Espacio

¿Cómo ver un eclipse solar de forma segura?

Sigue estos consejos de seguridad y así podrás disfrutar de la belleza de un eclipse solar.lunes, 24 de junio de 2019

Varias personas observan un eclipse solar a través de láminas o cristales ahumados en la isla Rebun en Japón.
Varias personas observan un eclipse solar a través de láminas o cristales ahumados en la isla Rebun en Japón.

A todos nos han advertido alguna vez: mirar al Sol directamente, ya sea a simple vista o con alguna asistencia óptica, puede ser extremadamente peligroso.

Esto es válido para cualquier día soleado, o cuando hay un eclipse solar parcial. Sin embargo, existen maneras fáciles y seguras de regocijarse del gran acto de desaparición del Sol.

Durante los fugaces minutos que dura un eclipse total, cuando la silueta de la Luna cubre al disco solar entero, es completamente seguro mirar directamente al Sol. No obstante, durante un eclipse anular ("anillo de fuego") o parcial (donde parece que el astro ha perdido solo una parte o, incluso, una pequeñísima porción), siempre es extremadamente peligroso mirar al Sol directamente.

Aunque es seguro mirar un eclipse solar, es importante estar atentos a cuándo termina y cuándo el Sol comienza su regreso.

No mires al Sol

Incluso aunque solo puedas ver un pequeñísimo rayo de luz, ya es demasiado brillante para tus ojos. Menos del 1 por ciento del Sol visible es aún 4000 veces más brillante que la luna llena.

La retina del ojo sin protección puede quemarse en solo 30 segundos. Es particularmente peligroso usar binoculares o un telescopio para observar al Sol. Una quemadura de retina puede darse espantosamente rápido, y tardar no más de una fracción de segundo en ocurrir.

Y lo que lo hace más alarmante es que, dado que la retina del ojo no contiene receptores del dolor, no te darás cuenta de que está sucediendo. Y los efectos pueden tardar horas en aparecer.

Usa filtros aprobados

Muchos materiales y métodos popularmente utilizados para observar un eclipse pueden ser inseguros. Los cristales ahumados, las láminas de rayos X y los filtros de las cámaras son peligrosos y deberían evitarse a toda costa.

Esto es así porque, a pesar de que reducen la luz, no logran frenar la fuerza completa de la nociva radiación infrarroja y ultravioleta del Sol.

Pese a las advertencias, existen numerosas maneras de disfrutar uno de los más espectaculares espectáculos de la madre naturaleza de forma segura.

Filtros de mylar

Los principales fabricantes de telescopios venden láminas de plástico de Mylar recubiertas con aluminio. Estas se pueden disponer como gafas de observación de eclipse o como filtros de anillos que caben perfectamente en el frente de los telescopios. Estos filtros recubiertos hacen que el Sol tenga un color azul blanquecino tipo acero.

Olvídate de las mantas isotérmicas de mylar que se venden en las tiendas de camping; son demasiado finas y endebles, por lo que permiten que pase gran cantidad de luz poderosa y dañina.

Gafas de soldador

Para aquellos con mayor experiencia en observación del Sol que quieran mirar las fases parciales de un eclipse, las gafas de soldador de arco 14 pueden funcionar. El cristal verde oscuro rectangular filtra la radiación ultravioleta e infrarroja, y reduce la luz visible en un factor mínimo de 300.000.

El único problema con este método es encontrar una tienda cercana que los provea cuando los necesitas.

Filtros de cristal para telescopios

La mejor manera de ver el despliegue del eclipse de cerca es usando filtros de cristal metálico que caben en la parte frontal de los binoculares y los telescopios.

Estos filtros, disponibles usualmente en las tiendas de astronomía locales o en línea, dan una tonalidad naranja amarillenta agradable y también son aptos para usar en fotografía o visualización del Sol.

Proyección estenopeica

El método más seguro de observar el Sol en cualquier momento, hasta durante un eclipse, es, con diferencia, evitar mirar el espectáculo directamente y, en cambio, mirar una imagen proyectada del Sol. Una simple cámara estenopeica puede resolver el problema.

Para fabricar una, haz un agujero estenopeico de tres milímetros de ancho (más o menos) en una pieza de cartón rectangular. Luego, con el Sol detrás tuyo, proyecta el astro a través de ese agujero en un papel blanco. Ahora puedes ver la imagen proyectada del Sol en ese papel blanco de forma segura.

Recuerda que nunca debes mirar al Sol directamente a través del agujero estenopeico.

Nota para los astrónomos

Aunque es posible proyectar en un papel la imagen del Sol a través de las ópticas del telescopio, esto puede dañar tu instrumento. La luz del Sol puede calentar las ópticas en solo unos minutos, y así dañar los visores y, hasta derretir el cemento que sujeta las ópticas.

Asimismo, debes evitar los visores denominados solares que pueden venir con los telescopios más baratos. Son altamente peligrosos dado que el calor intenso de la luz del Sol sin filtrar puede alcanzar el visor y hacer que las lentes se rompan, permitiendo que la luz solar magnificada llegue a tu ojo.

Este artículo ha sido publicado originalmente el 3 de noviembre de 2013.

Seguir leyendo