kilómetros del sitio objetivo de Vikram.

Este sitio de aterrizaje es "un lugar nuevo que no hemos visto antes, por lo que es otra área de datos de detección remota", dice Clive Neal, un geólogo lunar de la Universidad de Notre Dame, en una entrevista antes del intento de aterrizaje. "Sin duda iba a mejorar nuestro conocimiento de cómo es la luna en esas áreas, por lo que fue otro muy buen lugar para la ciencia y la exploración".

El objetivo científico de Chandrayaan-2 es estudiar la distribución de hielo en la región del polo sur y otros compuestos llamados volátiles. El componente orbitador aún podrá hacer mapas de alta resolución de la superficie lunar, así como la aparición de ciertos elementos como el magnesio. Su sistema de radar también podrá "escuchar" el sonido revelador del hielo mezclado con el suelo lunar.

"El conjunto de instrumentos orbitadores en sí ampliaría el horizonte de información, con una cobertura extendida en el rango infrarrojo para capturar con mayor precisión [el] carácter de hidratación de la superficie lunar", dijo Deepak Dhingra, científico planetario del Instituto Indio de Tecnología de Kanpur, en un correo electrónico después del intento de aterrizaje. “¡Hay una enorme cantidad de ciencia esperando que suceda! Manténganse al tanto."

Pero los científicos de todo el mundo estaban esperando los resultados de Vikram y Pragyaan sobre todo. Las misiones lunares anteriores, incluido el orbitador Chandrayaan-1 de la India, encontraron evidencia de que los suelos en los polos lunares contienen hielo, que podría ser un recurso invaluable para los futuros astronautas lunares. El hielo lunar también archiva la historia del sistema solar temprano, ya que el agua llegó a la luna de varias maneras, incluidos los antiguos impactos de cometas. 

Todos los ojos hacia arriba

Sin embargo, aterrizar a una latitud tan alta no es poca cosa. Durante las misiones tripuladas de Apolo, los diseñadores de la NASA no intentaron aterrizar cerca de los polos lunares por motivos de seguridad. Si el motor del cohete de la nave espacial Apollo había fallado durante un intento de entrar en la órbita lunar, la NASA quería asegurarse de que los astronautas pudieran dar vueltas alrededor de la luna y regresar a la Tierra usando únicamente la gravedad. Esta restricción de "retorno libre" limitó los sitios de aterrizaje del Apolo a una banda estrecha al norte y al sur del ecuador de la luna.

Los robots no tienen las mismas preocupaciones por regresar a la Tierra, y desde la órbita, el polo sur de la luna se encuentra entre los parches mejor estudiados del terreno lunar. Tres misiones anteriores, incluyendo el orbitador Chandrayaan-1 de la India, dispararon pequeños impactadores contra la superficie de la región para levantar nubes de escombros que los orbitadores de arriba podrían analizar.

Aun así, todavía no se han intentado aterrizajes suaves al sur de Chang'e-4 y como las misiones recientes subrayan, muchas cosas pueden salir mal en el camino hacia la superficie. En abril, la nave espacial israelí Beresheet de la organización sin fines de lucro SpaceIL se estrelló durante los momentos finales en su intento de aterrizaje lunar. Si Beresheet lo hubiera logrado, se habría convertido en la primera nave espacial con fondos privados en aterrizar en la luna de manera controlada.

En agosto, Sivan dijo que ISRO había aprendido lecciones de Beresheet y otros intentos de aterrizaje lunar, señalando que muchas otras naves espaciales habían intentado, y no habían logrado, llegar a la luna en una pieza. "Una cosa buena es que estamos aprendiendo de sus fracasos", dijo.

Dhingra, quien comenzó su carrera con Chandrayaan-1, expresó su esperanza de que incluso los datos parciales del descenso de Vikram pudieran ser rescatados.

"Se ha invertido una década de esfuerzo en Chandrayaan-2, y deseo que podamos extraer todo lo que tiene para ofrecer, incluso si se trata de una falla de cualquier tipo", dijo en un correo electrónico.

Aunque es posible que Vikram no haya aterrizado suavemente, forma parte de una ola global más grande de exploradores lunares robóticos. La NASA se ha asociado con compañías privadas para enviar instrumentos científicos a la luna, y países como China, Rusia, Japón y Corea del Sur tienen planes de enviar naves espaciales a la luna en la próxima década.

En una entrevista antes del intento de aterrizaje, Neal expresó su optimismo sobre el futuro de la exploración lunar: "es emocionante ver naciones que no estuvieron involucradas en la carrera espacial de los años 60 yendo a la luna", dice. “Demuestra que estamos tratando de salir de este planeta y explorar, y no se trata sólo de Estados Unidos o Rusia. También lo están haciendo otros países”.

Seguir leyendo